Irán entra en la ecuación para resolver la crisis en Siria junto con Rusia y Turquía

El Kremlin ha anunciado que Moscú, Teherán y Ankara se volverán a reunir para abordar el conflicto en la región de Idlib
Fotografía de archivo. El presidente iraní Hasán Rohaní, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el presidente ruso, Vladimir Putin, se dan la mano durante su reunión en Ankara, Turquía, el 16 de septiembre

AP/PAVEL GOLOVKIN  -   Fotografía de archivo. El presidente iraní Hasán Rohaní, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el presidente ruso, Vladimir Putin, se dan la mano durante su reunión en Ankara, Turquía, el 16 de septiembre

El 15 de marzo de 2011 cientos de personas salieron a la calle para exigir la liberación de una quincena de estudiantes que habían sido detenidos por realizar pintadas contra el régimen dictatorial del presidente Bashar al Assad. Esta protesta fue la mecha que prendió la llama de la revolución, una revolución que ha obligado a más de la mitad de la población del país a abandonar sus hogares. La ONU estima que al menos cinco millones de personas han buscado refugio en otro país, mientras que otros seis millones se han desplazado dentro del territorio sirio. 

Mientras tanto las Naciones Unidas y países como Rusia, Turquía e Irán continúan trabajando para lograr que las partes en conflicto logren un acuerdo capaz de poner fin a la guerra. Cuando quedan apenas quince días para que se cumpla el noveno aniversario del comienzo de esta guerra, el Kremlin ha anunciado que Rusia, Irán y Turquía se volverán a reunir para abordar el conflicto en la región de Idlib en Siria.  

Estas declaraciones se produjeron varias horas después de que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, admitiese que no existe aún ningún acuerdo sobre la celebración de una cumbre entre Rusia, Francia y Alemania el próximo cinco de marzo para analizar las desastrosas consecuencias del conflicto de Siria.  

En el lado sirio de la zona fronteriza, cerca de la aldea turca de Bukulmez, en la provincia de Hatay (Turquía), se ven tiendas de campaña que alojan a los desplazados internos en el campamento de Atma, en la provincia de Idlib (Siria), el 24 de febrero de 2020
REUTERS/UMIT BEKTAS - En el lado sirio de la zona fronteriza, cerca de la aldea turca de Bukulmez, en la provincia de Hatay (Turquía), se ven tiendas de campaña que alojan a los desplazados internos en el campamento de Atma, en la provincia de Idlib (Siria), el 24 de febrero de 2020

Aun así, el mandatario turco aseguró que esperaba reunirse con su homólogo ruso en estas fechas.  Sin embargo, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov explicó que estaban buscando otro formato para reducir las tensiones en Siria. "Ahora no estamos hablando de contactos bilaterales como tales, sino que estamos trabajando en la posibilidad de una reunión en un formato multilateral", señaló, según han recogido varios medios de comunicación rusos. En esta cumbre multilateral participarían Rusia, Turquía e Irán, tres potencias que se han reunido en varias ocasiones para encontrar una salida a uno de los conflictos más crueles de la historia. 

En septiembre de 2018, Turquía y Siria acordaron rebajar la tensión en la provincia de Idlib, el último bastión rebelde en Siria. Ambos líderes pactaron en Sochi la creación de una zona desmilitarizada que sería patrullada por soldados de ambos países para separar a las fuerzas gubernamentales de las de la oposición. Sin embargo, el régimen sirio y sus aliados han incumplido constantemente los términos de este acuerdo y han lanzado varios ataques dentro del territorio.  

Ante esta situación, el presidente de Turquía amenazó al presidente sirio Bachar al-Asad con “tomar represalias” ante cualquier ataque del Ejército sirio contra las fuerzas turcas o contra civiles en la zona. La denominada “zona de desescalada” alberga en estos momentos a más de cuatro millones de civiles, según ha informado la agencia de noticias Reuters. 

El presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, asisten a una conferencia de prensa tras sus conversaciones en Sochi, Rusia, el 22 de octubre de 2019
PHOTO/ Sputnik/Alexei Druzhinin/Kremlin vía REUTERS - El presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, asisten a una conferencia de prensa tras sus conversaciones en Sochi, Rusia, el 22 de octubre de 2019

El enviado presidencial ruso para Medio Oriente y África y el viceministro de Relaciones Exteriores, Mikhail Bogdanov, ha asegurado a la agencia de noticias estatal rusa TASS que una cumbre trilateral ruso-iraní-turca podría celebrarse en Teherán a principios de marzo, siempre y cuando los líderes turcos estén de acuerdo.

