PUBLICIDAD

Marruecos

Kosovo da la espalda al Vetëvendosje

La Liga Democrática de Kosovo y el Partido Democrático de Kosovo son las formaciones que han gobernado el país desde su independencia y hasta este año
serbia-kosovo-albania

 -  

El pasado domingo 17 de octubre se celebraron las elecciones municipales en Kosovo. Siendo la segunda vez este año que los kosovares acuden a las urnas tras las presidenciales de febrero. Treinta y ocho municipios votaron a sus representantes para los próximos cuatro años. En la mayoría de los casos, a excepción de los municipios de mayoría serbia del norte del país donde la victoria se sabía a manos de la Lista Serbia (Српска листа, en serbio), la decisión en las urnas iba a ser entre el Lëvizja Vetëvendosje (LVV, siglas en albanés), partido que gobierna del país, la Liga Democrática de Kosovo (LDK, por sus siglas en albanés) y el Partido Democrático de Kosovo (PDK, por sus siglas en albanés).

La Liga Democrática de Kosovo y el Partido Democrático de Kosovo son las formaciones que han gobernado el país desde su independencia y hasta este año. Ambos partidos con una ideología de derecha y abiertamente europeístas centraban sus gobiernos en la integración de Kosovo en la Comunidad Internacional y en las negociaciones con Serbia.

 serbia-kosovo-albania

El LDK, supone el partido más antiguo del país, fundado en 1989 por Ibrahim Rugova, padre de la independencia de Kosovo. Por su parte, el PDK es la rama política del Ejército de Liberación de Kosovo (UÇK) y ha estado en el poder desde las elecciones de 2010 que le dieron la presidencia del parlamento a su entonces líder, Hashim Thaçi, hasta febrero de 2021.

Los escándalos de corrupción, la falta de iniciativa y la posición de neutralidad de ambas formaciones, hicieron que los kosovares vieran en el Vetëvendosje la única solución a los problemas del país y le dieran la victoria en las elecciones parlamentarias de febrero de este año. El Vetëvendosje (autodeterminación, en español) es una formación nacionalista albanesa fundada en 2005, con Albin Kurti a la cabeza, supone la única alternativa con una ideología de izquierda en Kosovo.

Poco menos de 800.00 votantes acudieron a las urnas este domingo de un total de 1.885.448 votantes registrados, es decir, la tasa de participación en el país fue del 42,7%. Una cifra que supone la más baja con respecto a los años anteriores donde el menor porcentaje de participación se dio en las municipales de 2017 siendo entonces de un 44,1%.

Los serbokosovares siguen eligiendo a Belgrado

Estas elecciones se han celebrado en un escenario de tensiones entre las poblaciones albanesa y serbia en las zonas norte del país. La crisis de las matrículas y las investigaciones por los numerosos casos de contrabando han creado un estado de violencia constante en los municipios serbios de Kosovo. Sin embargo, y a pesar de ello, o justamente por ello, estos municipios han registrado la participación más elevada del país, dando la victoria a la Lista Serbia. La formación que sigue directamente las órdenes de Belgrado se ha hecho con nueve de los diez municipios de mayoría serbia.

serbia-kosovo-albania

En una situación donde los serbios se ven en tierra de nadie y, en las últimas semanas, se han manifestado “acosados” debido a las “acciones unilaterales” del Gobierno de Pristina. Se refieren a las redadas policiales contra el contrabando presente en estas áreas y que ellos mismos consideran “un ataque contra la población serbia en Kosovo”. Estos ven en la formación serbia su única alternativa contra las decisiones del partido de Albin Kurti.

Elecciones sin ganadores

Los resultados en el resto de los municipios del país, todos de mayoría albanesa, han dado un giro de 180 grados a la situación de febrero. Cuando a principios de año, el Vetëvendosje lideró, de manera histórica, los resultados de todo el país, ocho meses más tarde, la formación que controla el Parlamento no ha conseguido hacerse con ninguno de los 38 municipios que forman Kosovo.

Cuando el conteo en las elecciones del domingo llegó a su fin, el partido del primer ministro no había ganado ningún municipio en esta primera ronda, por lo que tendrá que esperar a una segunda vuelta en cuatro de los siete grandes municipios: Pristina, Prizren, Gjakove y Gjilan. En total, 22 de los 38 municipios realizarán una segunda ronda de votaciones para elegir alcaldes.

