Irán, bajo presión, quiere respuestas que refuercen el futuro del régimen

El país se vuelca en las investigaciones de las causas y los factores involucrados en el incidente aéreo en el que murieron 176 personas y que ha generado, una vez más, muchas críticas al sistema islámico del país
Irán, bajo presión, quiere respuestas que refuercen el futuro del régimen

PHOTO/AFP  -   El Boeing 737 había salido del aeropuerto internacional de Teherán con destino a Kiev

La presión a la que está sujeta el régimen iraní en estos momentos viene por distintos frentes: desde la necesidad de obtener mayores respuestas por el derribo del avión la semana pasada a la supervivencia del acuerdo nuclear con los firmantes europeos del mismo. Al hablar ante su gabinete, el presidente iraní Hasan Rohaní demostró un nivel de ira pocas veces visto en sus discursos: "Hoy, el soldado americano está en peligro, mañana el soldado europeo podría estar en peligro", dijo Rohaní.

El arranque de este año ha dejado a Irán en una complicada situación en la que el país ha pasado del duelo colectivo a la indignación social pasando por el nacionalismo exuberante en cuestión de días. La respuesta del régimen, consciente de que ahora es momento para delimitar la línea que va a seguir en el futuro, ha ido llegando poco a poco. Como parte de esas reacciones, el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, encabezará este viernes los rezos y dará el sermón principal, algo que no ha hecho desde hace ocho años y que llega en un momento de gran tensión en el país y en la región.

Con el acuerdo nuclear en su momento más bajo, Teherán ha prometido que hará pagar a los responsables del derribo de un avión ucraniano con 176 personas a bordo de la semana pasada. Mientras tanto, las protestas sociales que aúnan directamente las críticas al sistema islámico del país mantienen el pulso en la calle. Es en este contexto como los líderes iraníes siguen midiendo hasta donde llevar las posibles represalias contra Estados Unidos, y sus aliados occidentales, por la muerte del general Qasem Soleimaní en un bombardeo estadounidense en Irak.

La velocidad de los eventos en la primera mitad de año ha hecho que la réplica iraní de esta semana tenga una doble vertiente porque ambos hechos son "grandes pérdidas para toda la nación, según el propio presidente Rohaní.  El mandatario urgió este miércoles a una mayor "coordinación y supervisión" de las Fuerzas Armadas para garantizar que una tragedia como el derribo del avión ucraniano "no vuelva a ocurrir" en Irán. El derribo del avión ha generado una ola de descontento popular que se juntan con las manifestaciones que se produjeron en noviembre y diciembre en el país. 

Al régimen no le ha ayudado la publicación de un vídeo, cuya autenticidad ha sido verificada por The New York Times, que muestra por primera vez cómo dos misiles iraníes impactaron el 8 de enero contra el avión de Ukraine International Airlines (UIA) con 176 personas a bordo. En el vídeo, se ve un primer misil desplazándose por el cielo hasta golpear el avión y, unos 23 segundos después, se observa un segundo misil que vuelve a impactar en la aeronave, que se desplaza lentamente por el cielo hasta aparecer envuelto en llamas. La Guardia Revolucionaria alega que el avión fue disparado al ser confundido con un misil de crucero. 

Por otro lado, Irán está avanzando en las pesquisas acerca de lo ocurrido con el derribo del avión. Rohaní señaló que en el proceso judicial para esclarecer todas las causas del derribo deben estar involucradas también las Fuerzas Armadas, cuya Guardia Revolucionaria asumió que el avión fue confundido con un misil de crucero. Las fuerzas del país detuvieron ayer a la persona que grabó un vídeo que mostraba el momento en el que un misil derribó el avión ucraniano al sur de Teherán. 

Mientras tanto, la Fiscalía General de Ucrania y el Servicio de Seguridad del país (SBU) han pedido a Irán la entrega de las cajas negras del avión derribado. Los 45 expertos ucranianos que trabajan sobre el terreno en las pesquisas han tenido ya acceso a las cajas negras, pero ahora se trata de descifrarlas correctamente, para lo que Irán carece de la tecnología apropiada. Un alto funcionario de seguridad de Ucrania dijo esta semana que se esperaba que un investigador superior de Irán visitara Ucrania pronto y determinara si un laboratorio ucraniano sería adecuado para trabajar en las cajas negras.

La presión también continua en la nueva fase en la que ha entrado la relación entre Irán y los países europeos firmantes del acuerdo nuclear. Irán advirtió este miércoles a Europa de que si da "un paso erróneo" respecto al acuerdo nuclear de 2015 será en su "detrimento", después de que París, Berlín y Londres recurrieran al mecanismo de arreglo de diferencias. 
"Si dan algún paso erróneo irá en detrimento de ustedes, elijan la vía correcta y la vía correcta es que vuelvan al JCPOA (siglas en inglés del pacto nuclear)", dijo el mandatario durante la sesión semanal del gobierno. Con esas declaraciones, el mandatario dio a entender que si los países europeos rompen con el acuerdo nuclear se acabarán también las inspecciones del OIEA.

Buscando profundizar la unidad nacional como la salida a la crisis institucional, de legitimidad y credibilidad que vive el país, Rohaní apela a la unión en Irán para apuntalar el futuro del régimen en la dirección que más le conviene. Pero la tensión entre aquellos próximos al sistema y la población que muestra su oposición al mismo es evidente y se refleja en que las autoridades han desplegado desde hace dos días un gran número de antidisturbios en el centro de Teherán y frente a las universidades.