Indra lanza un Plan Estratégico para generar crecimiento “rentable y sostenible”

 -  

Natalia González Velázquez

Pie de foto: Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra, durante la Junta de Accionistas

Para el presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, el crecimiento de la compañía en los próximos años se centrará en proyectos y productos de mayor valor añadido, transformando el mix de ventas en las diferentes geografías en las que está presente, con especial enfoque en el lanzamiento de lo que denomina “nueva oferta”, relacionada con el aprovechamiento de las oportunidades que representa la transformación tecnológica de la sociedad digital.

En su discurso ante la Junta General de Accionistas de la compañía, Abril-Martorell que “Indra es un proyecto empresarial con potencial y con capacidad de generación de valor para accionistas, clientes y profesionales”, y ha recordado que: “Para ello estamos definiendo un nuevo Plan Estratégico que devuelva a la compañía a la senda del crecimiento y creación de valor”. Este plan, que será presentado el próximo 8 de julio, “generará crecimiento rentable y sostenible para los próximos años”.

Al referirse a las fortalezas de Indra, sobre las que se basará el Plan Estratégico, Abril-Martorell ha señalado que: “Participamos en segmentos de negocio atractivos, en geografías con crecimiento, contamos con un conjunto de clientes de primer nivel y con profesionales preparados para aprovechar la oportunidad de una sociedad digital que ya es hoy una realidad”. Además ha añadido que Indra se encuentra a la “vanguardia mundial” en sistemas de gestión de tráfico aéreo, vigilancia de fronteras, tráfico ferroviario, o gestión hospitalaria.

Ha destacado también que la calidad de la oferta de Indra en segmentos como Mando y Control, Vigilancia radar y Vigilancia de fronteras, “permitirán impulsar la internacionalización en Asia, Oriente Medio y África y en América Latina”; en Transporte y Tráfico “Indra cuenta con una posición de liderazgo internacional en Tráfico Aéreo que está previsto reforzar en la región de Asia, Oriente Medio y África”.

Reducir costes, simplificar estructuras y mejorar procedimientos

“En un contexto de crecimiento acelerado para reemplazar ventas domésticas por internacionales, la rentabilidad y los flujos de caja netos generados por nuestra empresa se han deteriorado notablemente en 2014 y en los primeros meses de 2015”, ha recordado el presidente de Indra.

Con ellos, y para garantizar el éxito del Plan Estratégico de Indra, Abril-Martorell ha afirmado que es necesario “reducir costes, simplificar estructuras y mejorar procedimientos y formas de hacer”, todo ello, ha añadido “sin dejar de invertir para ampliar y mejorar la oferta, y siendo más selectivos en los proyectos”.

El presidente de Indra ha comentado que en estas circunstancias, y teniendo en cuenta las pérdidas registradas en 2014 y los primeros meses de 2015, la compañía se ha visto obligada a estudiar todas las medidas a su alcance para lograr revertir una situación que no es buena ni para la empresa ni para sus trabajadores.

Tras analizar este escenario exhaustivamente, la compañía ha solicitado a los representantes de los trabajadores de Indra que constituyan una comisión negociadora de cara a iniciar en las próximas semanas un proceso de reestructuración de plantilla.

Este proceso se enmarca dentro de una transformación global de la compañía, orientado a mejorar su competitividad, eficacia y rentabilidad para, así, garantizar su futuro a largo plazo. El objetivo de la compañía es encontrar las mejores medidas con el mayor consenso posible. Estas medidas pueden incluir, entre otras, extinciones de contrato y/o modificaciones de condiciones de trabajo.

Abril-Martorell ha afirmado que: “Desde la dirección de Indra queremos transmitir que afrontamos este proyecto desde el máximo respeto a los trabajadores, con una actitud abierta y con la voluntad firme de negociar y alcanzar acuerdos”. Además, ha indicado que ya están realizando un proceso de reajuste de plantilla en Latinoamérica, especialmente en Brasil, “región en la que se reducirán un total de 1.000 empleos en los próximos meses”.