Indignación por el inaceptable desaire de Erdogan a Von der Leyen

La presidenta de la Comisión Europea Von der Leyen esperaba el mismo trato que Michel en la reunión con el presidente turco Erdogan
Von der layent en Turquía

UE  -   Momentos del desaire a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, esperaba recibir el mismo trato protocolario que el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la reunión que ambos mantuvieron este martes con el mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, donde ella quedó relegada a un asiento secundario.

El portavoz jefe de la Comisión Europea, Eric Mamer, incidió este miércoles en que Von der Leyen "debería haber recibido exactamente el mismo asiento" que Michel y Erdogan en la reunión que los tres celebraron este martes en Ankara, donde los dos hombres ocuparon unas sillas en la parte central de la sala y ella se quedó sentada en un sofá en un lateral.

El equipo de la presidenta de la CE, abundó su portavoz, ha iniciado una serie de contactos con las partes involucradas en este encuentro para asegurar que un "incidente" así no se "vuelve a repetir en el futuro".

Preguntado por si ha habido contactos con el gabinete del presidente del Consejo, quien se sentó junto a Erdogan en las sillas mientras Von der Leyen quedaba inicialmente en pie, Mamer señaló que no está al tanto de que dicho contacto haya tenido lugar.

El portavoz dijo que la explicación de motivos para colocar dos sillas en vez de tres corresponde darla al Gobierno turco, encargado de la organización de la reunión, y explicó que la delegación de la Comisión no conocía este detalle de protocolo antes de que comenzase la reunión.

En cualquier caso, insistió en que Von der Leyen quiso "dar prioridad" a la sustancia del encuentro antes que a una cuestión protocolaria y que el incidente "no debería eclipsar la sustancia del viaje", que pretendía ser un nuevo acercamiento entre Bruselas y Ankara de cara a un posible reinicio positivo de sus relaciones.

 "A la presidenta no le hizo gracia", señaló anoche a Efe una fuente europea cercana a las conversaciones que se desarrollaron en Ankara.

Este incidente protocolario, bautizado en las redes sociales como "Sofagate", nunca se había producido en el pasado en encuentros de los anteriores presidentes del Consejo (Donald Tusk) y de la Comisión (Jean-Claude Junker) con Erdogan, que aparecen en asientos iguales en las fotografías oficiales de encuentros como el que mantuvieron en los márgenes de una reunión del G20 en China.

La presidenta de la CE aprovechó la conversación para "tener una larga y franca discusión sobre la retirada de Turquía del Convenio de Estambul", un tratado para combatir la violencia machista, y tratar el asunto de los derechos de las mujeres, así como exponer las conclusiones sobre Turquía adoptadas en la última cumbre de jefes de Estado y de Gobierno celebrada a finales de marzo pasado, subrayó Mamer.

Von der layent en Turquía

Básicamente, Von der Leyen y Michel ofrecieron ayer a Erdogan algunas mejoras económicas, como una modernización de la Unión Aduanera, facilidades de movilidad y ayudas para la integración de los refugiados sirios, a cambio de que Ankara tenga una actitud constructiva en el Mediterráneo oriental y respete los derechos humanos.

A Von der Leyen "no le hizo gracia" quedarse sin silla en reunión con Erdogan

En los vídeos oficiales difundidos del encuentro (https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-203992), puede observarse como Von der Leyen, Michel y Erdogan llegan a una sala en la que hay dos sillas presidiendo la escena y dos sofás laterales y que, mientras los dos hombres se sientan en las sillas, ella se queda de pie.

En una escena posterior, la alemana aparece sentada en el sofá lateral y Michel y Erdogan permanecen sentados en las sillas, cerca de las banderas de la Unión Europea y Turquía.

Según la misma fuente, Von der Leyen aprovechó la conversación para "tener una larga y franca discusión sobre la retirada de Turquía del Convenio de Estambul", un tratado para combatir la violencia machista, y tratar el asunto de los derechos de las mujeres.

Michel da su versión de la situación "penosa" de Von der Leyen en Turquía

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, reaccionó anoche a la situación "penosa" y "lamentable" vivida en un reciente viaje oficial a Turquía junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien recibió un "trato diferenciado, incluso disminuido" por las autoridades de Ankara, algo que le "entristece".

En un mensaje publicado en su cuenta en Facebook, Michel rompió esta noche el silencio que ha mantenido desde la controvertida reunión que él y Von der Leyen celebraron el martes con el presidente turco, Recep Tayip Erdogan, en la que la jefa del Ejecutivo comunitario fue relegada a una posición secundaria.

Erdogan y Michel se sentaron en el centro de un gran salón en dos sillas, mientras que Von der Leyen fue colocada en un sofá lateral.

 El trato recibido por Von der Leyen, que tiene el mismo rango que el presidente del Consejo, generó una cascada de críticas por parte de la prensa y de políticos, mientras que su equipo inició una serie de contactos con las partes involucradas en este encuentro para asegurar que un "incidente" así no se "vuelve a repetir en el futuro".

El portavoz jefe de la Comisión, Eric Mamer, incidió este miércoles en que la alemana "debería haber recibido exactamente el mismo asiento" que Michel y Erdogan en la reunión.

Von der layent en Turquia

Unas imágenes que, reconoció Michel, provocaron "reacciones e interpretaciones a veces duras" con las autoridades turcas, pero también con él mismo por no haberse mostrado reactivo.

Un incidente que, según Michel, le "entristece" por dos motivos.

En primer lugar, por haber dado la "impresión de ser indiferente a la torpeza del protocolo" turco hacia Von der Leyen, cuando tiene el "honor" de formar parte de un proyecto europeo en el que actualmente dos de las cuatro instituciones principales, la Comisión y el Banco Central (Christine Lagarde) están dirigidas por mujeres.

Además, dice estar "orgulloso" de que una mujer, Sophie Vilmès, la primera en Bélgica, le sucediera como primera ministra.

Y, en segundo lugar, le entristece que esta situación haya "ensombrecido el importante y beneficioso trabajo geopolítico" que asegura que Von der Leyen y él realizaron juntos en Ankara, y del que espera que Europa obtenga "beneficios".

Michel subrayó que esa visita marcó "un momento importante en el complejo proceso de mejora de las relaciones de la Unión Europea con Turquía" y era "el resultado de una cuidadosa preparación y de muchos meses de trabajo diplomático" para el país "volviera a adoptar un enfoque más constructivo" con la UE.

"Y a pesar de una clara voluntad de hacer lo correcto, la interpretación estricta de las normas de protocolo por parte de los servicios turcos produjo una situación penosa: el trato diferenciado, incluso disminuido" a Von der Leyen, dijo Michel.

El político belga lamentó que "las pocas imágenes que han circulado han dado la impresión de que habría sido insensible a esta situación. Nada más lejos de la realidad ni de mis sentimientos más profundos y de los principios de respeto que considero esenciales".

En aquel momento, aseguró Michel, aunque tanto él como Von der Leyen eran "conscientes del carácter lamentable de la situación", optaron por "no agravarla con un incidente público", y se centraron en "el fondo de la discusión política" con sus anfitriones.

Lo esencial era, dijo, en particular, la defensa que hicieron ante Erdogan sobre "el Convenio de Estambul, los derechos de las mujeres y los niños y, más ampliamente, la defensa de nuestros valores fundamentales del Estado de Derecho, la libertad de expresión y de prensa".