Industria y fabricación: resumen del año 2020

Las interrupciones de la cadena de suministro ralentizaron gravemente la producción industrial mundial y muchas empresas reutilizaron con éxito las operaciones para satisfacer las necesidades de COVID-19
Atalayar_Fabrica China

PHOTO/REUTERS  -   Empleados con máscaras faciales trabajan en una línea de montaje de asientos de coche en la fábrica de Yanfeng Adient en Shangai

Con restricciones de viaje, fábricas cerradas y medidas de distanciamiento social vigentes durante gran parte del año, 2020 fue particularmente desafiante para las empresas industriales de todo el mundo. Sin embargo, a pesar de tales limitaciones, muchos países pudieron reutilizar con éxito la producción para satisfacer las necesidades urgentes asociadas con Covid-19, mientras que otros parecen beneficiarse de las tendencias cambiantes en las cadenas de suministro globales.

La industria se vio afectada desde el momento en que la COVID-19 comenzó a extenderse por China, que es el mayor productor industrial del mundo, responsable de alrededor del 28% de la producción mundial de fabricación anterior a la crisis.

El cierre de fábricas en China tuvo un impacto dramático en las cadenas de suministro y la actividad industrial en todo el mundo. Dado que China produce muchas piezas y productos procesados necesarios para la fabricación en otros lugares, la interrupción de la producción tuvo un efecto dominó que provocó restricciones de suministro generalizadas.

Atalayar_ Fabrica China 2
PHOTO/AFP - Esta foto tomada el 30 de marzo de 2020 muestra a un empleado trabajando en una línea de producción de baterías en una fábrica en la provincia oriental de Anhui en China

Los desafíos se agravaron cuando otros países se vieron posteriormente obligados a cesar la producción cuando el virus llegó a sus fronteras.

Paralelamente, la reducción de la actividad económica general asociada con cierres, restricciones de viaje y toques de queda significó que la demanda industrial cayó rápidamente en muchos segmentos.

En una encuesta de fabricantes en Asia publicada por McKinsey en junio, la escasez de materiales fue citada como el principal factor que interrumpe las operaciones (45%), seguida de una caída en la demanda (41%) y escasez de trabajadores (30%).

Los principales desafíos a menudo difieren según el segmento. Industrias como la automotriz se vieron afectadas por la escasez de materiales, mientras que las que producen bienes de consumo como ropa, moda y cuidado de la piel sufrieron una caída en la demanda.

Algunos segmentos también fueron testigos de pérdidas mucho mayores que otros. Si bien las empresas que producen suministros médicos experimentaron un rápido aumento de la demanda, las que se dedican a la fabricación de aviones y piezas de aviación se encuentran entre las más afectadas.

Atalayar_Fábrica mascarillas2_0
PHOTO/REUTERS - Línea de producción de una fábrica marroquí centrada en la producción de mascarillas para abastecer a la población durante la pandemia del coronavirus
Reutilización de la industria

A pesar de las interrupciones en la producción industrial, varios países pudieron reutilizar o ampliar con éxito su capacidad industrial para ayudar en la respuesta al virus.

Por ejemplo, en las primeras etapas del brote, muchas de las 1.600 empresas textiles de Túnez contribuyeron a satisfacer la necesidad de suministros médicos del país.

Uno de ellos fue el fabricante de equipos médicos Consomed, que en marzo y abril operó turnos dobles para producir 50.000 mascarillas al día.

Mientras tanto, muchas empresas en Kenia convirtieron sus operaciones para ayudar a los esfuerzos nacionales de salud, un ejemplo es la asociación entre Haco Industries, un productor de bienes de consumo de rápido movimiento, y East African Breweries, que unieron fuerzas para comenzar a producir desinfectantes de manos para su distribución gratuita.

En otros lugares, algunos países incluso pudieron expandir la producción a un nivel que les permitió exportar sus productos.

Vietnam aprovechó su exitosa contención del virus para impulsar su producción de equipo de protección personal (EPP). Esto permitió al país donar suministros médicos a Europa y otros países asiáticos.

Con 40 empresas que producen 7 millones de máscaras de tela al día, y capacidad para 5,7 millones de máscaras quirúrgicas adicionales, a mediados de abril, el país había donado 550.000 máscaras a Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido, junto con otras 390.000 a Camboya y 340.000 a Laos. Además, la empresa estadounidense DuPont vendió 450.000 trajes de materiales peligrosos fabricados en Vietnam al Gobierno de Estados Unidos en la primera mitad de 2020.

