Irak: más OTAN y menos Estados Unidos

La ministra de Defensa española, Margarita Robles, ha anunciado que consideran mover a las tropas de la Coalición Internacional bajo el paraguas de la Alianza Atlántica
El secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg (R) da la mano al primer viceministro de Asuntos Exteriores de Irak, Abdul Karim Hashim Aboualgus

PHOTO/NATO  -   El secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg (R) da la mano al primer viceministro de Asuntos Exteriores de Irak, Abdul Karim Hashim Aboualgus

“Los ministros aliados reafirmaron nuestro apoyo a Iraq y acordaron en principio mejorar la misión de entrenamiento de la OTAN. En primera instancia, esto consistirá en asumir algunas de las actividades de capacitación actuales de la Coalición Internacional [contra Daesh, liderada por Estados Unidos]. Los ministros también acordaron explorar qué más podemos hacer, más allá de este primer paso”, ha declarado el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, al término de una reunión de los ministros de Defensa de la Alianza celebrada este miércoles. 

Con este nuevo anuncio, la organización formada por 29 países ha dejado claro su deseo de reforzar su posición en el país de Oriente Medio, en el que actualmente tiene desplegada una misión de entrenamiento de las tropas de las Fuerzas Armadas iraquíes dirigida por Canadá. En este sentido, cabe destacar que del mensaje del secretario general pueden desprenderse dos ideas significativas. Por un lado, la asunción por parte de la OTAN de una rama de las actividades de capacitación estadounidenses implica una reducción de la influencia del gigante norteamericano, que, a raíz de la operación que acabó con la vida del general iraní Qassem Soleimani el pasado 3 de enero, ha enfrentado el rechazo tanto de las autoridades iraquíes como del pueblo. El Parlamento aprobó el primer paso para expulsar a las tropas extranjeras de su territorio y los manifestantes han colmado las calles exigiendo la retirada de EEUU de Irak. 

Por su parte, la Casa Blanca sigue insistiendo en que no se irán del país, a pesar de que recientemente se han publicado informaciones de la retirada de efectivos estadounidenses de al menos 15 bases militares. Además, la Administración Trump le solicitó a la OTAN un papel más destacado en Oriente Medio, por lo que también se podría entender el anuncio de Stoltenberg como una respuesta a las proclamas del inquilino del Despacho Oval.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una conferencia de prensa después de una reunión de ministros de defensa de la OTAN en la sede de la Alianza en Bruselas, Bélgica, el 12 de febrero de 2020
REUTERS/FRANCOIS LENOIR - El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una conferencia de prensa después de una reunión de ministros de defensa de la OTAN en la sede de la Alianza en Bruselas, Bélgica, el 12 de febrero de 2020

No obstante, la segunda idea sí parece reafirmar la idea de la pérdida de peso específico de EEUU en Irak. La “exploración” de nuevos pasos a seguir revelada por el secretario general hace una referencia implícita a la petición de una mayor alianza por parte del Gobierno de Bagdad. 

Cabe recordar, en este punto, que según desveló AFP a finales de enero, funcionarios iraquíes y occidentales habían comenzado “discusiones sobre la posibilidad de darle a la Organización del Trato del Atlántico Norte (OTAN) un papel más importante en el país, a expensas de la Coalición liderada por el gigante norteamericano”. 

El portavoz del primer ministro iraquí, Abdul Karim Khalaf, aseguró que estaban “hablando con miembros de la OTAN, como Francia, Reino Unido y Canadá, sobre un conjunto de escenarios, sobre la ausencia de fuerzas de combate o el uso de nuestro espacio aéreo”. Asimismo, dos funcionarios occidentales aseveraron, a este respecto, que el Ejecutivo iraquí les había pedido opciones para un nuevo horizonte, entre las que se incluyen la formación de una coalición no liderada por EEUU, un mandato revisado que establezca las actividades de la coalición o un papel ampliado para misiones separadas de la OTAN en Irak.

Soldados iraquíes, estadounidenses y españoles participan en una misión de entrenamiento en las afueras de Bagdad, Irak, el miércoles 27 de mayo de 2015
PHOTO/AP - Soldados iraquíes, estadounidenses y españoles participan en una misión de entrenamiento en las afueras de Bagdad, Irak, el miércoles 27 de mayo de 2015

La nueva hoja de ruta que parece haber adoptado la OTAN coincide con un momento en el que las tensiones regionales han sacudido la estabilidad de Oriente Medio. La Alianza Atlántica decidió suspender su misión en el territorio iraquí tras la ofensiva estadounidense que acabó con la vida del general iraní Qassem Soleimani y del vicepresidente de las milicias iraquíes pro-iraníes Abu Mahdi al-Muhandis el pasado 3 de enero. 

