Irán anuncia que está preparado para enviar más combustible al Líbano

La crisis de suministros en el país mediterráneo y la falta de liderazgo político consolidan el papel de Hizbulá
ministro-exteriores-iran

AFP PHOTO / HO / PRESIDENCIA IRANÍ  -   Bijan Namdar Zanganeh, ministro del Petróleo de Irán

El Líbano se encuentra prácticamente paralizado a raíz de la profunda crisis de combustible que lleva arrastrando desde hace meses. Según informa el diario libanés L’Orient Le Jour, las principales carreteras que conducen a Beirut, incluida la carretera del norte, fueron bloqueadas por manifestantes durante la jornada de ayer. Mientras que las interminables colas frente a las estaciones de servicio no hacen más que aumentar.

La situación en el país mediterráneo empeora escasos días después de que entrará en vigor la subida de precio del combustible. Según informó el Ministerio de Energía, a través de un comunicado, la gasolina de 95 octanos pasará a costar 129.000 libras libanesas por cada 20 litros, un incremento de más del 66 % frente a las 77.500 fijadas en la última lista de precios emitida, el pasado 11 de agosto, por el departamento gubernamental. La escasez de crudo se une a la escasez de producción eléctrica lo que ha sumido al Líbano en una grave crisis de suministros en términos generales.

libano-suministros-combustibles
PHOTO/REUTERS - Atasco causado por los coches que hacen cola para repostar en Damour, Líbano 21 de agosto de 2021

A comienzos del mes de agosto, el Gobierno libanés anunciaba que la producción eléctrica apenas alcanzaba para cubrir el 25 % del suministro que necesita el país, mientras que el Banco Central del Líbano adelantaba que era incapaz de seguir apoyando la importación de combustible, lo que implicaba levantar los subsidios. En julio, el Gobierno tomó la decisión de subvencionar el combustible ante la grave situación que estaba experimentando el país, pero el pasado 11 de agosto el gobernador del Banco Central, Riad Salame, señaló que "no es capaz de seguir respaldando la adquisición de carburantes".

Salame ofreció como solución elaborar una propuesta de ley para el desembolso de créditos a la compañía eléctrica estatal, Electricité du Liban (EDL), que le permita comprar combustible "porque es el remedio más barato para el ciudadano, incluso si se le suben los impuestos". Desde hace ya semanas, la compañía eléctrica libanesa ofrece únicamente dos horas al día de suministros, mientras que los generadores privados se cotizan a precios desorbitados, lejos del alcance de una población empobrecida tras tres años de crisis económica.

libano-suministros-combustibles
PHOTO/REUTERS - Tanques de almacenamiento de combustible en Dora, Líbano 20 de agosto de 2021

Ante el vacío de liderazgo político que sufre el Líbano y la falta de respuestas ante la crisis de un Gobierno, aún por formar tras más de un año, el partido libanés Hizbulá anunció que empezará a importar gasolina desde Irán. El secretario general del Movimiento de Resistencia, Hassan Nasrallah, aseguró durante un discurso que “si Dios quiere, definitivamente traeremos diésel y gasolina de Irán". Asimismo, el líder de Hizbulá recalcó que la República Islámica le había asegurado que respaldaría al Líbano e hizo responsable al Gobierno libanés y a la influencia estadounidense de la falta de respuestas alternativas a la oferta iraní.

Nasrallah aseguró que el primer barco que transportaba combustible iraní al Líbano ya había zarpado. Por su parte, la República Islámica ha anunciado que está preparada para enviar más combustible al país mediterráneo si es necesario. “Vendemos nuestro aceite y sus productos basándonos en nuestras propias decisiones y las necesidades de nuestro amigo. Irán está listo para enviar combustible nuevamente al Líbano si es necesario”, aseveró el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Saeed Khatibzadeh.

líder-hizbula
AL-MANAR TV/Handout via REUTERS - El líder de Hezbolá en Líbano, Sayyed Hassan Nasrallah

El principal escollo a estas ayudas por parte de Irán al Líbano son las sanciones de Estados Unidos a las exportaciones de petróleo iraní, impuestas en 2018 por el ex presidente estadounidense Donald Trump tras retirarse del Acuerdo Nuclear. La compra de crudo por parte de Hizbulá pueden provocar la imposición de sanciones al Líbano, país que ya sufre una fuerte crisis económica desde 2019.