Interrupciones y caos: así fue el primer debate entre Trump y Biden

El candidato demócrata y el republicano participan en un espectáculo bronco y sin propuestas donde las interrupciones y el caos fueron los protagonistas
Las televisiones trasmiten el primer debate presidencial en Washington

AFP/ SARAH SILBIGER  -   Las televisiones trasmiten el primer debate presidencial en Washington

Interrupciones constantes, insultos, pocas propuestas y mucho caos. Este podría ser el resumen del primer debate presidencial de las elecciones de 2020 entre Donald Trump, de 74 años y Joe Biden, de 77. Mucho espectáculo para el segundo evento más visto en Estados Unidos, después de la Super Bowl, pero poca sustancia. Lo único que se pudo sacar en claro es la polarización extrema que vive el país norteamericano y que se escenificó una vez más en prime time. 

El presidente republicano mintió repetidamente y se negó a condenar a los grupos racistas de ultraderecha y cuestionó el proceso electoral sembrando la duda de un posible fraude. El exvicepresidente Biden demostró, otra vez, que los debates no son su fuerte y las vacilaciones y alguna que otra salida de tono, llamó “payaso” a Trump, inundaron un festival de gritos caóticos.

El Presidente de los Estados Unidos (izq) y el candidato demócrata (drch)
AFP/JIM WATSON- El presidente de los Estados Unidos (izq) y el candidato demócrata (drch)

El tercer protagonista, el periodista de la cadena conservadora Fox News Chris Wallace también salió como perdedor de la noche al perder el control del debate en los primeros minutos y no recuperarlos en la hora y media. Trump interrumpió a Biden; Biden interrumpió a Trump y Wallace intentó hacerlo con ambos, pero sin eficacia.

A los cinco minutos del debate, el candidato republicano ya había calificado a Biden de “socialista” y de estar “controlado” por la izquierda de su partido, haciendo referencia al ala más extrema que representaba Bernie Sanders. “La cosa es que yo gané a Bernie Sanders. Ahora el partido demócrata soy yo”, dijo el candidato demócrata. Trump no tardó en llevar al debate el plano personal contra Biden, al repetir su acusación -aún no demostrada- de que Hunter Biden incurrió en “corrupción” al trabajar para una empresa de gas de Ucrania cuando su padre era vicepresidente y de haber sido expulsado del Ejército “con deshonor”.

El presidente de los Estados Unidos habla durante el primer debate
AP/PATRICK SEMANSKY-El candidato presidencial demócrata, Joe Biden

“Bajo este presidente, nos hemos vuelto más débiles, más pobres, más enfermos, más vulnerables y divididos”, dijo el exvicepresidente durante la era Obama que, “recomendó” a Trump salir de “su búnker (en la Casa Blanca) y de tu trampa de arena del campo de golf, y haz lo que haya que hacer para salvar vidas (de la pandemia)”. Frustrado por las interrupciones de Trump, y también para evitar una pregunta del moderador sobre el Tribunal Supremo, el demócrata espetó: “¿Por qué no te callas, hombre?”.

La misma frustración tuvo Wallace cuando recordó a Trump que durante la campaña acordó que ambas partes tendrían respuestas de dos minutos. Ininterrumpidas. “¿Por qué no cumple con lo que su campaña acordó como regla básica?”. “Nunca cumple su palabra”, sentenció Biden.

Trump sin programa: Ley y orden

Las consignas del presidente se basaron en todo lo relacionado con la ley y orden, y la insistencia en que las elecciones de noviembre están “amañadas”. Para el conservador, los retrasos derivados de la pandemia y el aumento del voto por correo podrían hacer que el resultado de las elecciones tardara varios meses.

El presidente de los Estados Unidos habla durante el primer debate
AP/JULIOCORTEZ- El presidente de Estados Unidos durante el debate

Aprovechando que las encuestas no le acompañan, para crear un caldo de cultivo de fraude electoral perpetrado por los demócratas, animó a sus seguidores a permanecer alerta durante los comicios: “Me gustaría que mis seguidores vayan a las urnas y vigilen con mucho cuidado, les insto a que lo hagan”. “Esto va a ser un fraude como nunca hayan visto, es algo horrible para nuestro país. Esto no va a acabar bien. Si veo decenas de miles de votos siendo manipulados, no lo puedo tolerar”. Recurrente insinuación de Trump que repitió su intención de que el asunto termine en el Tribunal Supremo, cuya mayoría republicana podría reforzarse si el Senado aprueba antes de las elecciones a una nueva jueza nominada por Trump.

Biden sobresalió cuando se habló sobre los temas de más actualidad en Estados Unidos: la COVID-19 y la igualdad racial, donde mostró un contraste claro con respecto a las políticas de Trump y presentó su plan. 

Condenar el supremacismo blanco

Trump, preguntado sobre la condena al supremacismo blanco y su violencia, con una pregunta muy directa del moderador, más que contestar, regateó con ciertas dificultades para evitar condenar la violencia de la extrema derecha.

.-El moderador: “¿Está dispuesto esta noche a condenar a los supremacistas blancos y a los grupos de milicias y decir que deben retirarse y no aumentar la violencia en varias ciudades, como vimos en Kenosha y como vimos en Portland?
-Trump: dame un nombre (repitió)
-Wallace: supremacistas blancos y nacionalistas blancos
-Biden: supremacistas blancos, los Proud Boys (un grupo de ultraderecha)
-Trump: Proud Boys, den un paso atrás y estén preparados. Alguien tiene que hacer algo con Antifa y la izquierda. Porque este no es un problema de derecha. Este es un problema de la izquierda.

No sorprende que Trump no estuviera dispuesta a rechazar al racismo, que le ha servido para impulsar su carrera. En una continua lucha dialéctica por ver quién interrumpía más, Biden entro al juego donde se sienten más cómodo el magnate neoyorquino y le llamó “payaso”. “Es difícil hablar con este payaso, discúlpeme persona”. Trump no quiso entrar al trapo, seguramente satisfecho de ver que su rival había entrado en su terreno.

Los debates de las elecciones son organizados por la Comisión de Debates Presidenciales, un organismo independiente y no partidista, que se basa en la idea de “asegurar, en beneficio del electorado estadounidense, que los debates de las elecciones generales se celebren cada cuatro años entre los principales candidatos para los cargos de presidente y vicepresidente de EEUU… El CPD se formó para garantizar que el público votante tenga la oportunidad de ver a los principales candidatos debatir durante la campaña electoral general”. Pero tras este espectáculo muchos se preguntan si hace falta la celebración de otros.

Contenido relacionado