Irán y Cuba estrechan su alianza y animan a Biden a “enmendar los errores de Trump”

Las sanciones interpuestas por Estados Unidos han llevado a ambos países a reforzar su cooperación económica, sanitaria y científica
Miguel Díaz Canel Cuba

AFP/YAMIL LAGE  -   El presidente cubano Miguel Díaz Canel habla con la prensa después de votar en el referéndum para la nueva Constitución cubana en La Habana, el 24 de febrero de 2019

Cuba e Irán se han sentado juntos a esperar el resultado de las elecciones americanas. Y es que justo este fin de semana ambos países han celebrado varias reuniones diplomáticas para estrechar su alianza. En un primer lugar, los ministros de Exteriores de Cuba e Irán reafirmaron en La Habana sus lazos bilaterales y denunciaron las sanciones impuestas a ambos por Estados Unidos.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ha hablado con el canciller de Irán, Mohammad Javad Zarif, sobre las distintas oportunidades de cooperación en los sectores científico-técnico y de salud entre ambos países.

Esta es una de las primeras visitas de un dignatario extranjero de alto nivel a la capital caribeña después que la pandemia de la COVID-19 paralizara la vida en el país durante casi seis meses.

Según han informado fuentes oficiales del Gobierno cubano, en un "ambiente cordial", Díaz-Canel y Zarif abordaron distintas "vías para seguir desarrollando los vínculos económicos, comerciales y de cooperación". El diario estatal Granma también ha mencionado el debate que tuvieron sobre la búsqueda de oportunidades para el trabajo conjunto en la esfera científico-técnica y la salud.

A pesar de que la administración del Gobierno de Donald Trump ha endurecido las sanciones a ambos países, históricamente Estados Unidos ha tenido una relación de enemistad con Cuba e Irán, por lo que ambos países se han visto obligados a estrechar sus lazos para crear vínculos políticos, comerciales y tecnológicos.

"Estamos juntos en estos tiempos difíciles", ha dicho el ministro Zarif, a su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, al inicio de las conversaciones que se celebraron a puerta cerrada. Zarif ha acusado al Gobierno de Estados Unidos de practicar "terrorismo económico" contra Irán y Cuba. Ambas naciones, junto a Venezuela, han sufrido durante la etapa de Trump un endurecimiento de las sanciones financieras y comerciales de Washington.

Con el anuncio de la victoria en la Casa Blanca del demócrata Joe Biden, ambos países han emitido sus mensajes oficiales de felicitación y un pequeño guiño de esperanza para que esta línea de sanciones y políticas duras puedan cambiar.

El presidente iraní, Hasan Rohaní, pidió este domingo al próximo Gobierno estadounidense a "compensar los errores cometidos por Trump”, haciendo alusión a la salida de Estados Unidos del pacto nuclear y la imposición de sanciones más duras. 

Rohaní dijo también a través de la página de la Presidencia iraní que “ha llegado el momento de que Washington, respetando las normas globales, vuelva a la senda del cumplimiento de las obligaciones internacionales".

Por su parte, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel ha emitido un mensaje en Twitter este domingo reconociendo que “en sus elecciones presidenciales, el pueblo de EEUU ha optado por un nuevo rumbo”. Díaz-Canel ha dicho que Cuba cree “en la posibilidad de una relación bilateral constructiva y respetuosa de las diferencias”. 

Joe Biden
PHOTO / Archivo - El presidente electo de los Estados Unidos Joe Biden
Las sanciones estadounidenses ahogan a Irán y a Cuba 

En el caso de Cuba, el refuerzo del embargo impuesto por Washington desde hace seis décadas y la suspensión del turismo por la pandemia del coronavirus han profundizado la ya grave crisis económica que vive el país.

Según Amnistía Internacional, “durante casi medio siglo Estados Unidos ha impuesto unilateralmente un embargo económico, comercial y financiero a Cuba. La severidad y el alcance de las sanciones han variado, dependiendo de los acontecimientos políticos en Cuba, en Estados Unidos y en el resto del mundo”, explica la ONG en un comunicado.

