José Luis Pardo: “Arriesgar la vida para buscar un futuro mejor no es ningún crimen”

Con motivo de la Semana de la Facultad de Ciencias Sociales, la Universidad Nebrija ha organizado una jornada en la que se ha abordado la crisis migratoria en el Mediterráneo
Atalayar_Open Arms

AP/JAVIER FERGO  -   La embarcación Open Arms, de la ONG española Pro Activa Open Arms, en un rescate en el mar de Alborán

“Salvar la vida en el mar es una obligación internacional, no una opción”, con esta afirmación el embajador en Misión Especial para Asuntos Migratorios, José Luis Pardo, daba pie al comienzo de una jornada en la que se debatió la responsabilidad europea del derecho a proteger a los migrantes en el Mediterráneo. Este debate se ha llevado a cabo en un contexto marcado fuertemente por las olas de refugiados y migrantes que buscan asilo y protección internacional, con el fin de tratar labrarse un futuro.

De esta forma, la Universidad de Nebrija ha organizado bajo las directrices del doctor en Derecho Internacional, Carlos Espaliú y de la doctora en ciencias jurídicas, Sonia Boulos, un evento en el que se ha tratado de exponer las condiciones a las que diariamente se enfrentan aquellos migrantes que dejan atrás sus países por la situación caótica en la que se encuentran y de buscar soluciones reales que erradiquen esta situación.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y ACNUR, en lo que llevamos de año, alrededor de 190 personas han muerto mientras cruzaban el Mediterráneo en búsqueda de un futuro mejor. Estos datos conllevan una media de casi tres fallecidos diarios. En la mayoría de las ocasiones, las personas migrantes provenientes de la región MENA y del África subsahariana arriesgan sus vidas para tratar de llegar a Europa y dejar atrás un pasado de pobreza y ruina. Junto a esto, a menudo las situaciones caóticas en las que se encuentran hacen que estas personas caigan en las manos de redes criminales. En este sentido, Pardo ha recalcado que “es un deber moral luchar contra el crimen”, al igual que ejercer políticas migratorias que estén enfocadas en la cooperación internacional.

Atalayar_Evento Inmigración

En este sentido, se ha realizado una apelación hacia el fomento de una migración legal que sea responsable de proteger e impedir que estas personas pongan sus vidas en peligro. Del mismo modo, Pardo ha denunciado que las embarcaciones no cumplen las medidas de seguridad suficientes. 
Por otro lado, el catedrático jurídico Juan Manuel Goig, ha criticado las medidas de la UE en pro de esta materia ya que constituyen la “una historia de un fracaso”. Para el catedrático el problema radica en que ha habido una “mala concepción de la cuestión por parte de la Unión Europea”. Siguiendo esta línea, la UE se ha caracterizado por llevar a cabo una política “instrumental, policial y fronteriza” que no se ha centrado en el inmigrante. Esto ha suscitado la estigmatización de este, si se encuentra en una situación ilegal, relacionando directamente este tipo de inmigración con el terrorismo. Del mismo modo, Goig ha criticado que en muchas ocasiones las actuaciones policiales y de seguridad son “dudosas en sus formas”.

Esta vinculación con el terrorismo ha propiciado que los Gobiernos hayan relacionado los actos terroristas cometidos en Europa con la inmigración. Como respuesta, Francia ha endurecido sus fronteras, Bélgica ha restringido el sustento económico destinado a la población inmigrante y Dinamarca ha endurecido, todavía más, su política de extranjería. Junto a esto, el acuerdo de inmigración de Turquía acordado en el 2016 “ha vulnerado todos los derechos en política de inmigración traicionando los valores europeos”. 

A este respecto, para el jurista existe un desfase entre los medios europeos y el objetivo. La Comisión Europea para la Migración y el Asilo pone de manifiesto la necesidad de garantizar que todos los países de la UE apliquen plenamente el Sistema Europeo Común de Asilo, así como garantizar el funcionamiento del espacio Shengen. Sin embargo, Europa ha endurecido sus fronteras, reforzando FRONTEX, y ha habido un aumento sustancial de partidos políticos europeos que entre sus líneas de actuación se encuentran políticas claramente xenófobas.

Un ejemplo de ello fue la ratificación del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular el cual no contó con el apoyo de diferentes países europeos. El ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjaártó, rechazó la integración a este pacto ya que “Hungría jamás podría aceptar un documento tan partidista, tendencioso y pro-migración. ¡La migración es un fenómeno peligroso!”. Por otro lado, Polonia, Estados Unidos, República Checa e Israel se opusieron al pacto mientras que Austria, Bulgaria, Italia, Letonia y Rumanía se abstuvieron en la votación.

