Irán realiza un simulacro de misiles en el golfo de Omán

La Armada iraní comenzó el miércoles maniobras de misiles en medio de tensiones regionales y una campaña de presión de Estados Unidos
Atalayar_Misiles Irán

AFP/HO/IRAN PRESS  -   Lanzamiento del nuevo misil Raad-500

La Armada de Irán comenzó el miércoles un simulacro de misiles de corto alcance en el golfo de Omán en las que participa el mayor portaaeronaves del país, informó la televisión estatal. Mientras tanto, la República Islámica se encuentra en medio de tensiones regionales crecientes por el programa nuclear de Teherán y una campaña de presión de Estados Unidos contra el régimen de los ayatolás. 

Las maniobras de misiles se llevarán a cabo durante dos días en las aguas del sureste del Golfo y se han incorporado dos nuevos buques de guerra fabricadas por Irán. Estos son, el Zereh, de lanzamiento de misiles, o “armadura”, y el Makran, un buque logístico con una plataforma para helicópteros que lleva el nombre de la región costera del sur de Irán.  

En 2018, el expresidente estadounidense Donald Trump retiró unilateralmente a Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), el acuerdo nuclear de Irán. En este trato Teherán había acordado limitar el enriquecimiento de su uranio a cambio del levantamiento de las sanciones económicas. Trump al retirarse citó el programa de misiles balísticos de Irán entre otros problemas para justificar su retirada. 

Irán abandonó gradual y públicamente los límites del acuerdo sobre su desarrollo nuclear después de que EEUU intensificase las sanciones. A principios del 2020 una serie de incidentes cada vez mayores llevaron a Irán y Estados unidos al borde de la guerra.

En las últimas semanas, Irán ha amenazado con enriquecer el uranio con una pureza de hasta el 90%, lo que es suficiente para fabricar armas nucleares. 70% más de lo que había mencionado anteriormente, siendo esta cantidad mucho más grande que el 3,67% que se había comprometido a mantener con la JCOPA.

Así mismo, en este período de tiempo, ha aumentado sus ejercicios militares. La Guardia Revolucionaria iraní realizó el sábado un desfile naval en el golfo arábigo y una semana antes Teherán realizó una maniobra masiva de drones en mitad del país. 

Además, el régimen de los ayatolás se apoderó de un petrolero surcoreano y de sus tripulantes en el Golfo la semana pasada y aún continúa reteniendo el buque en un puerto iraní. La República Islámica, al parecer, ha buscado aumentar su influencia sobre Seúl previamente a las negociaciones sobre miles de millones de dólares en activos iraníes congelados en los bancos surcoreanos vinculados a las sanciones de EEUU contra Irán. 

Asimismo, Mike Pompeo, secretario de Estado estadounidense, acusó a Irán de tener vínculos secretos con la red militante Al-Qaeda. Impuso entonces nuevas sanciones a varios altos funcionarios iraníes; sin embargo, Teherán ha negado dicha acusación