PUBLICIDAD

Iberdrola

Irán abole la Policía de la Moral que arrestó a Mahsa Amini

El fiscal general del país, Mohamad Yafar Montazerí, justifica la decisión con que “no tiene nada que ver con el Poder Judicial”
iran-protestas-mahsa-amini

AFP/MONA HOOBEHFEKR  -   Las protestas lideradas por mujeres se han extendido e intensificado en distintos puntos del país al grito de “justicia, libertad y no al hiyab obligatorio”

Las protestas extendidas en Irán, lejos de terminar, no dejan de aumentar a medida que pasan los días. Es la primera vez en cuatro décadas que el régimen autoritario de Jamenei se ve en una situación tan complicada. En anteriores ocasiones, la represión y el aumento de la violencia por parte de las autoridades había servido al Gobierno para acallar las críticas, pero, en esta ocasión, ha sido Teherán quien ha tenido que dar marcha atrás aboliendo la Policía de la Moral, la fuerza que detuvo a Mahsa Amini, cuya muerte por llevar mal colocado el velo marcó el inicio de las manifestaciones en Irán.

iran-protests-mahsa-amini
AFP/UGC  -   Una mujer sin velo se dirige al cementerio de Saqqez, la ciudad natal de Mahsa Amini

Mohamad Yafar Montazerí, fiscal general iraní, justifica la decisión asegurando que “no tiene nada que ver con el Poder Judicial”. La desaparición de Policía de la Moral no significa que Irán vaya a dejar de imponer la vestimenta a las mujeres de su país. El propio Montazerí ha dicho que este aspecto sigue siendo muy importante, destacando la ciudad santa de Qom, situada al sur de la capital. Asegura que “el mal hiyab es una de las principales preocupaciones del poder judicial, así como de nuestra sociedad revolucionaria”.

Por otro lado, el fiscal general argumenta que “la acción judicial es el último recurso y las medidas culturales anteceden a cualquier otra”. Y, además, ha anunciado que se está trabajando en una modificación de la ley sobre el uso obligatorio del velo islámico, aunque, de momento, no ha especificado en qué consistirá el cambio. Éste se está llevando a cabo por el Parlamento iraní y un organismo especial encabezado por el presidente Ebrahim Raisí. El Gobierno se ha visto obligado a ceder ante las continuas protestas y la condena de la comunidad internacional a revisar el texto que dio pie al arresto de la joven Amini.

manifestaciones-contra-iran-onu
REUTERS/DAVID DEE DELGADO  -   Estadounidenses iraníes se manifiestan contra Ebrahim Raisi frente a la sede de las Naciones Unidas durante la 76ª sesión de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, Estados Unidos, el 21 de septiembre de 2021

El anuncio de la abolición de la policía de la moral no convence a la sociedad iraní ni a activistas internacionales que apuntan a un cambio de nombre en vez de una desaparición real de esta fuerza. “La República Islámica ha cambiado el nombre de la policía de la moral para evitar la presión de la opinión pública internacional”, creen algunos, desconfiando del anuncio de Montazerí que lo defendía diciendo que “la policía de la moral ha sido desmantelada por la misma gente que la creó”.

Las protestas en las calles de Teherán han dejado 448 fallecidos – la versión oficial del régimen deja el número en 300 –, según datos de la Organización de Derechos Humanos de Irán (IHR), como consecuencia de la represión de las fuerzas de seguridad iraníes. La región de Sistán y Baluchistán – una de las más conservadoras del país, poblada mayoritariamente por sunitas – es donde la situación es más inestable acumulando 128 muertos tan sólo en esta zona, siendo la mitad de ellos menores de 18 años y 30 de ellas mujeres.