Irán lanza 22 misiles contra dos bases militares estadounidenses en Irak

El ataque responde al asesinato del general Qassem Soleimani el pasado viernes en cuyo funeral murieron, al menos, 56 personas por una estampida
Paracaidistas estadounidenses embarcan en Fort Bragg (Carolina del Norte) con destino a Oriente Medio el pasado 4 de enero (Hubert Delany III / AP)

Hubert Delany III / AP  -   Paracaidistas estadounidenses embarcan en Fort Bragg (Carolina del Norte) con destino a Oriente Medio el pasado 4 de enero

Concretamente 22 misiles cayeron durante la noche de martes a miércoles en la base aérea de Ain al Asad, en el desierto al oeste de Irak, y en la de Erbil, que albergan tropas estadounidenses, según avanzó la televisión estatal de Teherán y confirmó una fuente a AFP. Sin embargo, el comunicado iraní de los Guardianes de la Revolución solo menciona el ataque contra Ain al Asad, mientras un portavoz del Pentágono comentaba que no está claro si ha habido víctimas y que se están evaluando los daños en unas instalaciones utilizadas por tropas de la coalición internacional y también iraquíes. 

El presidente estadounidense, Donald Trump, fue informado del ataque y se mantiene en contacto con su equipo de seguridad nacional, de acuerdo con la Casa Blanca, mientras que medios estatales iraníes atribuyeron la agresión a los Guardianes de la Revolución de Irán. Trump, en principio restó importancia al ataque y hoy hará una declaración.

Por el momento se desconocen los daños causados por el ataque.

Minutos después del ataque, el propio Gobierno iraní daba a conocer la ejecución de la operación Martirio Soleimani, anunciando el lanzamiento de “decenas de misiles tierra aire”. Asimismo, Teherán advertía a los aliados estadounidenses de que no tomaran represalias, y advertía a Trump de que tomarían medidas “todavía más devastadoras” en caso de que el ataque fuera respondido. 

El ataque, del que se desconocen los efectos ni las posibles bajas, se produce apenas 24 horas después de que Estados Unidos informara “por error” de su intención de retirar las tropas del territorio iraquía través de una carta que, posteriormente, fue desmentida.

La operación llega tras el asesinato del alto general iraní Qassem Soleimani, en lo que se interpreta como la venganza de Teherán tras lo ocurrido el pasado viernes. 

La base aérea de Assad se encuentra en la provincia occidental de Anbar en Irak. Fue utilizado por primera vez por las fuerzas estadounidenses después de la invasión liderada por Estados Unidos en 2003 que derrocó al dictador Saddam Hussein. Más tarde vio tropas estadounidenses estacionadas allí en medio de la lucha contra el grupo del Estado Islámico en Irak y Siria.

Al menos 56 muertos y 200 heridos tras una estampida en el funeral de Suleimani en Irán

Al menos 56 personas han muerto y unas 200 han resultado heridas este martes tras una estampida en el funeral del militar iraní Qasem Suleimani en Kerman, su ciudad natal, informa Reuters, citando a la agencia iraní Fars. Debido al suceso, el entierro del militar va a ser pospuesto. Soleimani, asesinado el pasado viernes en Bagdad por orden del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, será enterrado hoy en el cementerio de Kerman. Su muerte ha desatado una escalada de tensión entre Irán y Estados Unidos, con amenazas cruzadas que hacen temer un estallido de violencia.

Calles atestadas de gente durante el funeral de Soleimani en Irán - AFP
AFP - Calles atestadas de gente durante el funeral de Soleimani en Irán

Amenazas de venganza

De hecho, durante los funerales del Soleimani, celebrados durante estos días en Irán, los ciudadanos han llenado las calles, gritando proclamas como "Muerte a América!". 

Los líderes políticos y militares de la República Islámica han alentado y secundado esos deseos de venganza. 

Por ejemplo, el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamkhani, ha afirmado este martes que el país está barajando «  trece escenarios de venganza» como castigo por el asesinato de Soleimani, informa Reuters.

"Los americanos deberían saber que se están debatiendo hasta 13 escenarios de venganza en el Consejo, y que hay consenso de que incluso el escenario más leve sería una pesadilla histórica para los americanos", ha afirmado.