Atalayar_Evento Inmigración

“Por muchas vallas, ellos tienen la necesidad y el derecho de encontrar un futuro mejor”, así se manifestaba en el transcurso del evento el periodista Javier Fernández Arribas, director de Atalayar. En este sentido, Arribas suscribió las palabras de los demás moderadores defendiendo la necesidad de “hacer una política de inmigración controlada” poniendo más recursos, aparte de los militares, para alcanzar una seguridad ya que “la estabilidad de Mediterráneo es la estabilidad de Europa”. Para ello, recalcó la necesidad de diseñar otra estrategia que tenga como objetivo llevar a cabo una intervención a otra escala y con otros fines.

Del mismo modo, el periodista hizo un llamamiento a los medios subrayando la importancia que tienen los mismos a la hora de tratar informaciones que tengan que ver con los movimientos migratorios, así como con los ataques terroristas para evitar el efecto llamada. En esta línea, defendió “el compromiso de informar evitando el amarillismo”, así como otorgarles una dimensión de seres humanos y no de cifras. El hecho de aportar cifras en vez de un nombre y apellidos hace que la población que lea esa noticia se vuelva insensible a estos acontecimientos ya que no consiguen empatizar. Por último, Arribas acentuó que “más allá de las políticas, una de las cuestiones es evitar que esta gente tenga que salir de sus países”.

Ousman Umar es otra de las voces que intervinieron durante el evento, aportando una perspectiva más directa ya que Umar fue víctima de dos mafias en su largo viaje por intentar alcanzar suelo europeo. En esta primera trayectoria en la que viajó desde Ghana hasta el Sáhara, fue abandonado junto con sus acompañantes en medio del desierto durante 21 días, “Sólo 6 de 46 llegamos a nuestro destino”. Ousman volvió a caer en una mafia que les daban a ellos los tablones de madera para que ellos mismos construyesen sus barcas. Durante este segundo tramo, más de 300 personas perdieron la vida.

Atalayar_Evento Inmigración

Umar consiguió llegar a las islas Canarias siendo menor y desde entonces tuvo la oportunidad de estudiar motivado por la curiosidad y el deseo de no dejar que otras personas como el caigan en las redes criminales, así como dar voz a los compañeros que no consiguieron llegar. Ahora Ousman Umar está graduado en Relaciones Públicas y Marketing y cuenta con un máster en Cooperación Internacional, además de ser director de la ONG NASCO Feeding Minds, que brinda la oportunidad de dar una educación digital a los niños ghaneses.

Junto a esto, otra de las intervenciones fue protagonizada por el padre jesuita Josep Buades Fuster. El padre Buades habló sobre la labor del servicio jesuita a migrantes que llevan a cabo en la zona y denunció los “apaleamientos sistemáticos por parte de Marruecos que ejercen contra la población migrante”. De la misma forma criticó que a la población subsahariana se le prohíbe directamente el paso. Para el jesuita, “falta una voluntad política real, hace falta más compromiso y voluntad”.

Otro de los aspectos que han impulsado el aumento de las migraciones es el impacto que está teniendo los desastres naturales en estos movimientos. La investigadora Beatriz Felipe Pérez ha relacionado parte de la migración con los desastres naturales, las tormentas y las sequías. En este aspecto, Pérez denunció que esta migración climática tiene “un mayor impacto en las mujeres y en las niñas ya que el acceso a los recursos y la participación en la vida pública es menor”. Del mismo modo afirmó que sufren niveles mayores de violencia y muchas de ellas acaban siendo víctimas de explotación sexual. Uno de los problemas relacionados con la migración climática es que no tiene ningún marco jurídico por lo que existe un vacío legal que pueda defender a las víctimas de estas catástrofes naturales.

Atalayar_Evento Inmigración

En el año 2020, 945 personas murieron o desaparecieron en el Mediterráneo, siendo 132 personas las que desaparecieron en la ruta hacia España y 720 en la ruta del Mediterráneo central. Desde el estallido de la guerra de Siria, las oleadas de refugiados e inmigrantes en búsqueda de una vida mejor se han multiplicado en los últimos años. Ahora el reto es hacer frente a una situación, acrecentada por los continuos conflictos de Centroáfrica y la zona subsahariana, en la que miles de civiles están sufriendo las consecuencias directas de los enfrentamientos y se ven forzados a abandonar sus hogares.

Todo el mundo tiene el derecho a querer buscar otras formas de vida dejando atrás sus países y costumbres, pero debería ser desde una perspectiva de igualdad en la que los movimientos migratorios estén motivados por la búsqueda de otras oportunidades y no por huir de la guerra, la pobreza y el hambre. El desafío ahora es hacer que se cumplan las medidas europeas a través de las herramientas adecuadas, así como motivar que los migrantes no tengan que salir de sus países, ayudando a solucionar las situaciones extremas en las que viven con el fin de que sus salidas no estén motivadas porque sus vidas corren peligro.