Irán va a enviar las cajas negras del avión derribado a Ucrania

Los investigadores europeos habían pedido acceder al registro de vuelo
Avión ucraniano en Teherán

PHOTO/AP  -   Restos del avión siniestrado en Teherán el pasado 8 de enero

Teherán va a enviar a Kiev las cajas negras del avión de Ukraine International Airlines (UIA) derribado por error en Irán con 176 personas a bordo, según ha anunciado la Organización de la Aviación Civil de este país. El director general de la Junta de Investigación de Accidentes de la Organización, Hasan Rezaifar, ha explicado que, a petición de las autoridades ucranianas, las cajas negras “no se leerán en Irán, sino que se transferirán a Ucrania para su análisis y lectura”.

En ese proceso en Kiev, participarán expertos de Francia, Canadá y Estados Unidos, ha detallado Rezaifar, citado por la agencia semioficial Tasnim. Si el análisis de las cajas negras no es posible en Kiev, estas serán enviadas, según el responsable iraní, a Francia.

El pasado 15 de enero, la Fiscalía General de Ucrania y el Servicio de Seguridad del país (SBU) pidieron a Irán la entrega de las cajas negras para asegurar su descodificación “adecuada” y para “preservar las pruebas”. Por su parte, el Gobierno canadiense ha demandado a las autoridades iraníes que indemnicen a las familias de las 176 víctimas del siniestro, ocurrido el pasado día 8, y abogó por enviar las cajas negras a Francia o al propio Canadá.

Caja que contiene supuestamente las dos cajas negras recuperadas del avión ucraniano estrellado en Teherán
PHOTO/ IRIB VIA WANA/Handout vía REUTERS - Caja que contiene supuestamente las dos cajas negras recuperadas del avión ucraniano estrellado en Teherán

En la tragedia del Boeing 737 de UIA, murieron 82 iraníes, 57 canadienses y 29 personas que residían en el país norteamericano, y once ucranianos (dos pasajeros y nueve tripulantes), entre otras nacionalidades. Las autoridades iraníes negaron durante los primeros días que se tratara de un derribo, hasta que el pasado 11 de enero, las Fuerzas Armadas reconocieron que abatieron involuntariamente el aparato al confundirlo con un misil de crucero.

Esta catástrofe coincidió con un aumento de las tensiones entre Teherán y Washington tras el asesinato en un bombardeo estadounidense del general iraní Qassem Soleimani y el posterior ataque de Irán a una base en Irak con tropas norteamericanas. El derribo ha causado una gran indignación entre la población iraní, que protagonizó durante varios días protestas limitadas contra el sistema islámico.