Joe Biden coloca de nuevo a Estados Unidos en la senda del multilateralismo

El presidente estadounidense además de reunirse con líderes europeos mantendrá encuentros con el presidente de Turquía, Erdogan y el presidente ruso, Vladimir Putin
Atalayar_Joe Biden

AP/ANDREW HARNIK  -   El presidente Joe Biden

El ámbito de la diplomacia internacional vivirá su jornada más intensa durante los próximos días. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, realizará una maratoniana gira por Europa para terminar reuniéndose con su homólogo ruso, Vladimir Putin, el próximo 16 de junio en Ginebra (Suiza). “Mi viaje a Europa es para que Estados Unidos una a las democracias del mundo”, así plasmaba su visión para este viaje el presidente estadounidense a través de un artículo en The Washington Post.

A raíz de este viaje, Joe Biden, quiere marcar un antes y un después en las relaciones con sus socios naturales, que vivieron los momentos más críticos durante el mandato del expresidente estadounidense, Donald Trump. El principal objetivo de Biden es reforzar las alianzas con los países europeos para poder hacer un frente común contra China y Rusia, considerados los principales enemigos para Occidente según Estados Unidos.

“Este viaje pondrá de relieve el compromiso de Estados Unidos de restablecer nuestras alianzas, revitalizar la relación transatlántica y trabajar en estrecha colaboración con nuestros aliados y socios multilaterales para hacer frente a los desafíos globales y asegurar mejor los intereses de Estados Unidos”, así de contundente se mostraba el presidente estadounidense en su artículo. Joe Biden tiene previsto viajar a Reino Unido este miércoles, donde dará comienzo esta importante gira europea. La primera visita oficial tendrá lugar el 10 de junio. El presidente estadounidense se reunirá con el primer ministro británico, Boris Johnson “para afirmar la fuerza duradera de la relación especial entre Estados Unidos y el Reino Unido”, según recoge un comunicado oficial de la Casa Blanca.

Atalayar_G7
PHOTO/STEFAN ROUSSEAU - Fotografía de familia de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G7 en Londres

Asimismo, en Reino Unido, el presidente Joe Biden participará en la cumbre del G-7 en Cornualles del 11-13 de junio, donde también mantendrá encuentros bilaterales con otros líderes de ese grupo. Esta cumbre tiene lugar una semana después de que los ministros de Finanzas del grupo llegaran a un exitoso acuerdo para imponer un impuesto mínimo global a las multinacionales de al menos 15%, propuesta liderada precisamente por Estados Unidos.

Biden insiste que “Estados Unidos vuelve a la mesa”, así como ya expresó durante un discurso en su llegada a la Presidencia. Rompe definitivamente con los esquemas del anterior Ejecutivo que despreció a sus socios europeos, así como a las diferentes organizaciones multilaterales. Para el presidente estadounidense los principales temas a tratar durante la cumbre de líderes del G-7 son: la pandemia, mejorar la seguridad sanitaria de todas las naciones e impulsar una recuperación económica mundial sólida e integradora. Una vuelta al multilateralismo que durante la presidencia de Donald Trump brilló por su ausencia.

 Atalayar_Joe Biden, presidente EEUU, Recep Tayyip Erdogan, presidente Turquía
AFP/BULENT KILIC - En esta foto de archivo tomada el 22 de noviembre de 2014, el vicepresidente estadounidense Joe Biden (izq.) habla con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan en el Palacio de Beylerbeyi en Estambul

La siguiente parada dentro de la gira europea de Joe Biden será Bruselas donde el 14 de junio participará en la cumbre de la OTAN para "reafirmar el compromiso de Estados Unidos" con la Alianza Atlántica, "la seguridad transatlántica y la defensa colectiva". Ese mismo día el presidente estadounidense se reunirá con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, “para tratar toda la gama de cuestiones bilaterales y regionales”. La relación entre el presidente estadounidense y su homólogo turco no pasa por su mejor momento, que se ha visto aún más dañada durante la escalada de tensión entre Israel y Gaza, siendo Estados Unidos fiel aliado del país hebreo mientras que Turquía ha transmitido su apoyo a Hamás, Gobierno de facto en la franja.

