Irán afronta las elecciones presidenciales bajo la amenaza de una baja participación

El favorito es el clérigo ultraconservador y actual jefe del Poder Judicial, Ebrahim Raisí
Atalayar_Hasan Rohaní

PHOTO/REUTERS  -   El presidente iraní Hassan Rouhani

Más de 59 millones de iraníes están llamados a las urnas este viernes para votar a un nuevo presidente. En unos comicios marcados por la pandemia, la fuerte crisis económica y por las tensiones inherentes que existen en la región. Los colegios electorales estarán abiertos desde las 7 de la mañana hasta la medianoche, y se prevé la apertura de 66.800 centros de votación en todo el país.

Unas elecciones marcadas por la baja participación, o eso indican los sondeos, como consecuencia de la desilusión política y los graves problemas económicos que atraviesa el país. Tras el récord de abstención (57%) en las elecciones parlamentarias de 2020, un nuevo repunte abstencionista podría ser perjudicial para la legitimidad de los comicios de la República Islámica.

Atalayar_Elecciones presidenciales Irán 202
PHOTO/ Morteza Fakhri Nezhad/ Young Journalists Club, YJC via AP - Los candidatos presidenciales para las elecciones del 18 de junio, de izquierda a derecha, Saeed Jalili, Alireza Zakani, Abdolnasser Hemmati, Ebrahim Raisi, Mohsen Mehralizadeh, Amir Hossein Ghazizadeh Hashemi y Mohsen Rezaei

Finalmente, de una lista inicial de 592 candidatos que se registraron solo siete lograron superar el filtro del poderoso Consejo de Guardianes, que rechazó la candidatura de figuras de peso como el expresidente del Parlamento, Alí Lariyaní, el actual primer vicepresidente, Eshaq Yahanguirí, uno de los pocos reformistas que quedan en activo y el expresidente ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, cuya candidatura también fue rechazada y no votará en las elecciones.

Pero en los últimos días previos a la apertura de los colegios electorales otros tres candidatos han decidido retirase de la carrera electoral, por lo que finalmente la elección se reduce a cuatro candidatos presidenciales. El favorito es el clérigo ultraconservador y actual jefe del Poder Judicial, Ebrahim Raisí, quien según un sondeo publicado por Press TV contaría con el 57,3% de los votos. Sus rivales son Mohsen Rezaí, actual secretario del Consejo de Discernimiento y antiguo comandante de la Guardia Revolucionaria; y el conservador vicepresidente primero del Parlamento, Amirhosein Qazizadeh Hashemí y Abdolnaser Hematí, exgobernador del Banco Central de Irán y el único moderado.

Atalayar_Ebrahim Raisi
PHOTO/ Majid Asgaripour/WANA (Agencia de Noticias de Asia Occidental) vía REUTERS - El candidato presidencial Ebrahim Raisi

El último candidato en retirarse, Saeed Jalili, ha animado a la población a votar a su “compañero” Ebrahim Raisí. Jalili anunció que renunciaba a las elecciones presidenciales del 18 de julio, convirtiéndose en el tercer candidato que abandona la carrera y el segundo que lo hace en apoyo de Raisí. Anteriormente, el candidato reformista Mohsen Mehr-Alizadeh y el principista Alireza Zakani abandonaron la carrera por las presidenciales.

La baja participación es uno de los principales problemas a los que se enfrenta Irán, ya que pueden poner en cuestión la legitimidad de las elecciones. El propio líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei ha instado a la población a que saliera a votar en lo que ha calificado como una jornada “decisiva”. Asimismo, durante su discurso a la nación, Jamenei expresó que una alta participación en las elecciones significaba que el régimen tiene apoyo popular, lo que supondría un "impacto único" en el poder de Irán a nivel internacional, y que sin embargo una baja participación en las elecciones supondría “una mayor presión sobre Irán por parte de los enemigos del país”.

Atalayar_Candidatos elecciones Irán 2021
AFP/AFP - Candidatos a las elecciones presidenciales en Irán, previstas para el 18 de junio

Por su parte, el presidente iraní, Hasan Rohaní, también ha animado a la población a participar en los comicios para conseguir una masiva participación y poder así "fortalecer al sistema" y mejorar la situación del país: "si hay algún problema, la solución es acudir a las urnas", subrayó.

Las elecciones iraníes llegan en un momento difícil para un país golpeado por una crisis económica agravada por la pandemia y por las sanciones económicas impuestas por los Estados Unidos. De estos comicios saldrá el sucesor del actual presidente, Hasan Rohaní, que debido a la Constitución del país no puede postularse para un tercer mandato consecutivo. Para los reformistas y moderados que gobiernan con Rohaní desde 2013, la solución a los problemas del país pasa por las conversaciones que se están llevando a cabo en Viena para intentar reactivar el acuerdo nuclear de 2015.

Atalayar_Ali Jamenei
AFP PHOTO / HO / KHAMENEI.IR - El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei

La vuelta al pacto nuclear es uno de los aspectos claves en las presidenciales iraníes, el país persa ya ha adelantado que su política nuclear no cambiará tras los comicios, pero las potencias occidentales no se llegan a fiar y temen que la llegada de un conservador al poder dificulte las negociaciones para restablecer el acuerdo nuclear de 2015. El candidato con más apoyo aseguró durante la campaña electoral que su administración se esforzará "por levantar las sanciones".