La única solución en el Sáhara es la autonomía

Maghlaha Dlimi reclama que se permita regresar a Marruecos a los saharauis de los campamentos de Tinduf con trabajo y derecho a estudiar, formarse y viajar.
Maghlaha Dlimi

Guillermo López  -   Maghlaha Dlimi

La sobrecogedora historia de Maghlaha Dlimi, nativa de Dajla, es una más del grupo de niños que hace años el Frente Polisario envió a Cuba, sin el consentimiento de sus padres.  Allí estudio Magisterio para más tarde poder volver a los campamentos de Tinduf. En condiciones de vida muy precarias se caso y formo su familia. La enfermedad de una de sus hijas le obligó a escapar por Mauritania para llegar a España y poder salvar a la niña. A su regreso a Dajla, le costó mucho trabajo, pero, al fin, consiguió reunir a su familia. Ahora se ocupa de la biblioteca de libros españoles donados hace años desde Canarias y es una activa defensora de los derechos humanos dentro de la Comisión de Dajla.

¿Cómo era su vida en los campamentos de Tinduf?

Mi vida en los campamentos de Tinduf, igual que la vida de cualquier otra mujer, se basaba en no tener una libre circulación, no podíamos tener nuestro pasaporte, tampoco teníamos derecho a poder expresarnos con libertad, existía una falta de higiene y escasez de todo.

Dlimi con Mohamed Cherif
Maghlaha Dlimi con Mohamed Cherif, miembros de la Comisión de Derechos Humanos de Dajla

¿Cómo consiguió escapar de los campamentos de Tinduf y a Dajla?

Se sabe que el Polisario ha llevado a gente a los campamentos de manera obligada, también han engañado a muchas personas para llevarlas allí. En mi caso y el de otros muchos otros niños, nos llevaron con nuestros padres con engaños. Conseguí salir de allí y volver a Dajla porque una de mis hijas estaba enferma y quise llevarla a España para que la tratasen los médicos españoles. Cuando fui a pedir mi pasaporte a Orán, Argelia, me lo denegaron porque allí los pasaportes se los dan a quien ellos quieren. Por tanto, tuve que ir a Mauritania para hacerme el pasaporte e irme con mi hija a España.

¿Qué hizo durante su estancia en España?

Durante mi estancia en España estuve trabajando como traductora de los niños saharauis que van de intercambio a los campamentos de verano de España. En 2004 volví a Dajla porque Tinduf no es ni mi tierra ni la de mis padres y gracias a Dios conseguimos reunirnos otra vez aquí en Dajla toda la familia. 

¿Espera que con el reconocimiento de Estados Unidos exista un impulso que ponga solución a este conflicto? 

Creo que sí, el reconocimiento por parte de los Estados Unidos es una gran ventaja para poner fin al conflicto además los saharauis somos los principales beneficiarios. 

Maghlaha Dlimi
Maghlaha Dlimi  

¿Qué tipo de solución?                                                                                 

La única solución que existe es la autonomía, ya que es la única que puede zanjar y dejar claro el conflicto. También hay que dejar a la gente que vive en Tinduf regresar a Marruecos y que dejen de estar adoctrinando a través de propaganda en contra de Marruecos. Nosotros, los saharauis que hemos estado en los campamentos de Tinduf, fuimos allí engañados, y allí nos han maltratado porque no se cumplían con los Derechos Humanos. Ese problema hoy en día sigue existiendo, por eso pido que dejen volver a casa a todas esas personas, que las dejen volver a su tierra y que puedan disfrutar de todos los derechos que tienen las familias aquí en Dajla, que trabajen, que sus hijos tengan derecho a poder estudiar, formarse y viajar. 

¿Qué le pediría a España?                                                                            

Siempre he comulgado con la cultura española y pido a los empresarios españoles que vengan y que inviertan, que estén más presentes con nosotros. España y Marruecos siempre han sido como hermanos, de forma general la gente del sur de Marruecos y los españoles somos vecinos y hemos convivido un siglo. España debe tener mayor presencia en Dajla, por vecindad, por hermandad y para acercar la cultura de estos dos pueblos que históricamente son hermanos.