Israel anuncia una mini tregua tras bombardear una escuela de la ONU en Rafah

 -  

Por Samira Maaluf
Foto: Un palestino lleva en brazos a una niña muerta en la ciudad gazatí de Rafah. 
 
Es el cuento de nunca acabar. En la ofensiva militar israelí contra la Franja de Gaza, las treguas se decretan para no cumplirlas. Israel acusa al movimiento islamista radical palestino Hamás de violar el alto el fuego cuando las partes en conflicto toman la decisión de dejar de matar y morir por unas horas o unos días. Hamás asegura que es el Ejército israelí que no cumple con su palabra. Lo más probable es que las dos partes en conflicto mientan, manipulen a los medios e intoxiquen a sus respectivas poblaciones y a la comunidad internacional. La última tregua de 72 horas que Israel y Hamás acordaron gracias a los esfuerzos de la ONU y del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, no se aplicó. La tregua se convirtió en el primer minuto en una farsa sangrienta. Siguieron muriendo niños, ancianos, mujeres y hombres palestinos, víctimas de la crueldad  de Israel y de la irresponsabilidad de los islamistas radicales que mandan en Gaza y están convencidos de que Allah los eligió para perpetuar un conflicto que ya dura demasiados años. También murieron soldados israelíes, jóvenes que podrían vivir una vida normal si su país no estuviera militarizado y condenado a una loca  estrategia política y militar, impuesta por unos dirigentes que no aceptan ni están dispuestos a la constitución de un verdadero Estado palestino, colonizan tierras ilegalmente, se burlan de la ONU y chulean al mundo entero, y lo que ya es el colmo de la desvergüenza política y moral, aseguran que son descendientes de los millones de pobres judíos indefensos asesinados por el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial. Israel está perdiendo la batalla de la opinión pública internacional, pero no parece importarle, porque sabe que cuenta con el apoyo de Estados Unidos y de las principales potencias europeas. Todo indica que Tel Aviv seguirá guerreando en Gaza, aunque tengan que morir 100 palestinos cada día. Y, desgraciadamente, Hamás y otros grupos islamistas no están por la labor de negociar. Así las cosas, Israel anunció este lunes un algo el fuego humanitario en la Franja de Gaza de siete horas, pero dejó muy claro que “en caso de que se produzcan disparos, el Ejército responderá”. El coordinador de Actividades Gubernamentales en Cisjordania y Gaza, Yoav Mordechai, detalló que el alto el fuego será aplicable a toda la Franja, a excepción del área de Rafah, según informó  la agencia palestina de noticias Maan. El anuncio del alto el fuego llegó dos días después de que la tregua humanitaria alcanzada entre Israel y las facciones palestinas fracasara después de que el Ejército israelí bombardeara varios puntos de la localidad de Rafah a pocas horas del inicio de la misma. El bombardeo tuvo lugar, según Israel, en respuesta a la captura de uno de sus soldados por parte de Hamás. En la madrugada del domingo, el Ejército concluyó que el soldado, identificado como Hada Goldin, había muerto en combate. Antes, el brazo armado de Hamás, las Brigadas Ezzeldin al Qassam, había dicho que un bombardeo israelí había matado a todos los miembros del comando y, presumiblemente, también a Goldin.
 
Ataque contra una escuela
Asimismo, el anuncio del alto el fuego llegó horas después de que Israel bombardeara una escuela de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA) matando al menos a 10 civiles que se encontraban refugiados en las instalaciones, un suceso que fue condenado por la comunidad internacional. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon  calificó de  “ultraje moral y acto criminal” este bombardeo israelí, y exigió que sea “investigado rápidamente y los responsables paguen por ello”. “La vuelta de los combates sólo ha exacerbado la crisis humanitaria y sanitaria que está causando estragos en Gaza”, lamentó Ban Ki-moon, que urgió una vez más a retomar el alto el fuego y a iniciar negociaciones entre las partes. “Esta locura debe detenerse”, destacó el secretario general de la ONU. Según el portavoz de la UNRWA, Chris Gunness, el bombardeo tuvo lugar a las 10.50 hora local y golpeó las inmediaciones de la escuela de la agencia en Rafah, donde se refugian cerca de 3.000 desplazados. Durante la actual ofensiva militar, proyectiles del Ejército israelí han alcanzado en al menos otras cinco ocasiones distintos complejos de la ONU, en varios casos ocasionando numerosas víctimas mortales. El último caso se produjo el pasado 30 de julio cuando 15 palestinos murieron y medio centenar resultaron heridos en otro bombardeo en una escuela de la UNRWA en Yabalia, en el norte de Gaza, lo que desató una ola de condenas internacionales contra Israel. Por su parte, el Gobierno de Estados Unidos manifestó su descontento por lo ocurrido en la escuela de la ONU, y recalcó que “la sospecha de que los milicianos están operando cerca no justifica ataques que pongan en peligro las vidas de tantos civiles inocentes”. Para Israel, según declaró un responsable militar, “este asunto todavía está bajo investigación”. Además, confirmó la muerte de un jefe de la Yihad Islámica, Danyal Mansur, en Yabalia. Mansur es el primer jefe militar abatido por el Ejército israelí durante esta ofensiva. Más de 1.800 palestinos han muerto y cerca de 10.000 han resultado heridos desde el inicio de la operación ‘Margen protector’, lanzada por Israel contra el enclave palestino de Gaza el pasado 8 de julio. Cerca del 80% de las víctimas son civiles, según la ONU. Por otra parte, han muerto 63 soldados y dos civiles israelíes a causa del impacto de un cohete, así como un ciudadano de nacionalidad tailandesa.
 
Presencia en Egipto
Por otra parte, representantes de las facciones palestinas -incluyendo Hamás y la Yihad Islámica- se encuentran ya en Egipto de cara a las negociaciones de una tregua. Las facciones armadas palestinas advirtieron que si Israel opta por finalizar la ofensiva sin negociar un acuerdo sobre Gaza, continuará el lanzamiento de proyectiles contra las ciudades israelíes. Por su parte, el Ejército israelí formó un equipo con la misión de recopilar información y pruebas sobre la contienda que mantiene contra Hamás en Gaza, a fin de contrarrestar eventuales acusaciones de crímenes de guerra. Según informó  el diario ‘Haaretz’, el equipo está encabezado por el jefe de la Oficina de Planificación del Ejército israelí, Nimrod Sheffer, e incluye a miembros de la Fiscalía Militar, de la Comandancia Sur, de la División de Gaza y la Fuerza Aérea. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU acordó el pasado 23 de julio crear una comisión internacional para investigar las posibles violaciones cometidas durante la ofensiva israelí en Gaza, que comenzó 15 días antes, tras aludir a que Israel podría haber cometido crímenes de guerra.