Durante su estancia en Bruselas el presidente Biden participará en la Cumbre Estados Unidos-Unión Europea del 15 de junio. “Nos centraremos en garantizar que sean las democracias de mercado, y no China ni nadie más, las que escriban las normas del siglo XXI en materia de comercio y tecnología. Y seguiremos persiguiendo el objetivo de una Europa completa, libre y en paz”, escribe Biden en su artículo en referencia a los encuentros que mantendrá con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

Atalayar_Charles Michel
REUTERS - El presidente del Consejo Europeo Charles Michel y la presidenta de la Comisión Europea Ursula Von Der Leyen se dan un codazo al final de una conferencia de prensa

El plato fuerte del viaje será el encuentro con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Ginebra (Suiza), esta cumbre bilateral pondrá el broche final a la gira europea del presidente estadounidense, Joe Biden. “Cuando me reúna con Vladimir Putin en Ginebra, será después de mantener conversaciones de alto nivel con amigos, socios y aliados que ven el mundo a través del mismo prisma que Estados Unidos, y con los que hemos renovado nuestras conexiones y nuestro propósito compartido”.  El presidente Biden expone que la elección de mantener la reunión con Vladimir Putin al final de su gira europea no es casualidad. Joe Biden pretende fortalecer sus alianzas con Europa y sus socios de la OTAN y el G-7 antes de mantener un encuentro que se espera determinante y puede marcar una nueva composición de las dinámicas globales postpandemia.

Las relaciones entre Rusia y Estados Unidos han empeorado desde la llegada de Joe Biden al Ejecutivo norteamericano, a diferencia de la buena relación que mantenía con su antecesor, Donald Trump. Son muchos los frentes abiertos entre estos dos países, el más reciente un ciberataque lanzado por la organización criminal DarkSide contra Colonial Pipeline, la mayor red de oleoductos, y que afectó al suministro de combustible en la costa este del país durante varios días. A parte de los continuos ciberataques de los que Estados Unidos acusa a Moscú, los desacuerdos sobre la soberanía de Ucrania y el régimen de Bielorrusia son otros de los grandes puntos de conflicto entre ambos países.

Atalayar_Vladimir Putin, presidente de Rusia
PHOTO/KREMLIN - El presidente de Rusia, Vladimir Putin, habla durante la reunión anual de la junta del Ministerio de Defensa de Rusia en el Centro de Control de la Defensa Nacional

Joe Biden reflexiona en su artículo en The Washinton Post, y a escasos días de su gira europea, si “¿pueden las democracias unirse para obtener resultados reales para nuestros pueblos en un mundo que cambia rápidamente?”, ante esta pregunta el presidente estadounidense lo tiene claro: “Sí”. Unir a las democracias del mundo para hacer frente común a las diferentes amenazas, este es el objetivo que se ha marcado Joe Biden para su viaje por Europa. Un reto que se presenta complicado. Cada país asume como “amenaza” aquello que afecte a sus intereses propios, y a pesar de que esos intereses en muchas ocasiones pueden ser compartidos también existen intereses propios que pueden, en ocasiones, chocar con los de otros países. El mejor ejemplo es la construcción del Nord Stream 2, un acuerdo entre Alemania y Rusia, y que Estados Unidos ha mostrado su disconformidad en reiteradas ocasiones.

El presidente Joe Biden vuelve a situar a Estados Unidos en el plano de líder internacional y capitanea la vuelta del país al multilateralismo con una gira maratoniana por Europa en la que se han volcado muchas expectativas, después de cuatro años de tensa relación entre el país norteamericano y sus aliados naturales.