Irán reconoce haber enriquecido 24 toneladas de uranio desde la firma del acuerdo nuclear

 -  

Javier García Gómez

Pie de foto: Instalación nuclear de agua pesada cerca de Arak. AP PHOTO/ISNA HAMID FOROUTAN

La República Islámica de Irán ha enriquecido 24 toneladas de uranio desde que firmó en 2015 el acuerdo nuclear (JCPOA, por sus siglas en inglés). Lo ha confirmado Ali Akbar Salehi, jefe de la Organización de Energía Atómica del país. El Gobierno iraní no ha reconocido explícitamente la violación del acuerdo, sin embargo, así lo afirmaron las declaraciones que hizo Salehi durante una sesión este domingo en el Parlamento, en la que se discutieron aspectos sobre el acuerdo nuclear y los últimos acontecimientos entorno a este.

El analista de asuntos políticos, Reza Taghizadeh, durante una terturlia en Radio Farda, concretó que la intención de las autoridades persas con estas afirmaciones es la de “demostrar que Irán se encuentra en una posición de fuerza”. Además, apuntó que, de las 24 toneladas de uranio enriquecido producidas, 23 se han exportado fuera del país persa. Se calcula que el país asiático cuenta de 300 a 350 kilogramos de reserva. 

“Cuando Irán enriquece uranio, debe mantener un máximo de 300 kilogramos y entregar el resto a Rusia. Desde allí, el uranio se envía a Kazajistán y se almacena en un banco instalado por la Agencia Internacional de la Energía Atómica (OIEA). Irán recibe a cambio uranio natural”, explica Taghizadeh. La OIEA ya hizo público recientemente que el país persa había violado sus compromisos a principios del mes de julioal exceder el límite de enriquecimiento de 300 kilogramos sin exportarlos en un 3.67%. Así, Irán dio un paso en la dirección contraria a sus compromisos con el JCPOA como respuesta a las sanciones económicas impuestas por EEUU después de que el país norteamericano abandonara el acuerdo. Sin embargo, esta organización internacional no hizo mención a estas reservas de uranio enriquecido de 24 toneladas. Esto supone otra declaración más en contra de sus compromisos en medio de un clima ya tenso con occidente. 

Además, parece que Teherán va a continuar con su actividad en materia nuclear al margen de los acuerdos. Este domingo, Sergei Ryabkov, el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, afirmó que Irán planea reducir todavía más sus obligaciones: “Algunos participantes en el acuerdo piensan que Irán debe volver a la implementación de sus compromisos por completo sin ninguna reserva o condición adicional. Pero en la situación actual, parece absolutamente irreal”, como ha recogido la agencia TASS. El Gobierno persa ha sobrepasado los límites acordados en su almacenamiento de uranio empobrecido y tiene intención de aumentar sus reservas de uranio enriquecido hasta 4,5% según ha comentado la agencia AP. 

Ante esta situación, Europa ha dado un paso al frente y ha tomado protagonismo en el marco del acuerdo nuclear. Hace unas semanas Federica Mogherini, alta representante de la Unión Europea (UE) para la política exterior, afirmó que la violación de Irán anunciada por la OIEA no representaba un “incumplimiento significativo”. Estas palabras fueron duramente criticadas por EEUU e Israel. Alemania, Francia y el Reino Unido, países firmantes del JCPOA, han puesto en activo un mecanismo financiero con el país persa que permite diseñar la posibilidad de que empresas europeas e iraníes comercien sin flujos financieros directos, sobrepasando, así, el sistema financiero de EEUU. 

Recientemente, la UE ha expresado su apoyo a la implementación del JCPOA llamando a acciones prácticas para levantar las sanciones: “Los participantes (de la Comisión Conjunta con Irán) han reafirmado su continuación en el compromiso de preservar el JCPOA, recuerdan que los compromisos nucleares y el levantamiento de sanciones son partes esenciales del acuerdo”. En este comunicado la UE también ha hecho hincapié en su apoyo al proyecto de reconstrucción del reactor de Arak, contemplado en el acuerdo, que también ha tenido buenas palabras por parte del ministro iraní Saheli: “Estamos satisfechos con el proceso del plan”, el cual también incluye como promotor a China. 

El pasado domingo en Viena tuvo lugar una reunión para sustentar el famoso pacto nuclear de 2015. En este encuentro se buscó retomar el diálogo entre los países firmantes para salvaguardar el pacto tras la salida norteamericana. Aquí, Irán expresó su intención de seguir vendiendo su petróleo pese a las sanciones de EEUU. El país norteamericano buscó dar un duro golpe a la economía del país asiático con las sanciones y así obligarle a suscribir un pacto más restrictivo. Sin embargo, todas estas acciones han desencadenado en una serie de tensiones en Oriente Próximo, ya espacio de conflicto entre Irán y la mayoría de países árabes con Arabia Saudí al frente, debido al peligro creciente de amenaza nuclear; y por otra parte, el conflicto que se está desarrollando en el estrecho de Ormuz con la interceptación de buques comerciales británicos y el envío por parte del país europeo de fragatas militares a la zona.