Jordania, Siria y el Líbano alcanzan un acuerdo para el suministro de electricidad

Tras el acuerdo para el gas con Egipto, Siria facilitará el suministro jordano
najib-mikati-libano-empresario

REUTERS/STEPHANIE McGEHEE  -   El primer ministro libanés Najib Mikati

Con las reservas energéticas bajo mínimos, la situación del Líbano atraviesa un punto crítico que no podrá superar si no se apoya en actores externos. Hace menos de dos semanas avisaban desde la empresa estatal de energía del alto riesgo de sufrir un apagón total en el país ya que las centrales “están totalmente agotadas”. En ese contexto, la ayuda de Jordania llega como agua de mayo al país libanés. En un acuerdo a tres bandas, el Líbano, Siria y Jordania han acordado que este último suministre energía al Líbano a través del territorio sirio, que continúa su tendencia de estrechar lazos con países vecinos.

manifestantes-libano
AP/BILAL HUSSEIN - El sombrío aniversario se produce en medio de un colapso económico y financiero sin precedentes y un estancamiento político que ha mantenido al país sin un gobierno que funcione durante todo un año

Los ministros de electricidad de los tres países mantuvieron un encuentro en Amán para discutir un plan de colaboración que hiciese posible la llega de energía al Líbano lo antes posible. Hala Zawati, ministro de energía de Jordania, aseguró tras la reunión que “se llevó a cabo para discutir la reactivación de las líneas de interconexión entre Jordania, Siria y Líbano para ayudar a los hermanos libaneses a satisfacer parte de sus necesidades de electricidad”. Desde el Líbano se muestran muy agradecidos con la ayuda de ambos países y afirmaron que se había conseguido solventar ciertas barreras técnicas que dificultaban la negociación.

El siguiente paso necesario para materializar el acuerdo es encontrar fondos para lograr el visto bueno del Banco Mundial. En cualquier caso, el movimiento tiene riesgos añadidos ya que la línea de transmisión existente entre Jordania y Siria de 400 kV fue establecida en el año 2001 y se encuentra fuera de servicio desde 2012 por problemas técnicos. Por otro lado, las líneas que conectan al Líbano con Siria ofrecen, aunque no muchas, alguna garantía más a través de vínculos de 400, 230 y 66 kV.

manifestantes-libani-beirut
AP/BILAL HUSSEIN - Cientos de manifestantes libaneses se reunieron en el centro de Beirut 

La ayuda de Jordania y Siria resulta fundamental para los libaneses, que no encuentran la forma de hacer frente a la crisis energética. Sin embargo, el apoyo de estos no se produce de forma casual. El pasado domingo, el rey Abdalá II de Jordania mantuvo una conversación telefónica con el presidente sirio, Bachar Al-Asad, por primera vez en los últimos diez años, desde que comenzara el conflicto en Siria. Según la agencia estatal de noticias de Siria, durante la llamada “se analizaron las relaciones bilaterales y el fortalecimiento de la cooperación conjunta en beneficio de los dos países y pueblos hermanos”.

Este nuevo contacto entre líderes no ha sido el primer paso. En el último mes, los movimientos entre Damasco y Amán han sido constantes. En septiembre la aerolínea jordana Royal Jordanian anunció la reanudación de los vuelos directos entre las dos capitales. Tras ese movimiento, se abrió nuevamente de forma íntegra la frontera entre Siria y Jordania. Además, esta cooperación ha llevado a los jordanos a impulsar el regreso del país presidido por Bachar Al-Asad a la Liga Árabe de la que dejó de formar parte hace ya diez años con el estallido de la guerra civil siria.

emmanuel-macron-francia-libano
REUTERS/CHISTOPHE SIMON  -   El presidente de Francia, Emmanuel Macron

El Líbano trabaja en otras fuentes de suministro que ayuden a aumentar sus reservas. Hace dos semanas, el primer ministro, Najib Mikati, viajó a París para reunirse con el presidente francés Emanuel Macron e intentar llegar a algún tipo de acuerdo que facilite la llegada de energía al Líbano. Francia fue uno de los más interesados en la formación del nuevo Gobierno libanés tras la caída del anterior Ejecutivo como consecuencia de la explosión de Beirut, aunque los franceses viven una complicada situación tras la oleada de críticas turcas por su acuerdo de venta de tres fragatas a Grecia.

Egipto es otro de los importantes actores en este proceso de recuperación energética. Los problemas con el gas, extendidos en un importante sector del norte de África – veremos si estos llegan hasta España, como todo parece apuntar – a raíz de la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Marruecos y Argelia, llegan hasta el Líbano. Para solventarlos, Egipto facilitará el suministro a través también de Jordania y Siria, aunque esto no se llevará a cabo hasta finales de año, según avanzó el ministro de Energía de Egipto, Tarek al Mulá, asegurando que aún se encuentran a la espera de que se completen algunos “procedimientos”.