Líbano y Alemania sellan un acuerdo para la reconstrucción de la Base Naval de Beirut

El puerto de la capital libanesa quedó devastado tras las explosiones acaecidas el pasado 4 de agosto
Esta foto muestra una vista general de la escena de una explosión que golpeó el puerto marítimo de Beirut, Líbano, el miércoles 5 de agosto de 2020

AP/BILAL HUSSEIN  -   Esta foto muestra una vista general de la escena de una explosión que golpeó el puerto marítimo de Beirut, Líbano, el miércoles 5 de agosto de 2020

El Ejército de Líbano rubricó un acuerdo con Alemania para la reconstrucción de la Base Naval de Beirut, la cual fue destruida por las terribles explosiones ocurridas el 4 de agosto en el puerto beirutí, según se indicó en un comunicado oficial de las Fuerzas Armadas del país de Oriente Medio. 

El pacto fue firmado por el embajador germano en Líbano, Andreas Kindl, y por el comandante de las Fuerzas Armadas libanesas, Joseph Aoun.

El diplomático teutón manifestó que su país apoya al Ejército libanés y tiene la intención de desarrollar la cooperación en el futuro en diferentes campos.

Mientras, Joseph Aoun expresó su "profundo aprecio por la iniciativa del Gobierno alemán, y la devoción de los soldados alemanes que trabajan en la Fuerza Provisional de Naciones Unidas en Líbano" e hizo énfasis en "consolidar las destacadas relaciones entre los Ejércitos alemán y libanés".

Esta acción de Alemania llega tras las fuertes deflagraciones que sacudieron el puerto de Beirut el 4 de agosto y que dejaron innumerables daños en cientos de edificios y más de 190 muertos y al menos 6.000 heridos.

De esta forma, Alemania prosigue con su labor de asistencia en Líbano después de que, por ejemplo, hace un mes el director regional interino para los Estados Árabes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Frank Hagemann, y el propio embajador alemán Andreas Kindl se reuniesen con trabajadores que han sido empleados bajo un programa de la OIT para limpiar los escombros de las enormes explosiones que arrasaron la capital libanesa en agosto.

A los pocos días de la explosión, la OIT movilizó su Programa de Infraestructura Intensiva en Empleo (EIIP) que generó alrededor de 200 puestos de trabajo para ciudadanos libaneses y refugiados sirios. 

Esta respuesta de la OIT contó con el apoyo de Alemania a través del Banco Alemán de Desarrollo (KfW), que está financiando el EIIP, y mediante el apoyo financiero adicional proporcionado por los Países Bajos. 

"La OIT pudo responder rápidamente a la explosión y sus secuelas creando puestos de trabajo para los trabajadores libaneses y sirios en las obras de limpieza", dijo Hagemann con motivo de esta iniciativa. "Muchos de estos trabajadores estaban desempleados anteriormente, y su vulnerabilidad económica se agravó durante los últimos años por las múltiples crisis que afectan a Líbano. Con el apoyo de nuestros socios para el desarrollo, los Gobiernos de Alemania y los Países Bajos, continuaremos promoviendo el empleo y reconstruyendo y restableciendo los medios de vida, para ayudar a satisfacer las necesidades de trabajo decente de Líbano y sus residentes”, añadió Hagemann.

“Apreciamos mucho la rápida respuesta de la OIT a los recursos directos y a dirigir la asistencia que están haciendo en el programa de infraestructura intensiva en empleo a lugares como aquí, cerca de la explosión", dijo hace un mes el embajador Kindl durante el recorrido por el lugar. “He visto que libaneses y sirios están trabajando juntos y he visto que hay un porcentaje relativamente alto de mujeres trabajando en el lugar, lo cual es algo muy bueno", añadió el diplomático germano.