La paralización de las actividades de entrenamiento durante este último mes ha agravado la situación de seguridad en la nación, ya dañada por los indicios claros del resurgimiento de la organización terrorista Daesh, derrotada territorialmente del país en el año 2017, que han presentado organizaciones como Naciones Unidas. “Nuestro objetivo es aumentar la capacidad de las Fuerzas Armadas iraquíes para que ya no requieran nuestro apoyo. Juntos estamos comprometidos a luchar contra el terrorismo y a asegurarnos de que Daesh no regrese”, ha manifestado el secretario general. “Nuestro plan no es permanecer en Irak para siempre, sino que es permanecer allí todo el tiempo que sea necesario, para asegurarnos de que juntos, los Aliados de la OTAN, la Coalición Global, el Gobierno iraquí y las fuerzas de seguridad iraquíes, conseguimos que Daesh no regrese”, ha insistido al respecto.

Militares durante una demostración militar de la Coalición Internacional contra Daesh, en una foto de archivo del 20 de julio de 2016
Militares durante una demostración militar de la Coalición Internacional contra Daesh, en una foto de archivo del 20 de julio de 2016

Todavía no se conoce la fecha exacta de la reactivación de la misión de entrenamiento liderada por Canadá ni tampoco cuándo entrarán en vigor las nuevas directrices anunciadas por Stoltenberg, puesto que todo ello debe ser aprobado por las autoridades iraquíes pertinentes, si bien es cierto todo apunta a que Bagdad lo autorizará, ya que fue su petición.

En esta línea, el secretario general ha asegurado también “la OTAN está en Iraq por invitación del Gobierno iraquí”, y que solo se quedarán “mientras sean bienvenidos”. “La OTAN respeta plenamente la soberanía e integridad territorial de Irak. Todo lo que hagamos estará en estrecha consulta y coordinación con el Gobierno iraquí”, ha apostillado Stoltenberg, en un mensaje que podría guardar una indirecta a EEUU, cuyos soldados permanecen en el país a pesar de no contar con el beneplácito ni de los líderes iraquíes ni del pueblo.

El mayor general del Ejército de Estados Unidos, Gary J. Volesky, comandante del Comando de Componentes Terrestres de las Fuerzas Conjuntas Combinadas
PHOTO/R.W.LEMMONS via AP - El mayor general del Ejército de Estados Unidos, Gary J. Volesky, comandante del Comando de Componentes Terrestres de las Fuerzas Conjuntas Combinadas
España se posiciona con la OTAN

Según ha informado Reuters, que cita a funcionarios de la OTAN, “las tropas de la coalición probablemente podrían moverse y trabajar bajo una bandera de la OTAN desde mediados de 2020 ahora que se ha tomado la decisión política”. En este contexto, la ministra de Defensa española, Margarita Robles, ha anunciado que “está de acuerdo en que en la fase primera nuestras tropas pasen, que son además la mayoría, que están en Besmayah, al paraguas de la OTAN”. Además, ha comunicado el apoyo total a la decisión de la OTAN, puesto que “tiene que tener un mayor protagonismo en Irak”. “Si desde el Gobierno iraquí entienden que es bueno potenciar la misión de OTAN porque se puede contribuir más a la misión de paz, vamos a apoyar la posición del secretario general”, ha recalcado la ministra.

El rey Felipe VI de España habla durante una visita a las tropas españolas desplegadas para el entrenamiento militar del Ejército iraquí para luchar contra Daesh
PHOTO/CASA REAL - El rey Felipe VI de España habla durante una visita a las tropas españolas desplegadas para el entrenamiento militar del Ejército iraquí para luchar contra Daesh

Este anuncio supone un cambio de estrategia del Ejecutivo de Sánchez en política exterior, puesto que implica que España rebaja su presencia en la Coalición de EEUU para ganar una mayor influencia en la OTAN.

: Soldados españoles avanzan a los soldados iraquíes durante una misión de entrenamiento en las afueras de Bagdad, Irak, el miércoles 27 de mayo de 2015
PHOTO/AP - Soldados españoles avanzan a los soldados iraquíes durante una misión de entrenamiento en las afueras de Bagdad, Irak, el miércoles 27 de mayo de 2015

La presencia española en Irak está compuesta por 600 soldados, de los cuales 550 están destinados a la Coalición Internacional. 350 de ellos están ubicados en la base ‘Gran Capitán’, en la ciudad de Besmayah, a 45 kilómetros al sureste de Bagdad, que serían los que cambiarían de mando de hacerse efectiva la oferta española. Solo los 50 restantes integran en la actualidad la misión de la Alianza Atlántica.