Jóvenes marroquíes en Europa: ¿igualdad o discriminación?

El 64% de los jóvenes marroquíes viviendo en Europa han tenido dificultades para encontrar trabajo, el 57% para encontrar vivienda y el 42% para practicar su religión, según un estudio
En España, más de la mitad de los jóvenes marroquíes tienen dificultades para encontrar un trabajo (59%) y el 50% de ellos luchan por encontrar una vivienda

AFP/LLUIS GENE  -   En España, más de la mitad de los jóvenes marroquíes tienen dificultades para encontrar un trabajo (59%) y el 50% de ellos luchan por encontrar una vivienda

El derecho de todos los individuos a la igualdad ante la ley y a la protección contra la discriminación es un principio fundamental de toda sociedad democrática.  Sin embargo, el racismo es una lacra que continúa existiendo. El Consejo de la Comunidad Marroquí en el Extranjero (CCME) ha publicado los resultados de una encuesta internacional realizada en colaboración con el Instituto Internacional de Estudios de Opinión (IPSOS). El estudio titulado ‘Jóvenes marroquíes en Europa: igualdad y discriminación’  ha hecho un análisis --tras entrevistar a 1.433 personas procedentes de Marruecos de entre 18 y 35 años de edad-- sobre las distintas formas de discriminación a las que se enfrentan en los países en los que viven (Países Bajos, Francia, España, Italia, Bélgica  y Alemania). 

En París, Madrid y Bruselas se han celebrado durante las últimas semanas varias manifestaciones para denunciar la discriminación y el racismo contra las minorías. El estudio elaborado por CCME considera que “los inmigrantes de origen marroquí, que forman una de las comunidades más grandes de Europa, han sido discriminados en varias ocasiones en sus países de residencia”. Sin embargo, este racismo no se manifiesta en forma de violencia policial o de ataques en un contexto político, sino que está presente en la vida cotidiana como en el acceso al empleo, la vivienda o la práctica religiosa. 

A nivel europeo, “el 64% de las personas entrevistadas ha tenido dificultades para encontrar trabajo, el 57% para encontrar vivienda y el 42% para practicar su religión”, ha revelado la encuesta.  Estas estadísticas cambian en función de las condiciones de cada país. Por ejemplo, el estudio ha constatado que la discriminación en el empleo es más frecuente entre los jóvenes de los Países Bajos (83%), mientras que en Italia el 65% de los jóvenes encuestados tienen dificultades para obtener un préstamo bancario.

Las cifras también revelan que los jóvenes marroquíes son los que peor acceso tienen a la vivienda en Alemania (69%) e Italia (65%), una dificultad mucho menos presente entre los jóvenes de los Países Bajos (35%). Aunque los obstáculos a la práctica de la religión no son el problema más común al que se enfrentan los jóvenes marroquíes en Europa, en comparación con el acceso al empleo y la vivienda, este asunto sigue estando bastante presente entre los jóvenes de Alemania (58%) y los Países Bajos, y mucho menos en Bélgica y España, puntualiza este estudio. 

En España, más de la mitad de los jóvenes marroquíes tienen dificultades para encontrar un trabajo (59%) y el 50% de ellos luchan por encontrar una vivienda. Las dificultades más frecuentes se refieren a las condiciones laborales  (50%) y al nivel de remuneración (35%), de acuerdo con este estudio. “Las políticas públicas marroquíes serían más eficaces si lograran adaptarse a las realidades específicas de cada comunidad”, concluye la investigación. 

Un joven migrante marroquí camina por las calles de Barcelona el 13 de agosto de 2019
AFP/LLUIS GENE - Un joven migrante marroquí camina por las calles de Barcelona el 13 de agosto de 2019

En lo que respecta a otros países, el estudio muestra que la mayoría de los jóvenes marroquíes que viven en Alemania han tenido dificultades para encontrar vivienda (69%), un empleo (60%) o para practicar su religión (58%). En Bélgica, por otro lado, estas personas han denunciado principalmente ser discriminadas a la hora de buscar trabajo (65%) o para encontrar vivienda (50%). 

En cuanto a Francia, la encuesta revela que las principales preocupaciones son el acceso al empleo (67%) y a la vivienda (el 63% reconoce dificultades), algo que también sucede en Italia donde la mayoría de los jóvenes tienen dificultades para obtener un préstamo bancario. Por último, este estudio asegura que entre el 83% de los marroquíes que viven en los Países Bajos y que tienen dificultades para encontrar un trabajo, las condiciones de trabajo (37%) son el principal motivo de preocupación. 

El secretario general del CCME, Abdellah Boussouf, ha instado a todas las partes involucradas en esta situación “a tomar conciencia del peso de su responsabilidad frente a las dificultades que obstaculizan el desarrollo y la participación de los jóvenes marroquíes en las sociedades en las que viven”. En particular, ha pedido al Gobierno “que refuerce la diplomacia cultural en los países de residencia mediante actividades encaminadas a mostrar la diversidad de la identidad marroquí y los valores de la tolerancia, la convivencia y el respeto de los demás”.

Asimismo, el CCME ha llamado a los marroquíes residentes en estos países a “reestructurar su tejido asociativo y reforzar su presencia en las ONG que defienden los derechos de las minorías y los inmigrantes”. Y, por otro lado, ha hecho un llamamiento a los países analizados en este estudio para que aplique “los derechos de protección de las minorías y el respeto del principio de igualdad de oportunidades para todos los componentes de la sociedad”. Asimismo han pedido un fortalecimiento del papel de la escuela en la promoción de los valores de la diversidad y la convivencia para neutralizar los estereotipos que se transmiten en algunos libros de texto”.