Irán apaga internet para ocultar los asesinatos en la escalada de violencia en 2019

Un informe de Amnistía Internacional denuncia las prácticas violentas del régimen durante las protestas masivas del año pasado
Irán apaga internet para ocultar los asesinatos en la escalada de violencia en 2019

PHOTO/AFP  -   Irán apaga internet para ocultar los asesinatos en la escalada de violencia en 2019

Teherán utilizó un cierre masivo de internet para ocultar la "verdadera escala de los homicidios ilegítimos cometidos por las fuerzas de seguridad", según un nuevo informe de Amnistía Internacional (AI).

Este nuevo informe de la organización en defensa de los derechos humanos se basa en las protestas que hubo hace un año en la República Islámica como protesta a la subida del precio de la gasolina, pero que supusieron una brecha para el Gobierno de Hasán Rohaní. 

El grupo de derechos humanos dijo el lunes que había verificado 304 personas asesinadas por las fuerzas de seguridad durante las protestas de noviembre de 2019, 23 de ellas niños, pero sospecha que el número real es mucho mayor.

Teherán instigó una violenta represión después de que las manifestaciones contra un enorme aumento en el precio del combustible se transformaran en protestas generalizadas contra el régimen.

El informe de Amnistía dice: “Las fuerzas de seguridad usaron fuerza letal ilegalmente contra la gran mayoría de manifestantes y transeúntes muertos, disparando a la mayoría en la cabeza o el torso, lo que indica la intención de matar. Hasta el día de hoy, ningún funcionario ha sido responsabilizado por los homicidios ilegítimos".

Ya en su último informe titulado ‘Trampled Humanity: Mass arrests, disappearances and torture since Iran’s 2019 November protest’, AI documentaba los relatos de decenas de manifestantes, transeúntes y personas que fueron detenidas por el régimen iraní en relación con las manifestaciones que llenaron las calles de las principales ciudades de Irán en noviembre de 2019. En total, fueron 7.000 personas detenidas, entre hombres, mujeres, niños y niñas, por las autoridades iraníes.  Según señala el informe, entre las víctimas hay niños de diez años.

El anuncio el año pasado del presidente iraní, Hasán Rohaní, de incrementar en un 50% el precio del combustible provocó una reacción inmediata de la población, que decidió salir a las calles como muestra de protesta. Aunque esta subida del petróleo fue utilizada como pretexto para protestar en torno a la desigualdad y las injusticias sociales que existen en el país.

La respuesta del Gobierno no fue blanda y decidió tomar varias medidas radicales como el bloqueo de internet para los 80 millones de habitantes iraníes. Según Amnistía, estas revueltas provocaron la muerte de 143 personas, además de la detención de otras 7.000.

Las penas de prisión impuestas a las personas condenadas oscilan entre un mes y diez años de cárcel, por cargos, que, según la organización proderechos humanos, son falsos como “reunión para cometer delitos contra la seguridad nacional”, “difundir propaganda contra el sistema”, “alteración del orden público” e “insultos al Líder Supremo”.

“Amnistía Internacional tiene constancia de más de una decena de casos en los que se han impuesto penas de flagelación además de las penas de cárcel y, en al menos dos casos, las penas de flagelación se han ejecutado”, reza el comunicado de la organización.