Irán vuelve a retar a Estados Unidos con el envío de cuatro buques de petróleo a Venezuela

El Departamento de Justicia estadounidense ha presentado una orden de incautación para confiscar el crudo iraní a bordo de estos cargueros
Cinco buques cisterna iraníes dirección Venezuela el domingo 17 de mayo de 2020, como parte de un acuerdo entre las dos naciones sancionadas por Estados Unidos en medio de las crecientes tensiones entre Teherán y Washington

PHOTO/REUTERS  -   Cinco buques cisterna iraníes dirección Venezuela el domingo 17 de mayo de 2020, como parte de un acuerdo entre las dos naciones sancionadas por Estados Unidos en medio de las crecientes tensiones entre Teherán y Washington

En mayo, Teherán retó a Washington en las costas del Caribe con el envío de cinco petroleros que supuestamente habrían llevado 1,5 millones de barriles a Venezuela, un país sumido en una triple crisis (política, económica y social) sin precedentes.  Un mes y medio más tarde, el Departamento de Justicia ha presentado una demanda y una orden de incautación ante un tribunal del distrito de Columbia, para confiscar el petróleo iraní a bordo de cuatro buques que se dirigen hacia este mismo país, apenas una semana después de imponer nuevas sanciones a los capitanes de los cargueros pertenecientes a la República Islámica que transportaron recientemente gasolina a la nación presidida por Nicolás Maduro. 

El nuevo memorando elaborado por el Departamento de Justicia este jueves acusa a la Guardia Revolucionaria iraní de enviar petróleo al país latinoamericano a través de los buques de carga Bella, Bering, Pandey y Luna.  En este documento se afirma que los beneficios de las ventas de petróleo apoyan “toda la gama de actividades atroces del IRGC, incluida la proliferación de armas, el apoyo al terrorismo y diversos abusos de los derechos humanos, tanto en el país como en el extranjero”, han aseverado. 

Venezuela – un país que cuenta con las mayores reservas de crudo del mundo --- sufre una grave escasez de gasolina, provocada por la mala gestión por parte del Gobierno y por las sanciones impuestas por Estados Unidos a su sector petrolero.  En estos momentos, un equipo de técnicos israelíes está trabajando en la compañía petrolera estatal venezolana gracias a un plan de cooperación entre ambas naciones. En el marco de este acuerdo, Irán proporcionará trabajadores y técnicos al país latinoamericano a cambio de aproximadamente nueve toneladas de oro por un valor de 500 millones de dólares. 

Maduro sostiene un lingote de oro, en una imagen de archivo
PHOTO/PALACIO DE MIRAFLORES via REUTERS - Maduro sostiene un lingote de oro, en una imagen de archivo

Durante los últimos meses, la Administración del presidente Donald Trump ha bloqueado el comercio de energía entre Irán y Venezuela con el objetivo de acabar con el Gobierno de Maduro. Los fiscales encargados de redactar este documento legal han aseverado que los cargamentos involucran a la Guardia Revolucionaria iraní, considerada por Estados Unidos como una “organización terrorista”. Según la demanda, en estos momentos, a bordo de los cuatro cargueros hay más de 1,1 millones de barriles de petróleo iraní. Así, el Bella transportaría 302.502 barriles, el Bering, 302.522, el Luna, 259.700 y el Pandi, 298.484. 

Por otro lado, el país presidido por Donald Trump ha anunciado también este jueves el levantamiento de las sanciones impuestas hace un mes contra empresas navieras y buques que operaban en el sector petrolero venezolano, según la agencia de noticias France Press. “La eliminación de las sanciones es posible para personas y entidades designadas que toman acciones concretas y significativas para restaurar el orden democrático, se pronuncian contra los abusos del régimen ilegítimo de Maduro o combaten la corrupción en Venezuela”, han subrayado. 

“Somos dos naciones rebeldes, dos naciones revolucionarias que nunca se arrodillarán ante el imperialismo estadounidense. Venezuela tiene amigos en este mundo y amigos valientes en eso”. Con estas palabras el presidente de Venezuela dio la bienvenida al primer carguero de combustible enviado a Venezuela, a pesar de las sanciones impuestas por Estados Unidos para evitar este tipo de relaciones comerciales.  El canciller venezolano, Jorge Arreaza, calificó estas medidas como un “derroche de soberbia” y las describió hace una semana “como una prueba de odio de los halcones de Donald Trump contra todos los venezolanos, más allá de sus posiciones políticas”. 

La gente pasa por delante de una gasolinera con un cartel que dice "No hay gasolina", debido a la falta de petróleo en Caracas, el 14 de mayo de 2020 en medio del brote del coronavirus
AFP/ FEDERICO PARRA - La gente pasa por delante de una gasolinera con un cartel que dice "No hay gasolina", debido a la falta de petróleo en Caracas, el 14 de mayo de 2020 en medio del brote del coronavirus 

En respuesta a la demanda de Estados Unidos, Alireza Miryousefi, portavoz de la misión iraní ante las Naciones Unidas, ha señalado que cualquier acción perpetrada por Estados Unidos para evitar el comercio legal de Irán con países como Venezuela podría ser calificado como un “acto de piratería”. “Cualquier intento en alta mar de impedir que Irán se dedique al comercio lícito con cualquier país que elija será un acto de piratería, puro y simple. No es una sorpresa, ya que Estados Unidos ha demostrado sistemáticamente que no tiene respeto por el derecho marítimo e internacional. Además, ha intentado suplantar el derecho internacional con sus leyes internas. Esto es una amenaza directa a la paz y la seguridad internacional y va en contra del derecho internacional, incluida la Carta de las Naciones Unidas”, ha puntualizado a través de la red social Twitter. 

Venezuela ha tenido que hacer frente durante los últimos años a problemas como el desabastecimiento de productos básicos, el déficit fiscal o la inflación. En este escenario, la caída de los precios del petróleo ha empeorado aún más la situación económica que sufre la nación bolivariana que, en medio de esta crisis exacerbada por la pandemia del coronavirus, ha sido convocada a elecciones parlamentarias el próximo 6 de diciembre.