Jair Bolsonaro llega a Emiratos Árabes Unidos en visita oficial con la economía como protagonista

El presidente de Brasil protagonizará una gira por Oriente Medio que también le llevará a Qatar y Arabia Saudí
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil

 -   Jair Bolsonaro, presidente de Brasil

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, arriba a Emiratos Árabes Unidos (EAU) para dar comienzo a una gira por Oriente Medio que le llevará también a Qatar y Arabia Saudí. La agenda del mandatario sudamericano será de marcado acento económico. 

El dirigente brasileño busca en territorio árabe fomentar los lazos económicos con países árabes que pueden ser clave para el desarrollo financiero del país. Bolsonaro llega a EAU, en concreto a Abu Dhabi, durante la jornada del sábado para participar al día siguiente en un encuentro de negocios con agentes económicos estatales y representantes empresariales.

El mandatario conservador también protagonizará un encuentro personal al más alto nivel con el jeque Mohamed bin Zayed al-Nahyan, príncipe heredero del emirato de Abu Dhabi y comandante supremo adjunto de las Fuerzas Armadas de Emiratos Árabes Unidos. Cónclave que servirá para reforzar los lazos políticos entre Brasil y Emiratos. 

Qatar será la siguiente parada de Bolsonaro. El próximo lunes 28, el presidente brasileño visitará la capital de Doha donde tiene previsto un encuentro con el emir qatarí Tamim bin Hamad al-Thani y posteriormente la participación en una mesa redonda en el marco de un seminario de negocios. 

Durante la misma jornada del lunes, el dirigente carioca pondrá rumbo a Riad, capital de Arabia Saudí, donde permanecerá hasta el día 30, fecha en la que regresará a su país. 

Con esta estrategia se busca, además de intensificar las relaciones diplomáticas con estas naciones, enfocar oportunidades de inversión en Brasil a través del capital árabe, como es el caso del Programa de Concesiones y Privatizaciones (la mayor iniciativa de privatización en Brasil de las últimas dos décadas). Un plan ideado para agradar a los inversores y a los mercados internacionales y que ha generado gran estupor y críticas en el sector de la izquierda política. 

El viaje de Bolsonaro pretende también expandir la venta de productos agrícolas brasileños, ya que las naciones árabes son importantes compradoras de soja y carne. Además, según fuentes oficiales de la Administración Bolsonaro, existe un gran interés por el avión carguero militar KC-390, fabricado por la compañía Embraer.  

Desde otro prisma, también se entiende el desplazamiento del máximo dirigente brasileño a países del Golfo de cara a reconciliarse con los países del entorno árabe para suavizar la situación después de que el año pasado se lanzase la propuesta de trasladar la Embajada de Brasil en Israel a Jerusalén. 

El plan, que habría laminado el apoyo brasileño a la fórmula de creación de dos Estados para solucionar el conflicto palestino, suponía un ataque para las naciones árabes y llegó a amenazar el comercio de 5.000 millones de dólares al año para las exportaciones brasileñas de carne ‘halal’.

Este programa con destino en la península arábiga se produce después de haber visitado China, país donde Jair Bolsonaro también llevó a cabo diversos contactos relacionados principalmente con la materia económica. No obstante, China se ha convertido desde 2009 en el mayor socio comercial de Brasil, siendo el principal destino de las exportaciones brasileñas y la mayor fuente de inversión extranjera del país sudamericano. Muestra de ello es que en 2018 el comercio bilateral entre ambos aliados comerciales alcanzó la nada despreciable cifra de los 100.000 millones de dólares. Ya en este año 2019 el registro ha llegado, de momento, hasta septiembre a los 70.000 millones de dólares.