Por su parte, Partido Democrático de Kosovo (PDK) en el poder hasta la entrada del Vetëvendosje se ha hecho con Mitrovica Sur, Ferizaj y Skenderaj. La formación se había hecho también con el municipio de Hani i Elezit, pero el resultado fue anulado durante la jornada del 25 de octubre por fraude electoral, por lo que también tendrá que ir a segunda ronda de elecciones. Mientras tanto, la Liga Democrática de Kosovo (LDK) ha ganado en Peje y Lipjan, y disputará una segunda vuelta en algunos otros municipios.

La política en Kosovo sigue en manos de los hombres

Estas elecciones también han dejado en evidencia lo masculina que es la competió política en el país. Y es que, aunque a los candidatos no han parado de hacer referencia al empoderamiento de la mujer durante sus campañas, el número de mujeres entre sus filas muestra que estas palabras son poco más que discursos vacíos.

En estas elecciones, tan solo nueve mujeres han sido candidatas en las listas de los principales partidos; cuatro en las listas del PDK, tres en las de la LDK, y dos por parte del LVV. De un total de 165 candidatos a la alcaldía en los 38 municipios, tan solo 13 eran mujeres.

serbia-kosovo-albania

No son solo los partidos políticos quienes demuestran la falta de equidad de género existente en el país, los patrones de votación de los ciudadanos han demostrado en estos comicios que elecciones aún están en manos de los hombres. Un 18,86% ha sido el mayor apoyo que una candidata ha recibido en estas elecciones, obtenido por Hyri Dobrunaj del PDK en Deçan, que es el más alto que una mujer ha obtenido en la historia de Kosovo después de Kusari-Lila, la única alcaldesa de la historia país que gobernó Gjakova entre 2014 y 2017. 

El LDK vuelve a la carrera por la capital

En Pristina, los sondeos le daban la victoria al candidato del partido en el poder, en un escenario donde el resultado no lo condicionaban los programas electorales, puesto que las diferencias entre estos eran insignificantes, sino la cercanía y la aceptación de los candidatos a nivel personal. En este sentido, el candidato del Vetëvendosje, Arben Vitia, antiguo ministro de Sanidad hasta su candidatura a la Alcaldía, ha sido el que ha obtenido el mayor apoyo pero no el suficiente para gobernar.

La novedad en este resultado está en que este apoyo perdido al partido de izquierda, que se ha ido a parar a la Liga Democrática de Kosovo (LDK) y a su candidato Përparim Rama.

Los votantes de Pristina suponen la mayoría joven del país y el mayor nicho de votantes de la formación en el poder, y su candidato constaba de buena reputación y cercanía con el pueblo. Por el contrario, el LDK es el reflejo de las promesas incumplidas tras la guerra y en febrero quedó manifestado el hastío de los jóvenes hacia la formación que gobernó los primeros años de independencia. Además, su candidato, un premiado arquitecto que llevaba años asentado en Reino Unido, no despertaba empatía entre los votantes.

 serbia-kosovo-albania
 
Sin embargo, parece que las campañas han dado sus frutos para la Liga Democrática. Rama, ha sabido identificar las promesas que pueden atraer a los residentes de Pristina: renovación de la infraestructura de la ciudad, más zonas verdes y creación de espacios de ocio, parecen haber sido la respuesta ‘fácil’ del arquitecto a los problemas de la capital. Estas promesas han ganado la batalla a la lucha de Vitia por un mayor acceso a la sanidad y a la educación pública. Además, la estrategia del candidato del Vetëvendosje de ‘esconderse’ en tiempo de campaña electoral, al contrario que sus adversarios, ha afectado a los resultados.

Poca gente duda de la victoria de Vitia en la segunda vuelta. Sin embargo, los resultados en Pristina han dejado claro que la antigua formación en el poder ha aprendido de sus errores. El partido más antiguo de Kosovo es consciente de que debe lavar su imagen si quiere seguir figurando; ha sustituido las ‘caras de siempre’ a quienes se les considera responsables de la caída del partido, por nuevos rostros que den una imagen de aire fresco. Y parece haber funcionado. “Hoy, los ciudadanos mostraron su gran descontento con el trabajo del Gobierno de Albin Kurti en los primeros ocho meses de su existencia. Para nosotros, un nuevo comienzo está comenzando, uniéndonos con los ciudadanos para detener la degradación de los valores gobernantes en Kosovo”, declaraba el director del PDK, Memli Krasniqi ante los resultados electorales.

