Irán y China firman un acuerdo de cooperación de 25 años

El pacto incluirá factores políticos, estratégicos y económicos
El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi (Derecha), estrecha la mano del ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, durante su reunión en la Casa de Huéspedes del Estado de Diaoyutai en Pekín el 31 de diciembre de 2019

AP/NOEL CELIS  -   El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi (Derecha), estrecha la mano del ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, durante su reunión en la Casa de Huéspedes del Estado de Diaoyutai en Pekín el 31 de diciembre de 2019

Wang Yi, ministro de Relaciones Exteriores de China, llegó a Teherán este viernes para firmar un acuerdo con Irán. De esta manera los dos países acercan posturas en un nuevo frente abierto con Estados Unidos y la Unión Europea, ya que tanto Teherán como Pekín están sujetos a sanciones desde Washington y Bruselas. “Creemos que este documento puede ser muy eficaz para profundizar las relaciones entre Irán y China”, declaró el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní. 

Esta visita se produce poco después de la reunión entre Wang Yi y su homólogo ruso, Sergei Lavrov. “Las relaciones entre Rusia y China se encuentran en su mejor momento, están libre de ataduras ideológicas, no están sujetas a oportunismo y no se dirigen contra nadie”, señalo Lavrov, afianzando la cordialidad entre ambos países. Asimismo, en la reunión se criticaron las injerencias desde Estados Unidos y la Unión Europea en “asuntos internos”.

Anteriormente, Wang Yi también se había reunido con el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken. No obstante, estas conversaciones entre China y Estados Unidos no fueron tan amables como las que se llevaron a cabo con Rusia. Funcionarios chinos acusaron a Washington de incitar a otros países a “atacar China”, mientras que Blinken declaró que algunas acciones de China “amenazan el orden basado en reglas que mantiene la estabilidad global”.

El presidente chino Xi Jinping, izquierda, saluda al presidente iraní Hasán Rohaní en la Cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en Qingdao, en la provincia de Shandong, al este de China, el domingo 10 de junio de 2018
PHOTO/AP - El presidente chino Xi Jinping, izquierda, saluda al presidente iraní Hasán Rohaní en la Cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en Qingdao, en la provincia de Shandong, al este de China, el domingo 10 de junio de 2018.

La reunión de Wang Yi en Teherán ha seguido la línea de la que mantuvo con Sergei Lavrov. China e Irán han mantenido relaciones afables y en 2020 firmaron un acuerdo de asociación estratégica en comercio, política, cultura y seguridad. Este nuevo tratado fortalece las relaciones entre los dos países asiáticos y complementa el pacto firmado anteriormente. “Este documento es una hoja de ruta completa con cláusulas políticas, económicas y estratégicas que cubren la cooperación comercial, económica y de transporte, con un enfoque especial a los sectores privados de las dos partes”, anunció Saeed Khatibzadeh, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán. Hua Liming, exembajador chino en Teherán recalcó la importancia del país persa en asuntos de política exterior china. “Irán es un estado clave en la Iniciativa de la Franja y la Ruta, y uno de los principales exportadores de petróleo a China”, declaró Liming al medio chino Global Times. La Iniciativa de la Franja y la Ruta, también conocida como Nueva ruta de la Seda, es un megaproyecto desarrollado por Xi Jinping que atravesará varios países de Asia, Europa, África y Oriente Medio. El diplomático chino también hizo referencia a las sanciones estadounidenses, que junto con la pandemia de la COVID-19, “están afectando profundamente al país". “Estamos ansiosos por fortalecer la cooperación para mejorar las relaciones bilaterales”, añadió. 

Uno de los planes en cuanto a política exterior del nuevo presidente estadounidense Joe Biden era reactivar las conversaciones con Irán acerca del acuerdo nuclear que abandonó Donald Trump en 2018. Irán insiste en eliminar las sanciones antes de continuar con las negociaciones. Este nuevo acercamiento entre China e Irán parecen truncar los planes de Biden.

Sergei Lavrov, ministro de Exteriores de Rusia, y Wang Yi, ministro de Exteriores de China
Sergei Lavrov, ministro de Exteriores de Rusia, y Wang Yi, ministro de Exteriores de China

Con este nuevo pacto entre Pekín y Teherán las bases del eje China-Rusia-Irán se consolidan y se preparan para hacer frente a Estados Unidos y la Unión Europea. Además, en los últimos meses los tres países han realizado maniobras navales conjuntas en el océano Índico. En algunas de estas operaciones también se ha unido India. Por otra parte, el bloque occidental formado por Estados Unidos y la Unión Europea se afianza para enfrentar en común las posibles amenazas. Joe Biden, durante una reunión virtual de los líderes de la UE, ha declarado su intención de “revitalizar” las relaciones entre Washington y Bruselas. Biden animó a sus socios europeos a “trabajar juntos en intereses compartidos de política exterior” y también mencionó un “compromiso continuo” con Turquía. La Unión Europea ha aceptado un acercamiento con el Gobierno de Erdogan, aunque el presidente turco no ha recibido la noticia con gran agrado. Ankara tendrá que elegir en que banco prefiere estar, aunque cabe destacar su simpatía por Vladimir Putin, al que defendió de las acusaciones de “asesino” de Biden. Asimismo, los dos países están construyendo una central nuclear en Mersin, al sur de Turquía.