Líbano agota sus reservas de divisas y se sumerge en un caos económico

Moody's advierte de un mayor declive económico en el Líbano a causa del suspenso de relaciones con bancos corresponsales
Atalayar_Edificio del Banco Central del Líbano en Beirut

REUTERS/MOHAMED AZAKIR  -   Edificio del Banco Central del Líbano en Beirut

La empresa estadounidense de servicios financieros Moody's ha advertido que el declive económico de Líbano se acelerará si pierde sus relaciones con los bancos corresponsales. La agencia de calificación financiera Moody's expresó su preocupación, según la información disponible en su sitio web, sobre las consecuencias de la utilización de las reservas obligatorias de los bancos en el Banco Nacional del Líbano (BDL).

En una nota enviada por correo electrónico, Moody's afirma que la "usurpación de las reservas obligatorias de los bancos en el Banco Central del Líbano a la luz del continuo estancamiento gubernamental aumentará los riesgos para los bancos". Esto, a su vez, pondría en peligro las restantes relaciones de corresponsalía bancaria del Líbano y socavaría aún más "la disponibilidad de los servicios de pago transfronterizos para las transferencias, el comercio y el turismo, que se encuentran entre los principales pilares de la economía".

"Socavar los requisitos de reserva (de divisas) de los bancos mantenidos en el BDL en el contexto de un estancamiento gubernamental continuado... pondría en peligro las relaciones de estas instituciones con sus bancos corresponsales, penalizando aún más el acceso a los servicios de pago internacionales", detalló la agencia en su nota.

atalayar_Libano economia
REUTERS/MOHAMED AZAKIR - El gobernador del Banco Central del Líbano, Riad Salameh

En crisis desde 2019, Líbano subvenciona algunas importaciones a través de los mecanismos creados por el Banco Nacional y financiados con sus reservas de divisas que se han fundido literalmente en casi dos años. Alcanzarían los 16.350 millones de dólares, según una declaración del gobernador de hace unos diez días, de los cuales apenas estarían disponibles más de 1.000 millones, ya que el resto está constituido por las reservas obligatorias de divisas de los bancos. A principios de este mes, una carta filtrada a los medios de comunicación reveló que cuatro bancos corresponsales del Banco Nacional habían suspendido sus relaciones.

La pérdida de estas relaciones aumentaría la dependencia de Líbano de la financiación externa oficial, ya que los pagos transfronterizos y los servicios de compensación seguirían paralizados, incluso después de una reestructuración completa de la deuda, según el memorando. Citando datos del Banco Central y de Haver Analytics, Moody's señaló que las reservas disponibles del Líbano para su uso habían caído a 1.000 millones de dólares a finales de febrero de 2021.

En una carta al fiscal del Líbano el mes pasado, el gobernador del Banco Central, Riad Salameh, advirtió que los bancos corresponsales extranjeros estaban comenzando a restringir sus relaciones comerciales con el sistema financiero local. 

atalayar_Libano economia
AP/MARK LENNIHAN - Moody's Corp. en Nueva York

El país incumplió el pago de su deuda en divisas en marzo de 2020 y fue rebajado a la parte más baja de la escala por las principales agencias de calificación financiera estadounidenses, ya en julio de 2020, cuando Líbano se precipitaba hacia el colapso económico tras haber incumplido el pago de los eurobonos, Moody's Investors Service rebajó la calificación de emisor del país -la solvencia del Gobierno libanés- a "C", el nivel más bajo posible.

Las crecientes presiones económicas derivadas de las cuarentenas y cierres relacionados con la COVID-19 a principios de 2020 empeoraron la situación. La frustración llegó a un punto de ruptura en agosto de 2020, cuando sucedió la explosión en el puerto de Beirut, matando al menos a 200 personas e hiriendo a otras 5.000. Esto provocó la dimisión del primer ministro y de su Gobierno y un cambio político y económico. Desde entonces, el Gobierno libanés aún no se ha reconstruido, lo que dificulta los intentos de procesar la ayuda y reducir la inflación.

Atalayar_Libano economia
AP/HUSSEIN MALLA - La gente hace cola frente a una oficina de cambio para comprar dólares estadounidenses, en Beirut, Líbano

En años anteriores, Líbano ha tenido un tipo de cambio reducido para ayudar a controlar la inflación, otro de los grandes problemas de su economía. Antes de 2020, el Banco Central limitaba la inflación al 3% anual. Sin embargo, este repunte de la inflación hace que ahora las conversiones de liras se fijen en 6.240 liras por dólar como tipo oficial, mientras que, en la calle, la transacción se hace a casi el doble. Con la posibilidad de perder 20 millones de dólares al mes, la ayuda exterior de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se verá gravemente afectada, un resultado crítico durante una crisis global como ésta.

Las agencias de la ONU y otras organizaciones no gubernamentales (ONGs) han donado casi 500 millones de dólares al Líbano. Actualmente distribuyen tarjetas de débito y vales. Sin embargo, al tipo de cambio actual, los libaneses sólo reciben 6.240 liras por dólar. Las organizaciones que realizan las donaciones están intentando convencer a las autoridades libanesas de que procesen las donaciones a través del tipo informal, con el que los ciudadanos libaneses recibirían 14.000 liras por dólar. Sin embargo, el Banco Central del Líbano se ha resistido a esta petición. El Banco Mundial está de acuerdo, señalando que, si esta petición sale adelante, podría empeorar la ya persistente inflación, afectando aún más a las comunidades empobrecidas.