Estados Unidos impuso las primeras sanciones económicas a Cuba en 1960, interrumpiendo por completo las importaciones de caña de azúcar desde este país. Aquella sanción fue una respuesta a la nacionalización, por parte de Cuba, de los bienes y empresas extranjeros, en su mayoría propiedad de ciudadanos estadounidenses.

Desde entonces, el gobierno estadounidense ha aumentado el alcance de las sanciones contra Cuba. El embargo comercial inicial se ha ampliado hasta convertirse en un conjunto de sanciones económicas, financieras y comerciales basado principalmente en seis leyes.

Entre las normativas más graves impuestas a Cuba se encuentran la “Ley de Comercio con el Enemigo”, las “Regulaciones al Control de los Activos Cubanos” (1963) y la “Ley para la Democracia en Cuba” (1992), conocida también como Ley Torricelli. La última ley emitida contra el país isleño fue en el 2000 con la “Ley de Sanciones Comerciales e Incremento del Comercio”.

Respecto a Irán, el país estadounidense lleva desde 1979 imponiendo sanciones contra la República islámica. En los años 80 Estados Unidos emitió la Ley 12170 que dictaba la congelación de unos 12.000 millones de dólares en activos iraníes, incluidos depósitos bancarios, oro y otras propiedades, y un embargo comercial. 

Las sanciones aumentaron a lo largo de la historia tras las acusaciones de varios presidentes americanos de tener contacto y financiar a grupos terroristas. Así llegamos a 2006, cuando el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la Resolución 16963 e impuso sanciones a la República islámica después de que se negara a suspender su programa de enriquecimiento de uranio.

Estás sanciones han sido levantadas a finales de este año 2020 gracias al Pacto Nuclear que se firmó en 2015, pero Estados Unidos se salió del pacto en 2018, decisión tomada por Donald Trump. El presidente saliente ha incentivado a los países del Consejo a mantener y endurecer las medidas, pero no ha conseguido convencer con su mensaje. En represalia, Estados Unidos anunció que sancionaría a todo aquel que tuviera relaciones con Irán, creando muchas tensiones y problemas dentro de la Unión Europea y el resto de países latinoamericanos.

Irán y Venezuela
PHOTO/AFP - El Ministro de Relaciones Exteriores de Irán,Mohammad Javad Zarif junto al Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza

El ministro de Exteriores cubano ha agradecido a su contraparte iraní la postura que mantiene la República islámica en contra del embargo que Estados Unidos impone a Cuba. Ambos cancilleres destacaron que su encuentro servirá para reforzar la alianza bilateral en varios ámbitos, desde la economía hasta la salud y la ciencia.

Cuba e Irán mantienen una estrecha relación bilateral en varias áreas, que incluye doce convenios vigentes para la exención de visados diplomáticos y de servicios. Además, a principios del año pasado las autoridades de ambos países acordaron en La Habana aumentar la cooperación económica, científica y técnica.

El presidente de Irán, Hasán Rohaní, visitó el país caribeño en 2016, y en septiembre de 2018 volvió a reunirse con Miguel Díaz-Canel con motivo de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, en ese caso para evaluar propuestas de colaboración en la esfera de la salud.

A lo largo de este año Irán ha suministrado a Venezuela combustible, un recurso que escasea en Cuba debido a la crisis económica y a las sanciones estadounidenses. Se desconoce, sin embargo, si la isla recibe o recibirá petróleo iraní.

Ahora ambos países quedan a la espera de ver cómo finaliza Trump su mandato y cuál es el testigo que recoge Biden respecto a las relaciones exteriores de Estados Unidos. Ambos esperan que se reestablezca el multilateralismo y la apertura económica que tanto ansían, Biden tendrá que pensar cuál va a ser la dirección a tomar: mantener las sanciones o dar paso a una nueva realidad internacional.