Líbano e Israel acuerdan delimitar sus fronteras marítimas

Líbano e Israel negociarán un borrador para delimitar sus fronteras marítimas con Estados Unidos como mediador internacional
Presidente Nabih Berri

AP/BILAL HUSSEIN  -   El presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri

El conflicto de Oriente Medio se apaga poco a poco. Tras los Acuerdos de Abraham parece que Israel va a empezar a hacer las paces con más de un país vecino con el que tiene una histórica enemistad. Ahora es el turno de Líbano, que lejos de querer normalizar las relaciones diplomáticas, ha extendido la mano para negociar una delimitación de las fronteras marítimas.

El presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri, anunció este jueves el inicio de unas conversaciones indirectas con Israel para la delimitación de las fronteras marítimas bajo la mediación de las Naciones Unidas y Estados Unidos tras décadas de disputa por las aguas fronterizas en el Mediterráneo.

Líbano e Israel, que no mantienen relaciones diplomáticas y técnicamente están en guerra, han disputado sus fronteras terrestres y marítimas durante décadas, incluida un área en el borde de tres bloques libaneses en el mar Mediterráneo.

Berri señaló en rueda de prensa que durante este jueves se acordó un borrador de un acuerdo. Las reuniones se realizarán bajo la bandera de las Naciones Unidas en la ciudad de Naqoura, sede de la Fuerza de Paz de la ONU en Líbano (FINUL).

Estas conversaciones todavía no tienen fecha, pero el presidente del Parlamento afirmó que el Ejército libanés será quien lidere las conversaciones por la parte libanesa para trazar la "línea blanca" en el Mediterráneo y acabar con las disputas en la frontera que se suceden desde que en 1948 se creara el Estado de Israel.

Estados Unidos vuelve a ser protagonista de la paz en Oriente Medio

"Se ha pedido a Estados Unidos que actúe como mediador para demarcar las fronteras marítimas y está preparado para ello. Cuando se alcance un acuerdo finalmente, el acuerdo de la frontera marítima será sellado con Naciones Unidas", señaló el presidente Berri.

El marco del acuerdo para negociar con Israel se alcanzó el pasado 7 de julio, antes de que Washington sancionara a individuos cercanos a Berri pertenecientes al grupo chií Amal. Asimismo, indicó la disposición de Líbano a demarcar las fronteras y apuntó que Estados Unidos está haciendo "todos los esfuerzos para concluir las negociaciones lo antes posible".

Berri recordó que la visita el año pasado del secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, empujó a que se reanudaran las conversaciones estancadas durante una década. La idea es redefinir la demarcación marítima que existe actualmente para dividir el espacio y que deje de haber conflictos en el mar Mediterráneo.

"Si la demarcación tiene éxito, hay un margen muy amplio, especialmente en lo que respecta a los bloques 8 y 9 (que comparten límite con la Zona de Exclusividad Económica de Israel), para que sea una de las razones para pagar nuestras deudas", afirmó Berri.

El conflicto entre Israel y Líbano no ha caído en saco roto. Pero los intereses económicos priman más, sobre todo en este momento de debilidad libanesa tras la dura crisis económica acrecentada por la pandemia del coronavirus.

Mapa mar Líbano

En 2018, Líbano otorgó licencias a las compañías petroleras TOTAL de Francia, ENI de Italia y NOVATEK de Rusia para llevar a cabo la primera exploración de energía en alta mar del país en dos bloques en aguas profundas. Uno de estos bloques es el número 9, que se encuentra precisamente en las aguas disputadas entre el Gobierno libanés e Israel.

Este giro por parte de Líbano ante una futura negociación con su enemigo se produce en un momento en el que el país mediterráneo vive la peor crisis económica de su historia, agravada por la gran explosión en el puerto de Beirut que asoló la capital y que dejó más de 190 muertos, en torno a 6.000 heridos y centenares de edificios e infraestructuras gravemente dañadas.