Cambios en la industria global

Las interrupciones en la producción industrial y la logística causadas por el virus hicieron que los países y las empresas reevaluaran sus cadenas de suministro y su capacidad industrial nacional. Esto ha llevado a lo que podrían ser cambios estructurales duraderos en la industria global.

Varios países han tratado de reforzar la capacidad de procesamiento local como parte de una estrategia dirigida a desarrollar una mayor autosuficiencia.

En la encuesta más reciente de directores ejecutivos de OBG Africa, publicada en mayo, el 66% de los encuestados dijo que era probable o muy probable que la crisis impulsara la industria y la fabricación en sus respectivos países.

Atalayar_Africa industry_jpg

Esta cifra fue del 33% en Oriente Medio, mientras que el 43,5% de los directores ejecutivos en América Latina dijeron que era probable que reubicaran sus cadenas de suministro localmente en respuesta a la COVID-19.

En una tendencia similar, algunas multinacionales han buscado diversificar sus cadenas de suministro o mover su producción en el extranjero más cerca de casa en estrategias conocidas como China +1 y nearshoring.

En el caso de China +1, las empresas buscan diversificar la capacidad de producción estableciendo líneas de fábrica en otros países, mientras mantienen operaciones significativas en China.

Si bien este proceso ha estado en marcha durante varios años, la COVID-19 ha acelerado el debate en torno a dicha reubicación. Con bajos costos laborales y sectores industriales desarrollados, varios países del sudeste asiático se han convertido en competidores naturales.

En particular, Vietnam ha absorbido gran parte de la capacidad de fabricación que China ha perdido. El país ha firmado una serie de acuerdos comerciales internacionales e invirtió significativamente en infraestructura industrial durante la última década. Una consideración adicional es que los costos laborales son aproximadamente un 50% menores que en China.

Esto ha dado lugar al crecimiento de industrias de uso intensivo de mano de obra, como los textiles y el vestido, así como de industrias más avanzadas, como la electrónica.

En mayo, los medios regionales informaron que el gigante tecnológico estadounidense Apple planeaba trasladar la producción de alrededor del 30% de sus AirPods de China a Vietnam. Esto fue seguido por un informe de los medios internacionales en noviembre de que también estaban en marcha planes para trasladar la producción de iPad y MacBook al país.

Atalayar_Fábrica en Kenia
AFP/ LUIS TATO - La fábrica de prendas de vestir de KICOTEC es actualmente el principal productor de mascarillas y equipos de protección personal en Kenia, con una producción ininterrumpida de 24 horas y 400 empleados que se destina a hospitales, trabajadores de la salud y particulares de toda la nación de África oriental

De manera similar, algunas empresas han intentado emplear la estrategia de nearshoring, mediante la cual la producción se traslada más cerca de la sede de la empresa o del mercado objetivo.

Es probable que los países del norte de África, como Marruecos, Túnez y Egipto, se encuentren entre las opciones para las empresas centradas en Europa. Para las empresas que exportan a los EEUU, México, con su sector industrial bien establecido, es un destino atractivo para aquellos que buscan acercar la industria a casa, particularmente desde que la firma del Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá brindó una mayor certeza regulatoria.

“Las empresas internacionales que ya están activas en México y que buscan trasladar algunas o todas sus bases de fabricación fuera de China podrían beneficiar a México sustancialmente, dado que ofrece un suministro local sostenible, pero inicialmente a un costo ligeramente más alto”, Martin Toscano, director gerente de Evonik México, le dijo a OBG en mayo.

Soluciones digitales clave para el futuro

Además de los cambios en la distribución geográfica de la fabricación, es probable que Covid-19 marque el comienzo de cambios significativos en la naturaleza de la producción industrial.

En particular, probablemente habrá un mayor enfoque en las soluciones digitales y la fabricación de alta tecnología a medida que se acelera la transición a la Industria 4.0. Esto incluirá un mayor uso de innovaciones como inteligencia artificial, realidad virtual y aumentada, automatización e Internet de las cosas.

De hecho, según la encuesta de directores ejecutivos del Golfo de OBG, realizada en julio, el 36% de los directores ejecutivos dijeron que habían invertido en software o hardware de automatización, con una cifra de casi el 60% en los EAU.

Atalayar_Investment in automation_jpg

Como señal de la importancia de las soluciones digitales, una encuesta de McKinsey entre los profesionales asiáticos de la cadena de suministro y la fabricación descubrió que el 90% planeaba invertir en talento para la digitalización.