Experiencia contra activismo

Poco tiene que ver la situación de la capital con la del resto de municipios del país. Los resultados de principios de año, donde el mapa se teñía de rojo con la victoria del Vetëvendosje en prácticamente todas las ciudades, era lógica. Una receta que combinaba las promesas incumplidas del el LDK y el PDK, el Vetëvendosje como la única alternativa real de izquierda que se enfocaba en los problemas del país en lugar de en las falsas ilusiones europeístas que ya nadie creía, y los nuevos votantes jóvenes que querían un cambio drástico y nuevas alternativas, le dio al partido de la autodeterminación todos los ingredientes para ganar.

El Vetëvendosje satisfacía a las generaciones mayores hartas de la neutralidad de las otras dos formaciones, siendo el único partido que rompía con Serbia. Además de la fuerza histórica que siempre ha tenido la formación pro-albanesa y el peso simbólico que Albin Kurti tiene para el país desde su participación y condena por las manifestaciones universitarias de 1996 contra la ocupación yugoslava. El LVV usó su historia y su activismo, junto con un programa que se enfocó luchar
 
contra la corrupción y el nepotismo que dejaban las formaciones anteriores en las instituciones, y que prometía oportunidades laborales a los jóvenes, para ganar las presidenciales de febrero.

 serbia-kosovo-albania

Sin embargo, esta estrategia que le llevó a lo más alto a principios de año no ha funcionado en las municipales. Y es que, esa imagen de partido alternativo, con caras jóvenes, puede ganar en Pristina o Prizren, donde se amontona la mayoría de los votantes jóvenes del país, pero no se debe olvidar que la mayoría del país es rural y la población presente en estas zonas ha visto estas caras nuevas de sus respectivas listas como “cachorritos sin experiencia”. Así ha ocurrido en Gjilan, por ejemplo, donde Alban Hyseni, candidato del LVV, no ha conseguido la mayoría suficiente para gobernar a pesar de haber demostrado ser uno de los mejores candidatos en todo Kosovo durante la campaña electoral. Hyseni va a segunda vuelta contra el candidato de la Liga Democrática, Lutfi Haziri, quien es una de esas ‘viejas caras’ de la Liga que poca simpatía despierta entre los jóvenes, pero quien ha sabido usar baza de la experiencia y la cercanía con sus vecinos de “toda la vida”.

En noviembre se decidirá el color de Kosovo

El descontento de gran parte de los votantes del Vetëvendosje a principios de año debido a la falta de acción drástica prometida, sumado a la falta de experiencia y saber hacer que la formación ha mostrado en más de una ocasión, y a la renovación de la Liga y del Partido Democráticos, han devuelto a Kosovo los resultados típicos de su joven historia antes del 2020. Además, no se debe olvidar que en Kosovo se vota a la persona y no al partido, y Albin Kurti no puede estar en todas las listas. Y es que, aunque el primer ministro muestre su apoyo a esos jóvenes candidatos, los votantes de Gjilan, Ferizaj, Peje y el resto de los 38 municipios han dado su voto a los candidatos ‘con experiencia’.

 serbia-kosovo-albania

Habrá que esperar a la segunda vuelta programa para noviembre para saber de qué color queda el mapa de Kosovo. Cierto es que el Vetëvendosje se hará con Pristina y la mayor parte de los municipios por los que sigue jugando. Así lo ve el diputado Fitore Pacolli, “ganaremos en todos los lugares en los que estemos en la segunda vuelta. En comparación con las últimas elecciones municipales de 2017, cuando nuestro partido quedó tercero, ahora somos los más votados”. Sin embargo, las municipales le han demostrado a la formación de Kurti que los resultados de febrero fueron una anomalía, y que su partido debe empezar a cumplir con las expectativas de sus jóvenes votantes si quiere seguir en el mapa, porque el Partido y la Liga Democrática le han dejado claro al Vetëvendosje en estas elecciones que la otra mitad del país es históricamente suya.