Infantino inaugura la Conferencia Internacional de Deportes de Dubái

El evento anual celebrado en la ciudad emiratí reunió a multitud de personalidades del fútbol entre jugadores, directivos de clubes y autoridades
Conferencia Internacional de Deportes de Dubái

PHOTO/WAM  -   Conferencia Internacional de Deportes de Dubái

El pasado domingo 27 el presidente del Consejo de Deportes de Dúbai, el jeque Mansour bin Mohamed, dio la bienvenida a los participantes a la Conferencia Internacional de Deportes celebrada en la ciudad. Una iniciativa global que este año se llevó a cabo bajo el lema “Fútbol en la cima” en el hotel Armani ubicado en el edificio más alto del mundo, el rascacielos Burj Khalifa. 

En el evento celebrado anualmente desde 2006 tienen lugar debates sobre el desarrollo del deporte a nivel nacional, regional e internacional. A él asistieron autoridades como el director general de la Autoridad Sanitaria de Dubái y vicepresidente del Comité Olímpico Nacional, Humaid al-Qatami, y el secretario general del Consejo de Deportes de Dubái, Saeed Hareb. Jefes de federaciones deportivas, directivos de clubes y representantes de medios de comunicación locales e internacionales también estuvieron entre el público.  

El presidente de la FIFA, el suizo-italiano Gianni Infantino, tomó la palabra al inicio de la ceremonia. Describió el fútbol como un faro de esperanza, paz, unidad y solidaridad en un contexto en el que el mundo se recupera de los estragos causados por la pandemia. 

“He asistido a esta Conferencia varias veces, pero creo que este año es un año especial, y el hecho de que estemos aquí unidos, es un pequeño paso, todavía no hacia la normalidad, pero un pequeño paso en la dirección correcta y por eso es tan importante para nosotros y para ustedes estar aquí”, dijo Infantino. 

El presidente de la FIFA quiso agradecer la labor del personal sanitario y los voluntarios que han estado en primera línea en la lucha contra la pandemia, así como recordar a las víctimas del virus.

Infantino quiso transmitir un mensaje de esperanza a los aficionados, que más pronto que tarde podrán volver a disfrutar en los estadios. “Estamos jugando frente a estadios vacíos, pero hay millones que los están mirando. Trabajaremos todos juntos para traer de vuelta a los espectadores, con seguridad por supuesto”.

En su discurso también hizo alusión al Plan de Ayuda COVID-19, dotado de 1.500 millones de dólares, que la FIFA ha creado para beneficiar a 211 asociaciones miembro y seis confederaciones con el objetivo de aliviar el impacto financiero de la pandemia. “Hemos tratado de ayudar un poco. Hemos creado el paquete COVID-19 para ayudar no al fútbol profesional sino al fútbol de base y femenino”.

Burj Khalifa Dubái
PHOTO/WAM - Burj Khalifa Dubái
Tiempo de introspección

Infantino animó a repensar el fútbol y planificar un juego verdaderamente global. “Este período en el que hemos estado encerrados también nos ha dado las posibilidades de pensar en el futuro del fútbol. Siendo el fútbol lo más importantes de las cosas menos importantes, tal vez debamos empezar a reconsiderar la forma en que nos hemos estado organizando hasta ahora”, aseguró.

“Necesitamos proteger, y esa es la primera prioridad, a los jugadores. Necesitamos proteger el juego. Tal vez necesitemos volver a mirar los formatos de nuestras competiciones y ver cómo podemos encontrar un mejor equilibrio entre selecciones y clubes, entre ligas y copas, entre competiciones largas y cortas. Quizá este sea el momento en el que necesitamos reducir un poco los desplazamientos para preservar la salud”, continuó diciendo. 

Asimismo, destacó la necesidad de cuestionar lo que la FIFA, las federaciones y las ligas han estado haciendo los últimos 40 años. “El mundo está cambiando, va más rápido, el mundo quiere más emoción. Los jóvenes, los niños y niñas se esfuerzan por tal vez un tipo de organización de las competiciones diferentes a la que estamos acostumbrados”. 

“El fútbol es global”, agregó Infantino. “El hecho de que estemos hoy aquí en Dubái, que es una ciudad global, es testimonio de ello. La visión de la FIFA es sin duda hacer que el fútbol sea aun más global de lo que es hoy. Porque incluso si el fútbol es global, la realidad es que está concentrado solo en unos pocos países y tenemos que hacerlo más grande con nuevas ideas”, y continuó diciendo, “esta es la misión de la FIFA, organizar, generar, distribuir ingresos en todo el mundo. Esto es lo que intentamos hacer con la ayuda de todos los que se asocian con nosotros”.

“Tenemos que poner todo esto sobre la mesa y este será el desafío del año 2021 y los próximos años para nosotros en el fútbol mundial”, concluyó.

En su discurso el presidente de la FIFA también aprovechó para recordar a dos leyendas del fútbol que nos dejaron este año, el argentino Diego Maradona y el italiano Paolo Rossi. 

Entre los futbolistas presentes en la ceremonia destacaron Cristiano Ronaldo, Iker Casillas y el galardonado como mejor jugador del año en los premios The Best, el delantero del Bayern Robert Lewandowski.