Irak espera nuevo primer ministro mientras sigue la tensión

Los manifestantes antigubernamentales quemaron el martes por tercera vez en una semana el Consulado iraní en la ciudad santa de Najaf, en el sur del país
Atalayar_Irak_Protestas_Najaf_Iran

PHOTO/AFP  -   Santuario dedicado al difunto ayatolá chiíta iraquí Mohammed Baqir al-Hakim en la ciudad santa chiíta del sur de Irak, Najaf, el 1 de diciembre de 2019, durante las manifestaciones antigubernamentales.

Los partidos políticos iraquíes se encuentran en conversaciones para elegir a un nuevo primer ministro. Los bloques políticos iraquíes iniciaron este lunes conversaciones para elegir a un nuevo primer ministro tras la dimisión el sábado de Adel Abdelmahdi, forzado por dos meses de protestas en las calles para reclamar más servicios básicos y menos corrupción. Desde el comienzo de las protestas, a principios de octubre, más de 400 personas han muerto y unas 19.000 han resultado heridas.

Mientras los líderes políticos del país continúan las conversaciones sobre la selección de un nuevo primer ministro tras semanas de disturbios generalizados, los manifestantes antigubernamentales siguen mostrando su oposición a al poder político iraquí. El martes los manifestantes antigubernamentales volvieron a quemar el Consulado iraní en el sur de Irak, en la ciudad santa de Najaf, por tercera vez  en una semana. Quemaron neumáticos y los lanzaron hacia la puerta principal de la sede diplomática.

Atalayar_Irak
AP/KHALID MOHAMMED - Manifestantes antigubernamentales y fuerzas de seguridad se enfrentan en River Street durante las protestas en Bagdad, Irak, el martes 3 de diciembre de 2019.

El edificio estaba vacío en el momento del ataque y no hubo víctimas, según un oficial de Policía, informa la agencia AP. Najaf ha sido uno de los puntos álgidos del movimiento de protesta, después de que los manifestantes incendiaran el Consulado iraní el 27 de noviembre y de nuevo el 1 de diciembre. Desde el estallido de las protestas los manifestantes han expresado su oposición a la presencia de Irán en este país árabe y a su influencia sobre el Gobierno iraquí, liderado por chiíes como el de Teherán.

La espera de un nuevo primer ministro parece que se hará larga. La alianza con más escaños en el Parlamento -Sairún- ha renunciado a participar en estos contactos y la responsabilidad de las negociaciones con el resto de partidos políticos ha recaído en la coalición Al Fath, la segunda fuerza de la Asamblea Legislativa. Los diferentes bloques tienen que negociar para lograr el respaldo de la mayoría de los legisladores y trasladar la candidatura al presidente del país, Barham Saleh. Sairún fue la más votada en las elecciones del año pasado, seguida por la coalición Al Fath, mientras en tercera posición quedó la coalición del ex primer ministro Haidar al Abadi, Al Nasr. Los movimientos Al Fath y Estado Derecho han sido blanco de las críticas de los manifestantes por su cercanía a Irán, mientras que importantes figuras chiíes como el clérigo Muqtada al Sadr el ayatolá Alí al Sistani -máxima autoridad religiosa chií del país- han apoyado las protestas. 

Irak_Gráfico

El presidente Barham Salih se reunió con los principales bloques políticos de Irak dado que un plazo constitucional de 15 días para nombrar al próximo primer ministro se acerca, dijeron dos funcionarios iraquíes.  "Los líderes políticos no tienen el lujo del tiempo y deben estar a la altura de las circunstancias", declaró la jefa de la misión de Naciones Unidas para Irak (UNAMI), Jeanine Hennis-Plasschaert, en una intervención por videoconferencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Hennis-Plasschaert también instó a los políticos a hablar con claridad a los iraquíes y "a aportar soluciones, en lugar de dejar (la responsabilidad de Gobierno) en manos de un primer ministro con poco o ningún apoyo".

Entre las exigencias al potencial nuevo primer ministro están que no debe tener acusaciones de corrupción, tiene que comprometerse con un programa de reforma real que cumpla con las demandas de los manifestantes, así como no haber tenido afiliación política anterior. ayatolá Alí al Sistani -máxima autoridad religiosa chií del país- han apoyado las protestas.

En otro incidente, cinco cohetes cayeron dentro de la base aérea de Ain al-Asad, un complejo en el oeste de Anbar que alberga a las fuerzas estadounidenses, sin causar bajas ni daños menores, dijo el martes por la noche un comunicado de la célula de seguridad de los medios de comunicación iraquíes. En la declaración no se dieron más detalles, informa la agencia AP.