India, la aliada independiente que Trump necesita

Este lunes, el presidente de Estados Unidos viajará a India para reunirse con el primer ministro, Narendra Modi
El primer ministro de India, Narendra Modi, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante la cumbre del G7 en Francia, el 26 de agosto de 2019

AFP/Nicholas Kamm  -   El primer ministro de India, Narendra Modi, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante la cumbre del G7 en Francia, el 26 de agosto de 2019

La visita que inicia mañana lunes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a India, pondrá de manifiesto los vínculos con una aliada independiente que se relaciona con Rusia, Irán o Venezuela, pero que es necesaria para contrarrestar la influencia de China o poner de su lado a los indios en las presidenciales estadounidenses. Aunque la India no ha sido el aliado más comprometido con los movimientos geopolíticos de Estados Unidos: ha mantenido sus proyectos de inversión en Irán, y su acuerdo de compra de misiles a Rusia, o el petróleo de Venezuela; nada evita que Trump haga su visita al país asiático, en un año especialmente simbólico.

La visita no está solo en la lista de imprescindibles de Trump, ya que la desaceleración de la economía india, con uno de sus peores desempeños en la última década, hace que el Gobierno del primer ministro, Narendra Modi, ansíe mejorar las relaciones comerciales con Estados Unidos para relanzar su crecimiento. Si hay dos asuntos que ejemplifican la tolerancia de EEUU con Nueva Delhi, esos son la decisión de no sancionar a la India tras comprar a Rusia un sistema de misiles tierra aire de largo alcance S-400, un acuerdo que se cerró por unos 5.000 millones de dólares; o la inversión india en el Puerto Chabahar, en Irán, que abre las puertas a la ruta de tránsito con Afganistán y Asia Central.

Contrapeso a China

“Existe una diferencia en la forma en que EEUU ha estado tratando con la India, al reconocer que India tiene una relación sólida con países con los que EEUU no, por lo que admite que solo pueden presionar a India hasta un límite”, señaló a Efe el analista indio Sanjaya Baru. Aunque Washington tiene aliados más cercanos en términos geopolíticos, como Japón, Corea del Sur, o Singapur, no son lo suficientemente grandes en términos económicos para contrarrestar la influencia de China. “Ese aliado es India”, apuntó el ex director de Geoeconomía y Estrategia del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS).

En la medida en la que el alcance de los planes de China para reordenar la región a su favor avanzan, una alianza de Australia, India y Japón con EEUU ha surgido como un frente para detener esa expansión.

Manoj Joshi, experto del centro investigador Observer Research Foundation (ORF), opina que más allá de la importancia de estos países en esa ecuación, "el único país creíble en términos de tamaño, de ubicaciones, de potencial económico, es India". “Estados Unidos no tiene opción, Japón no es lo suficientemente poderoso, y Australia tampoco posee una gran población, la India es el único país que puede proporcionar algún tipo de credibilidad a la política estadounidense para tratar de contener el poder chino en la región del Indo-Pacífico”, sostiene.

Pero para Joshi, esta no es una transacción de una sola vía, porque “India también necesita que EEUU contenga a China”, con el que mantiene disputas fronterizas, al igual que a Pakistán, país con el que Nueva Delhi ha librado varias guerras.

La ventaja tiene límite

Sin embargo, ese margen de ventaja que ha permitido a India sortear las presiones de EEUU no es infinito, “un límite” que lo marca “los intereses económicos estadounidenses”, dijo Baru. “Cuando se trata de intereses comerciales hay límites, especialmente con Trump. Trump es alguien que mira las relaciones económicas de una manera puramente transaccional, no cree en el libre comercio, cree en el comercio justo, ese es un factor importante”, añadió.

El caucus de India

Más allá de la posibilidad de que se cierre un trato en materia militar, y que se aborden temas de seguridad regional o la lucha contra el terrorismo en las vísperas de la firma de un acuerdo entre EEUU y los talibanes previsto para el próximo 29 de febrero, que Trump vaya a la India a nueve meses de las elecciones presidenciales no deja indiferente a nadie.

Varios analistas coinciden en que este viaje no será solo sobre la imagen internacional de Trump, estará también ligado a la comunidad indo americana, que constituyen un grupo de cerca de 4,5 millones de personas. “En esta comunidad hay dos grandes grupos, uno con orígenes de los estados del sur (de la India), y el segundo un grupo grande del estado de Gujarat”, región de la que es originaria Modi, que la gobernó durante 13 años.

Justamente Trump visitará Gujarat a su llegada a India, donde Modi espera hacer una demostración de fuerza congregando a 7 millones de personas para recibir al mandatario estadounidense, que participará en un multitudinario evento. Este evento sigue al acto en Houston (Texas) en el que Trump y Modi se dieron de la mano frente a más de 50.000 indios estadounidenses, y fue visto como un gesto de respaldo a Trump frente a una base de influyentes votantes.

A juicio de Joshi, la visita quizá no tenga tanto que ver con lo comercial, sino que “Trump quiere que vean que es popular en la India, y eso tendrá un efecto en EEUU”.