La última reunión entre las tres potencias tuvo lugar del 10 al 11 de diciembre en Nursultán, Kazajistán. Allí firmaron una declaración conjunta sobre Siria en la que confirmaron “su compromiso con la soberanía, independencia, unidad e integridad territorial de Siria".

Este cruce de declaraciones se ha producido mientras el Ejército sirio atacaba distintos puntos de la provincia de Idlib provocando la muerte de al menos 19 personas.  El Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha detallado que en esta última ofensiva las fuerzas del régimen han conseguido avanzar hacia el sur de Idlib y recuperar seis nuevas aldeas. Además, este mismo Observatorio ha destacado que en las 60 últimas horas el Ejército sirio ha sido capaz de hacerse con el control de más de 30 ciudades y aldeas. Estos ataques se han producido horas después de que las fuerzas rebeldes tomaran junto al Ejército turco la estratégica localidad de AL Nairab, ubicada en el sureste de la ciudad de Idlib. 

Ataque aéreo de las fuerzas pro-regímenes sobre la aldea de Nayrab, a unos 14 kilómetros al sudeste de la ciudad de Idlib en el noroeste de Siria el 25 de febrero de 2020
AFP/OMAR HAJ KADOUR - Ataque aéreo de las fuerzas pro-regímenes sobre la aldea de Nayrab, a unos 14 kilómetros al sudeste de la ciudad de Idlib en el noroeste de Siria el 25 de febrero de 2020

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, ha asegurado este martes que la reciente ofensiva en Idlib solo “aumenta los riesgos de conflicto con Turquía”. "Las nuevas y brutales agresiones del régimen de Al Assad, respaldadas cínicamente por Moscú y Teherán, ponen en peligro a más de tres millones de personas desplazadas, incluidos, jóvenes", ha señalado Pompeo durante una rueda de prensa que ha sido recogida por la agencia de noticias turca Anadolu. "Como hemos dicho muchas veces antes, el régimen no podrá obtener la victoria militar. La ofensiva del régimen solo aumenta el riesgo de conflicto con nuestro aliado de la OTAN, Turquía", ha añadido. 

Pompeo considera que la única solución al conflicto de Siria es un "alto al fuego permanente y negociaciones lideradas por la ONU bajo la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU".  Y para avanzar en el camino hacia la paz en Siria, Pompeo ha anunciado que la Administración Trump está “trabajando junto a Turquía para ver que pueden hacer juntos”.  La provincia de Idlib se encuentra en las manos de una serie de grupos armados, entre los que destaca el grupo terrorista Hayat Tahrir al Sham. A punto de cumplirse nueve años del comienzo de la guerra civil, Damasco ha recuperado prácticamente la totalidad del territorio sirio.

Por su parte, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov ha señalado este martes que Rusia ha rechazado la idea de firmar una tregua con los grupos rebeldes de la provincia siria de Idlib. “La idea de concertar un armisticio con los grupos armados ilegales en Idlib dista mucho de ser una preocupación por los Derechos Humanos. Su plasmación significaría capitular ante los terroristas e incluso premiar sus actividades”, ha recalcado durante un discurso ante el 43º Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas celebrado en Ginebra este martes. 

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, en la Conferencia de Desarme de las Naciones Unidas, el 25 de febrero de 2020 en Ginebra
AFP/FABRICE COFFRINI - El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, en la Conferencia de Desarme de las Naciones Unidas, el 25 de febrero de 2020 en Ginebra

El escenario sirio se ha transformado en múltiples ocasiones desde que comenzó el conflicto. El curso de las batallas, las alianzas estratégicas o la irrupción de nuevos actores han sido los responsables de que esto ocurra. Al mismo tiempo se han impulsado diferentes cumbres e iniciativas diplomáticas con el fin de alcanzar un acuerdo político entre las partes del conflicto. El proceso de Astaná sobre la paz en Siria comenzó en 2017 como alternativa a las conversaciones de Ginebra. 

¿Serán capaces Erdogan, Putin y Rohaní de articular e implementar un acuerdo duradero para Siria? Mientras lo intentan la inestabilidad aumenta en el país. En los últimos meses más de 800.000 personas han sido desplazadas conforme se intensifican los combates y varias ONG han denunciado la incapacidad de los servicios médicos para hacer frente a la gran cantidad de heridos y enfermos.  En el caso de celebrarse esta cumbre, Ankara, Teherán y Moscú tendrán que demostrar que quieren algo más que recuperar su protagonismo en la región. Y es que lo que necesita Siria en estos momentos es dejar de lado la inestabilidad y la represión  para comenzar a creer en que la paz es posible.