Irán envía drones a los rebeldes hutíes en Yemen

Los acontecimientos recientes se producen en medio de una clara escalada de ataques en el mar Rojo
Atalayar_Drones

AFP/ISAAC BREKKEN  -   Un avión MQ-9 Reaper pilotado remotamente pasa volando durante una misión de entrenamiento

Irán mueve ficha en el tablero internacional una vez más. Esta vez la República Islámica parece haber enviado drones “suicidas” a sus aliados hutíes en Yemen, según informa la revista estadounidense ‘NewsWeek’.

Al parecer las imágenes analizadas por la revista y confirmadas por un experto, que sigue las actividades iraníes en la región, indican la presencia de drones iraníes Shahed-136, también conocidos como "drones suicidas", desplegados en la provincia yemení septentrional de Al-Jawf, una zona del país controlada por los rebeldes hutíes.

Según este mismo experto los drones Shahed-136 poseen un alcance efectivo de 2.000 a 2.200 kilómetros, por lo que pueden “llegar a objetivos israelíes, estadounidenses y saudíes”. "Lo que están tratando de lograr es una negación plausible", ha explicado el experto, "como poder atacar un objetivo estadounidense, saudí, del Golfo o israelí y luego atribuir la autoría a Yemen, y esperar que se niegue cualquier tipo de relación con Irán”.

Los acontecimientos recientes se producen en medio de una clara escalada de ataques en el mar Rojo. Asimismo, el comandante del ejército de la República Islámica, el general Mohammad Bagheri, ha confirmado el envío de buques de guerra a patrullar por el mar Rojo. El líder militar iraní enfatizó que las fuerzas armadas del país no permitirán que “el enemigo amenace la seguridad de sus barcos”, y que por ello continuaran desplegando su patrulla naval para establecer “plena seguridad para nuestra flota petrolera y comercial en ese mar".

En medio de varias derrotas en diferentes frentes yemeníes, los hutíes han aumentado sus ataques contra el transporte marítimo en el mar Rojo. Además, han amenazado con incendiar el "Frente del mar Rojo", una clara advertencia dirigida a la comunidad internacional que puede ver amenazada la libertad de navegación y seguridad en la zona.

Los rebeldes hutíes, apoyados por Irán, han sido incluidos recientemente por Estados Unidos en su lista de organizaciones terroristas. La inclusión del grupo en esta lista negra puede dificultar, aún más, las posibilidades que tiene Biden de reconducir la relación con Irán. Muchos han sido los que han criticado esta decisión, ya que puede empeorar la situación de un país que vive, según la ONU, la mayor crisis humanitaria del mundo.

Esta maniobra ha provocado un fuerte debate dentro de la propia administración Trump, puesto que no saben cómo crear excepciones para los envíos de ayuda humanitaria, teniendo en cuenta que los hutíes son la autoridad de facto en el norte de Yemen, además de controlar el aeropuerto de Saná, la capital, y el puerto de Hodeida.