Irán se centrará en mejorar la economía tras lograr el acuerdo nuclear

 -  

Álvaro Mellizo/Agencia EFE

Pie de foto: El presidente de Irán, Hasán Rphaní, durante la comparecencia de prensa.

El Gobierno iraní del moderado Hasán Rohaní centrará sus esfuerzos durante el resto de legislatura en mejorar la situación económica, una vez que ya logró recuperar las relaciones con la comunidad internacional tras el acuerdo nuclear con el Grupo 5+1Así lo expresó este sábado Rohaní en una extensa rueda de prensa en la que realizó un balance de los logros de su Gobierno desde que asumió en agosto de 2013 y en la que respondió a todo tipo de inquietudes sobre la situación del país y sus relaciones internacionales tras la nueva ventana abierta al mundo con el pacto anunciado el pasado 14 de julio en Viena.

En su comparecencia, Rohaní apuntó que "Irán es visto ahora como un país que busca la paz" y que los intentos de "resucitar la iranofobia" están fracasando, lo que abre la puerta a una mejor interrelación con el mundo y al desarrollo del comercio y la inversión para mejorar la situación del país.

En ese sentido, el presidente insistió que el trabajo ahora se centrará en profundizar las políticas económicas desarrolladas, que han buscado "evitar causar rupturas sociales" y que de momento han tenido éxito para "calmar a los mercados, contener la inflación y salir de la recesión".

Rohaní se mostró satisfecho por el éxito obtenido pese a la "fuerte caída del precio del petróleo" en los últimos meses, principal fuente de ingresos del país, y las sanciones que todavía lastran la economía iraní.

El presidente indicó que aún están por ver los efectos del acuerdo nuclear, ya que ni siquiera se han puesto en marcha las previsiones del pacto, y dijo que se verán en unos meses.

"Llevará tiempo producir más y vender más y que el dinero llegue al tesoro. Pero lo que importa es que tenemos ahora más confianza de la gente y más esperanza y eso es lo que hemos logrado. Hay confianza el Gobierno para que pueda lograr sus objetivos", explicó.

Rohaní apuntó que el enorme flujo de empresas extranjeras que se han acercado a Irán tras el anuncio del pacto nuclear para invertir e impulsar el comercio serán el motor para atajar el gran problema que su Gobierno deberá atajar en los dos años que le restan en el poder, que es el desempleo.

En ese sentido, advirtió que los extranjeros "no hacen bien" en ver en Irán tan solo un "mercado de 80 millones de consumidores".

"Yo en las reuniones que he tenido les he dicho que nuestra política es que aquí hay que traer tecnología e inversión y participar de este mercado desde aquí. Y que el fin último de esta aproximación es atajar el desempleo, que es el reto que tenemos y queremos solucionar", dijo.

Así, pidió "planes de inversión" para los sectores de la economía iraní no petrolíferos, que se basen en "sociedades conjuntas" y en la transferencia de tecnología.

Rohaní también apuntó que uno de los mayores valores de la economía iraní es su capital humano y resaltó que particularmente los jóvenes están esperanzados en la mejora del país, lo que ha causado que en los últimos meses se haya revertido la "fuga de cerebros" y que muchos iraníes formados o empleados en el exterior estén regresando al país.

En cuanto a otros asuntos, Rohaní apuntó que su país no renunciará a sus políticas de defensa pese al acuerdo nuclear y que seguirá pendiente para mantener un "poder disuasorio" y evitar cualquier posible "infiltración" de Occidente en la República Islámica, al tiempo que buscará mejorar sus relaciones políticas y económicas con Rusia, la India y China.

Además, señaló que el acuerdo nuclear servirá para mejorar, y no empeorar como señalan algunos críticos, las relaciones iraníes con sus vecinos árabes, ya que es un pacto diseñado para "generar confianza".