José Segura: “Deseo potenciar Casa África en todos y cada uno de los ministerios”

El director general de Casa África, José Segura Clavell, explica qué papel juega esta institución a la hora de acercar África y España
Atalayar_José Segura Clavell

 -  

El continente africano posee un gran potencial y desde Casa África trabajan para acercar África y España. En un momento en el que parece que la política exterior española se ha ido enfocando poco a poco a esta parte del mundo con el III Plan África que orienta las relaciones de España con el continente africano, bajo la premisa “España y África: desafío y oportunidad”.

Casa África pretende fomentar el conocimiento mutuo y fortalecer las relaciones con los países africanos a través de la confianza. Para ello, organizan anualmente más de 200 actividades dentro del ámbito económico, social, cultural, institucional y político. Su director, José Segura Clavell, nos desgrana la visión de esta institución, así como la misión que desarrolla para acercar el continente africano y tender puentes entre ambas culturas.

La empresa española debe ser la protagonista ejecutiva de la inversión y el comercio en el continente y para ello debe de existir una muy buena sincronización con nuestros organismos oficiales (MAEC, Mineco, Instituto Cervantes, Cesce, Embajadas y Ofcomes) así como un apoyo en financiación y la mitigación del riesgo por parte de nuestro sector financiero y de nuestra ECA. ¿Cómo se está gestionando y coordinando este aspecto? ¿están las mesas de trabajo mencionadas en el III Plan África trabajando en este sentido?

Desde Casa África lo que hacemos es generar redes de contacto, redes de contacto entre persona y persona, entre entidades y entidades, entre empresas españolas y distintos países africanos. Nuestro papel es hacer que el mercado africano sea cada vez más conocido por el empresariado español. Asimismo, tenemos un convenio de cooperación con Cámara España lo que implica que habitualmente tenemos una fluida interconexión e intercomunicación, además de con la CEOE, en definitiva, con los portavoces potentes del empresariado español.

En cuanto a la influencia del idioma español, estamos trabajando codo con codo con el Instituto Cervantes, con el que hicimos un primer encuentro de hispanistas en nuestra sede en 2019 y nos trajimos del orden de 40 profesores de español en centros universitarios de distintos países, por ejemplo, Ghana, Costa de Marfil, Mali, Guinea Ecuatorial, Kenia o Senegal. Y ahora vamos a celebrar en Madrid en el mes de noviembre el segundo encuentro de este tipo. Un evento que busca poner en valor lo que significa la enseñanza del español.

¿Cómo se ve desde Casa África la situación actual en el continente, teniendo en cuenta el hándicap de la pandemia?

Desde Casa África, Ángeles Jurado y Joan Tusell vienen realizando un trabajo excelente de forma diaria, desde el punto de vista de seguimiento de la actualidad africana a través de los medios, y han venido abriendo una ruta de trabajo ligada al mundo sanitario, con el seguimiento de la pandemia o el ébola. El tema sanitario tiene que ser uno de los temas estrella de cooperación de Europa con el continente africano y singularmente de España con el continente.

El continente africano está manifestando una cierta resiliencia. Aguanta el tirón, le cuesta, pero ahí está. Aun así, el resto del mundo tiene que ser valiente y afrontar temas claves como la deuda. Si los diferentes países africanos están obligados a pagar esas cantidades trimestrales, desde luego no van a poder disponer de fondos para atender temas de índole sanitario, educativo, social o de convivencia. En los próximos meses las organizaciones internacionales y la Unión Europea tienen que demostrar solidaridad para poder llevar a cabo acuerdos en el marco genérico de cooperación entre la Unión Europea y la Unión Africana.

Atalayar_José Segura Clavell

África tiene que recuperar la senda de crecimiento de la que la pandemia le ha hecho alejarse. Y entre todos tenemos que colaborar. El mundo en general, no solamente Europa o Estados Unido. Los países asiáticos, en mejor situación económica, tienen que poner de manifiesto un sentido de la solidaridad con el continente del siglo XXI. Si el continente del siglo XX fue el sudeste asiático, África será el del siglo XXI. En definitiva, no solamente el mecanismo COVAX, para ayudar a inmunizar, sino que hay que centrarse en la deuda pública, la generación de nueva industria, y tantas actividades en el sector agroalimentario y en la economía azul que están aún por desarrollar. Nosotros le hemos prestado mucha atención en esta etapa de pandemia al continente africano. Y desde Casa África hemos sido una voz a veces solitaria en Europa, preguntándonos sobre otra pandemia muy dura a la que está sometido todo el globo terráqueo, una pandemia que comúnmente se conoce como cambio climático. Ante esa pandemia, ¿cómo va a ayudar el continente europeo al continente africano?

