PUBLICIDAD

Iberdrola

Khadija Amin: “En Afganistán no hay futuro para las mujeres”

Las mujeres afganas en el exilio continúan denunciando la violencia a la que se enfrentan sus compatriotas en el país a manos de los talibanes
afganistan-khadija-amin

PHOTO/FILE  -   Amin fue una de las muchas mujeres que abandonó Afganistán huyendo de las misóginas leyes de los talibanes

Khadija Amin tiene 29 años, es periodista y vive en Madrid. Al igual que les ocurrió a miles de personas más, el 15 de agosto de 2021 su vida dio un vuelco. La toma de Kabul por parte de los talibanes hizo que Afganistán retrocediese 20 años atrás.

Amin fue una de las muchas mujeres que dejó el país, huyendo de las misóginas leyes de los talibanes. No obstante, Amin también tuvo que dejar atrás su trabajo como presentadora en la televisión pública y a sus tres hijos, con los que no puede hablar por culpa de su exmarido.

afganistan-khadija-amin (2)

¿Cómo viviste la toma de Kabul por parte de los talibanes?

Cuando los talibanes llegaron yo estaba fuera de mi oficina haciendo una entrevista. Me llamó mi jefe y me dijo que en ese momento no podía volver porque los talibanes habían llegado. Cuando volví a la televisión no había nadie, todos se habían ido a su casa. Durante tres días yo estuve también en casa sin trabajar. Fueron días muy duros para mí y para todos. Pasados los tres días, mis compañeros volvieron a trabajar. Yo dije que también quería volver, pero me dijeron que no podía. Mi jefe dijo que las mujeres no podían entrar en la oficina. Aun así, otras compañeras y yo tratamos de entrar, pero nos lo impidieron.

Los talibanes siempre se han opuesto a que las mujeres trabajen. Hace 20 años la situación era como la actual, a las mujeres no se las permitía estudiar ni trabajar. Hemos retrocedido, hemos vuelto a esos tiempos. Los talibanes siempre están en contra de las mujeres.

Podemos decir que no existen diferencias entre el actual régimen talibán y el de 1996.

No. La única diferencia es que las mujeres afganas se están manifestando, no están calladas como antes. Las mujeres están saliendo a la calle a pesar de los riesgos. Hace dos semanas tres mujeres desaparecieron, no sabemos dónde están. Los talibanes las arrestaron durante una protesta.

¿Cuál es la situación de las mujeres y las niñas actualmente?

Los talibanes responden con violencia a las manifestaciones que organizan las mujeres. La violencia con las mujeres y niñas es muy alta. Las familias venden sus hijas para ganar dinero. Los matrimonios forzados es algo muy común en Afganistán. Niñas de 10 o 12 años son vendidas a hombres mayores. No hay nadie que escuche a las mujeres, antes había un Ministerio, había ONGs, pero ya no hay nadie.

Como he dicho, las mujeres no pueden trabajar, entonces hay menos ingresos en el hogar. Si una mujer tiene trabajo tiene dinero y puede aportar algo a la economía familiar, que mejorará. Si no hay ingresos, en cambio, la violencia aumenta.

¿Qué medidas debería tomar la comunidad internacional respecto a Afganistán? ¿Cómo debería actuar con los talibanes?

La OTAN y Estados Unidos tienen parte de la culpa porque dejaron Afganistán en manos de los talibanes, un grupo terrorista. Antes, Estados Unidos tenía interés por Afganistán, pero ahora ya no. La comunidad internacional debería hablar y presionarlos para que dejen estudiar y trabajar a las mujeres. Tampoco queremos que reconozcan el Gobierno de los talibanes, no son un gobierno, es un grupo terrorista.

¿Qué papel tenemos los medios de comunicación respecto a Afganistán?

Si no hay noticias sobre Afganistán, la gente se va a olvidar de Afganistán. Esto me preocupa mucho, que el mundo se olvide de Afganistán. Los periodistas que están ahora ahí no pueden publicar o informar sobre lo que está pasando porque los talibanes controlan todos los medios de comunicación. Pero las que estamos afuera podemos escribir, publicar sus videos para que el mundo sepa cuál es su situación. Yo a veces hablo con las mujeres y las niñas que están ahí y me cuentan lo que ocurre.

¿Por qué decidiste estudiar periodismo? ¿Tu familia te apoyó?

Después del divorcio pensé que podía hacer para ayudar a las mujeres. Antes yo no sabía nada de mis derechos, sufrí mucha violencia en casa. Cuando yo vivía con mi exmarido no trabajaba ni estudiaba. Él decía que una mujer solo servía para dar a luz, cuidar a los niños y de la casa, para nada más. Por eso quería ayudar a otras a que conocieran sus derechos. En un principio, mi familia también estaba en contra de que estudiase, pero ahora está contenta con mi trabajo. Ahora participo en charlas y programas para mujeres.

afganistan-khadija-amin (3)

¿Tienes pensado traer a tus hijos a España?

Al principio mi exmarido me pidió que le ayudase para que saliera de Afganistán con mis hijos. Cuando estaba todo preparado, el ya no quería. Me dijo que tenía que olvidarme de los niños y que no podía de hablar con ellos. Fue muy duro. No puedo olvidar este día. Ahora no puedo traer a mis hijos porque no tengo ningún documento que certifique que son mis hijos. En Afganistán, en este tipo de documentos, no aparece el nombre de la madre, solo el del padre.

Además de las mujeres, las minorías étnicas como los hazaras sufren una fuerte opresión por parte de los talibanes. ¿Cuál es su situación?

Participé en una manifestación por los hazaras en Madrid. Yo soy de etnia tayika pero los apoyo, lo importante es que todos somos afganos. Los talibanes los atacan en los colegios y en los hospitales. Por ejemplo, en un ataque contra un hospital infantil un bebé recién nacido resultó herido y su madre (de etnia hazara) murió.

Actualmente estamos viviendo una serie de protestas históricas en Irán que están haciendo tambalear los cimientos del régimen de los ayatolás. ¿Crees que en Afganistán podría ocurrir algo similar?

No. Los hombres en Afganistán tienen miedo de los talibanes y no apoyan a las mujeres, a diferencia de lo que ocurre en Irán, donde las mujeres y los hombres protestan juntos. Si la situación continua así, yo sé que en Afganistán no hay futuro para las mujeres. Los talibanes no aceptan nada. Los hombres podrían ser muy útiles si apoyasen las protestas, pero no quieren. Muchos hombres piensan como los talibanes y apoyan las medidas contra las mujeres.