Irán está enriqueciendo más uranio que antes del acuerdo nuclear

La presión que se cierne sobre el Gobierno amenaza con una crisis del régimen
Vista del reactor nuclear de agua en Arak, Irán, el 23 de diciembre de 2019

PHOTO/WANA (Agencia de Noticias de Asia Occidental)  -   Vista del reactor nuclear de agua en Arak, Irán, el 23 de diciembre de 2019

El presidente iraní, Hasán Rohaní, ha anunciado este jueves que están enriqueciendo actualmente más uranio que antes de llegar al acuerdo nuclear, el denominado Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés), de 2015. “La presión ha aumentado sobre Irán pero continuamos progresando”, ha asegurado el mandatario.

Estas declaraciones se producen después de que los tres países europeos signatarios, Francia, Alemania y Reino Unido -conocidos como E3- tomaran la decisión de activar el mecanismo de disputa del acuerdo nuclear, lo que ha desencadenado toda una oleada de reacciones en Irán. La principal ha venido del ministro de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, quien ha denunciado públicamente en su cuenta de Twitter cómo Estados Unidos trató de chantajear a la órbita comunitaria para acabar con el JCPOA.

El responsable de la política exterior ha compartido en dicha red social una exclusiva del diario estadounidense The Washington Post en la que se revela que “días antes de que los europeos advirtieran a Irán de las violaciones del acuerdo nuclear, Trump amenazó en secretó con imponer un arancel del 25% a los automóviles europeos si no lo hicieran”. “Apaciguamiento confirmado. El E3 vendió los restos del JCPOA para evitar las nuevas tarifas de Trump. No va a funcionar mis amigos. Solo consiguieron abrir más su apetito. ¿Recuerdas a tu matón de la secundaria? Si quieres vender tu integridad, adelante. Pero no asuma un alto fundamento moral/legal. No lo tienes”, ha escrito el ministro iraní en Twitter.

Con anterioridad, ya se había pronunciado el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Abbas Mousavi, con un mensaje contundente: “Si los europeos quieren explotar el proceso de resolución de disputas en la Comisión Conjunta del JCPOA, deben prepararse para aceptar sus consecuencias”. Asimismo, el viceministro de Relaciones Exteriores para Asuntos Políticos, Abbas Araghchi, aseguró que el reciente movimiento del trío europeo “es un error de decisión en un momento equivocado”, según ha recogido la agencia estatal de noticias IRNA.

“Los cinco pasos de Irán para reducir el cumplimiento del acuerdo son el resultado de la activación del mecanismo, ya que Irán tiene el derecho de reducir sus compromisos proporcionalmente al incumplimiento de las otras partes en virtud del acuerdo internacional”, añadió Araghchi al respecto. Además, aseveró que “si los estados europeos cumplieran sus compromisos, todos los pasos nucleares de Irán serían reversibles”.

El último recurso del mecanismo de resolución de disputas prevé, entre otras vías, la reimposición de las sanciones a la República Islámica, lo que se ha denominado como 'snapback'.

Cabe destacar, en este punto, que uno de los países que más contundentemente ha rechazado la decisión del E3 ha sido China. “Nosotros creemos que dicha medida no ayudará a resolver problemas o reducir tensiones. China siempre opina que hay fuertes razones en la reducción de los compromisos nucleares de Irán: EEUU abandonó de forma unilateral el acuerdo y ejerció una máxima presión contra Irán sin considerar las normas internacionales. Esta es la razón principal de la tensión surgida en el caso nuclear de Irán”, ha declarado el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores del gigante asiático, Geng Shuang. 

También este jueves, las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF, por sus siglas en inglés) han hecho público un informe en el que aseguran que Irán tiene actualmente 850 kilogramos de uranio enriquecido al 4%, lo que supone una cantidad tres veces superior a lo que habían conseguido el verano pasado, esto es, 300 kilos. Según se explica en el análisis de las IDF, el país liderado por Rohaní necesitaría 40 kilos de uranio enriquecido al 90% para crear una bomba nuclear, una meta que podría conseguirse a finales de este mismo año, si bien para la mayoría de los analistas, se requeriría un periodo de tiempo mucho mayor.

Mapa de Irán que muestra las principales instalaciones nucleares
AFP/AFP - Mapa de Irán que muestra las principales instalaciones nucleares
¿Hacia el ocaso de los ayatolás?

En una conferencia de prensa celebrada en Washington, el expríncipe heredero de Irán, Reza Pahlavi -hijo del antiguo sha Mohammad Reza Pahlavi-, ha asegurado que el régimen clerical colapsará en unos meses, por lo que las potencias occidentales no deben negociar con él. “Es solo cuestión de tiempo que alcance su clímax final […] Lo que se está viviendo ahora no es muy diferente de los últimos tres meses de 1978 antes de la revolución”, ha señalado el heredero de la monarquía iraní en unas declaraciones recogidas por Al-Arabiya. “Hace tiempo que ha llegado la hora de reconocer que este no es un régimen normal y que no cambiará su comportamiento […] Mis compatriotas han entendido que este régimen no puede ser reformado y debe ser eliminado”, ha agregado en esta línea.

Los últimos desarrollos que han tenido lugar en Oriente Medio han sometido a Irán a una presión sin precedentes. Tras la muerte del comandante de las Fuerzas Quds, el general Qassem Soleimani, en una ofensiva estadounidense, los acontecimientos se han precipitado. El ambiente de guerra que se formó como resultado de la escalada de tensiones entre los dos bloques antagónicos propició el “error humano” que derribó el avión ucraniano con 176 personas a bordo.

Las manifestaciones que comenzaron el pasado 15 de noviembre por el incremento en los precios de la gasolina, aparentemente sofocadas, volvieron a estallar con lemas de “¡Muerte a los mentirosos!” y proclamas contrarias al Gobierno de Teherán. En este contexto, la represión policial, que de acuerdo con informaciones de Reuters dejó un saldo de 1.500 personas muertas, ha levantado críticas feroces en la esfera internacional.

El último movimiento del E3 tampoco ha ayudado. La posibilidad de la reimposición de las sanciones podría socavar, todavía más, la economía debilitada del país. La nueva ronda de medidas punitivas anunciadas por EEUU en la primera semana de enero, en respuesta al ataque iraní contra dos bases militares iraquíes, ha hecho que Irán haya sufrido “un duro golpe”, según ha desvelado recientemente el Instituto de Finanzas Internacionales (IFF).

El grupo comercial estima, en este sentido, que “la economía iraní se contraerá un 7,2% para el año fiscal actual 2019-2020 (que finaliza en marzo), lo que representa una contracción aún más profunda que la estimada del 4,6% para el año anterior”. El IFF señala a la disminución de las exportaciones de petróleo como principal responsable de la crisis, puesto que cayeron más del 85%, a los 0,4 millones de barriles por día (bpd) en los últimos meses, tras haber alcanzado en mayo de 2018 un pico máximo d 2,8 millones de bpd.