PUBLICIDAD

Marruecos

Irak y su nuevo programa para aumentar la producción de electricidad

El Ministerio de Electricidad presenta este plan y afirma que para 2025 podrá cubrir el gasto de su actual demanda y producirá alrededor de 44.000 MW
Instalación de paneles solares en Kerbala, Irak

PHOTO/ARCHIVO  -   Instalación de paneles solares en Kerbala, Irak

Irak comienza a desarrollar su industria energética. El Ministerio de Electricidad acaba de presentar un nuevo plan para aumentar el nivel de producción de electricidad que se empezará a adoptar en cuestión de poco tiempo. Esta nueva medida pretende que para 2025 se llegue a alcanzar la cifra de 44.000 MW, ya que a día de hoy el país llega a duras penas a cubrir sus necesidades energéticas.

El Ministerio ha empezado a desarrollar este nuevo programa y para su correcto funcionamiento, se han incluido todo tipo de fuentes de energía, de financiamiento, aumento y drenaje a través del sector de transporte y distribución. Con esto, el Ejecutivo pretende llegar a conseguir un buen número de producción suficiente.

A pesar de los intentos del Gobierno de implantar varias granjas solares por la geografía del país para diversificar más energía, todavía no es suficiente. Estas solo son beneficiosas en la temporada de verano, cuando el sol está durante casi todo el día y las temperaturas son tan altas que se consigue bastante energía. 

Un trabajador con un tablero de un generador eléctrico, en Najaf, Irak
PHOTO/REUTERS - Un trabajador con un tablero de un generador eléctrico, en Najaf, Irak

Irak no llega a producir la demanda de energía que necesita durante todo el año. En la actualidad, el país produce alrededor de 25.000 MW, pero este número está por debajo de lo que en realidad necesita. 

La AIE, la Agencia Internacional de Energía, añade que además de la poca diversificación de energías que existe, este país depende totalmente del gas iraní para que sus plantas del sector eléctrico funcionen. Esta dependencia energética hace que Irak pierda casi el 50% de su capacidad por varios motivos como el desgaste de la red y la diferencia entre lo que se produce y lo que se entrega a los consumidores.

La pérdida se produce también por factores como la antigüedad de los equipos de transmisión de electricidad. Las autoridades iraquíes aseguran que están dañadas, son de bajo rendimiento y para la actualidad están obsoletas, por lo que su producción de electricidad es muy baja. Además, añaden que estos equipos son normalmente robados o destruidos por lo que conseguir otros se vuelve una tarea más difícil.

Una vista del caos de cables de la distribución de electricidad de un generador en Najaf, Irak
PHOTO/REUTERS - Una vista del caos de cables de la distribución de electricidad de un generador en Najaf, Irak
Un problema que se arrastra desde hace décadas

Desde 2003, con la invasión estadounidense, los posteriores gobiernos no han sido capaces de encontrar la respuesta ante este problema y, con el tiempo, se ha gastado más cantidad de energía de lo que se produce. 

“En la década de 1980, Irak alcanzó la autosuficiencia integrada en la producción de electricidad en todas las provincias, que alcanzó los 9.000 megavatios”, afirma Abdul Wahab Mwais, representante del Ministerio de Electricidad iraquí. Este además asegura que las continuas sanciones que ha sufrido la nación durante diez años han provocado que la producción entrará a niveles bajísimos. Durante este periodo, la producción bajó más de 3.600 MW de lo normal y cabe destacar que Irak no contó con las herramientas necesarias para solventar el problema y adoptar nuevos proyectos eléctricos que generen la cantidad de electricidad necesaria. 

Durante estas dos décadas en las que Irak ha vivido una invasión y varias guerras, los sucesivos Gobiernos han intentado establecer cinco asociaciones para implantar grandes centrales eléctricas, pero todo ha sido en vano. La corrupción, contratos obsoletos y demás, sin contar con que el sector eléctrico haya tenido que trabajar en negro y sin ninguna ley que lo proteja, han provocado que la economía del país se precipitara en picado y la situación no mejorará. 

El país podría haber sido autosuficiente desde mucho antes si no se hubieran encontrado con estos problemas. Entre 2003 y 2014, se intentó generar electricidad a través de proyectos financiados por países como Estados Unidos, Japón y Gran Bretaña que podrían haber producido grandes cantidades, pero fue imposible. Incluso con el control del Daesh se generó grandes cantidades de energía, pero fue durante un período corto ya que faltaba gas para que funcionarán los campos de producción.

Ciudad de Kerbala, Irak
PHOTO/REUTERS - Ciudad de Kerbala, Irak
La diversificación de energías, la verdadera respuesta para poner solución a la escasez de producción

Con el fin de arreglar la situación, el Gobierno iraquí está implantando este ambicioso plan del que su energía se podrá obtener también de fuentes sostenibles. A pesar de que se seguirá primando el uso de combustibles fósiles, la energía solar será uno de los aliados para poner fin al problema de necesidad energética.

Irak se pondrá en marcha para llegar a acuerdos con países como los Estados de Golfo, países que dependían principalmente del petróleo, pero que ya han empezado a recurrir a la vía de la sostenibilidad para descarbonizar sus industrias. Destaca el acuerdo con una empresa china para empezar a poner en funcionamiento la planta solar de Al-Fayha, que agregará casi 750 MW a la red eléctrica.