El cambio climático es causante no solamente de la desertización en determinadas zonas, sino también del descenso de recursos hídricos, hambrunas, conflictos entre países, entre territorios, de procesos migratorios. Luego, nosotros queremos crear esa conciencia. Y yo creo que no sólo Europa, sino España, en la medida de sus dimensiones y de sus capacidades, se tiene que plantear y preguntarse qué podemos hacer a favor del continente africano para ayudarle, para combatir los efectos nocivos del cambio climático que se ha manifestado no solamente en tifones en Mozambique a mitad del 2019, sino que se viene manifestando en el en el día a día.

El problema es que existen muchos intereses económicos de por medio…

Sí, pero una fórmula para mitigar el cambio climático podría ser a través de empresas especializadas en energías renovables que importen o construyan placas fotovoltaicas. Estas empresas podrían invertir en los diferentes países africanos incentivadas por ayudas gubernamentales. Existen muchas empresas españolas, en concreto consultoras, involucradas en la elaboración normativa de las mismas. Esa podría ser la aportación, por ejemplo, de las empresas españolas en la lucha contra el efecto nocivo del cambio climático, y en reducir la concentración de gases de efecto invernadero. Marruecos es un ejemplo dentro del continente africano en temas de energías renovables.

Además, tenemos la situación en el Sahel, que es una situación delicada, donde grupos terroristas están amenazando la estabilidad de esa zona que es nuestro patio trasero.

Desde Casa África el Sahel nos preocupa mucho, y la prueba está en la cantidad de foros que hemos celebrado aquí sobre la región. Nos preocupa la inestabilidad existente. Hay que combatir diplomáticamente la inestabilidad, así como cultural y socialmente. Y en eso somos unos activistas.

¿Cómo ve Casa África, el futuro de esta zona libre de comercio africana y en qué plazos orientativos pueden producirse resultados?

Un avance de gigante es que en enero se haya firmado. En Europa costó y todavía no se ha alcanzado plenamente porque no existe una armonización fiscal. Nuestro amigo Carlos Lopes, Representante Especial de la Unión Africana para las relaciones con Europa, nos decía que en 3 años ya se van a poder empezar a ver resultados.

Ahora toca realizar una labor didáctica en España para explicarle al empresario que produce en La Rioja un determinado producto que con su camión podrá cruzar el estrecho y podrá ir cruzando de país a país y no tener que pagar en cada una de las respectivas aduanas. Esa explicación es necesaria ya que la mayor parte del empresariado español desconoce la existencia de esta política unitaria que se ha impulsado desde el continente africano.

Atalayar_José Segura Clavell

 

Como dice Carlos Lopes: África crece muy deprisa, pero se transforma muy lentamente. ¿No necesita África un mayor proceso de transformación para lograr un mejor desarrollo y crecimiento más inclusivo? 

Pues es evidente. Existen varios factores que no han permitido ese proceso de transformación. Primero, la corrupción es un cáncer endémico de muchos países africanos. Segundo, que el proceso de descolonización fue también superficial en algunas zonas. De hecho, algunos expertos hablan de que el conflicto en el norte de Mozambique es consecuencia de un proceso de descolonización mal llevado. Y es evidente que África se encuentra en pleno proceso de modernización.

En el continente africano aún no sabemos muy bien qué va a ocurrir, África está en un proceso de modernización y esa modernización va a venir de la mano de la digitalización, de las energías renovables, del empoderamiento de las mujeres… Son hechos imparables y que van a transformar progresivamente a los países africanos. Pero también es necesario que los organismos internacionales ayuden a combatir la corrupción y delimiten el poder de determinados “lobbies”.

¿Cómo se está dando el fomentar Canarias como ventana de África a nivel empresarial y cultural?

15 años atrás algunos hubiesen deseado que Casa África estuviese radicada en Madrid, pero situarla en el archipiélago fue un acierto, un acierto de Miguel Ángel Moratinos. En aquella época se abrieron alrededor de quince nuevas embajadas por lo que en estos últimos años se ha avanzado en cuanto a las relaciones con África. Casa África debe ser un instrumento conocido por todos los españoles y esa es mi obsesión, potenciar Casa África en todos y cada uno de los ministerios, que en todos los ministerios se piense y trabaje en y con África.

Por su parte Europa y España deben entender que el archipiélago canario es un archipiélago que pertenece a la plataforma continental africana. Es más, el archipiélago canario es el único ente recogido en el Tratado de la Unión Europea y en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea situado en el continente africano. Canarias es la región ultraperiférica, denominación acuñada por Felipe González. En definitiva, somos una auténtica plataforma para el intercambio de bienes para el intercambio de servicios, para el intercambio industrial de productos y que es necesario potenciar.