Irán amplía un cementerio en Qom ante el creciente número de víctimas por coronavirus

Unas fotos de satélite muestran lo que podrían ser fosas comunes, según apunta The New York Times
El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei

REUTERS/CAREN FIROUZ  -   El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei

Es posible que el coronavirus esté rebasando totalmente al Gobierno iraní. En Qom, el primer núcleo de transmisión del patógeno en el país asiático, unas fotografías capturadas por un satélite privado de la compañía Maxar Technologies muestran lo que parecen ser dos fosas comunes en el cementerio de Behesht-e-Masoumeh, según The New York Times. Cada una mediría en torno a 90 metros de largo. En las imágenes también se observa lo que parece ser un gran montón de cal.

Según ha publicado The Washington Post, las zanjas comenzaron a ser excavadas a mediados de febrero, apenas dos días después de que las autoridades reconocieran la penetración del coronavirus en el país. Desde entonces hasta finales del mes pasado, fueron ampliadas hasta alcanzar su longitud actual. 

Un analista experto de Maxar Technologies consultado por The Washington Post asevera que la magnitud de las tumbas y la velocidad a la que han sido excavadas rompe radicalmente con las costumbres locales en lo referente a enterramientos individuales y familiares. 

La súbita ampliación del cementerio indica, en todo caso, lo que varios miembros de la Administración iraní llevan semanas denunciando: el régimen de los ayatolás está maquillando deliberadamente las cifras de contagios y víctimas mortales por el agente patógeno en su territorio

Algunos vídeos que han sido verificados y que fueron publicados por usuarios en redes sociales parecen corroborar esta sospecha, pues muestran una gran actividad en los últimos días alrededor de la necrópolis de Qom. En el metraje, los usuarios describen cómo el número de personas enterradas es mucho mayor que el oficial.

Los últimos datos facilitados públicamente reflejan 611 fallecimientos entre un total de cerca de 13.000 personas contagiadas. Sin embargo, se teme que el impacto del COVID-19 sea, en realidad, mucho más amplio. La inacción del Gobierno de Teherán en los primeros días de la crisis, así como la celebración de las elecciones parlamentarias sin ningún tipo de precaución, son dos factores que pueden haber disparado el número de casos entre la población.