La ‘guerra fría’ del Magreb entre Marruecos y Argelia se recrudece

El rearme de Rabat y la inseguridad en la región propician que Argel también modernice su Ejército y ello aboca a una escalada armamentística en la zona
Ejército de Marruecos

PHOTO SELMAOUI via AP  -   Fotografia de archivo, soldados del ejército marroquí desfilan durante las celebraciones del 50 aniversario de las Fuerzas Armadas Reales Marroquíes.

El Magreb está viviendo una auténtica crisis de seguridad. La tradicional 'guerra fría' entre Marruecos y Argelia se recrudece por el rearme que está llevando a cabo el reino alauí y la modernización de las estrategias operativas que el Ejército de Argelia está implementando. La inseguridad de la región por la situación en el Sahel y el conflicto bélico en Libia están abocando a las dos grandes potencias regionales del Norte de África a reforzar sus fuerzas armadas. 

Marruecos se ha hecho en los últimos meses con 36 helicópteros Apache, que se suman a la fragata que adquirieron en 2014 y a los 200 carros de combate M1A1 Abrams y 1.200 misiles contra carro que compraron en 2016. Este rearme está, en parte, motivado por la rivalidad con su vecino, Argelia, que apoya al secesionismo saharaui. Ambos países cerraron sus fronteras terrestres hace 20 años. 

Helicóptero
PHOTO/AFP - Imagen de archivo de un helicóptero Apache, como los 36 adquiridos recientemente por el Ejército marroquí

“La relación entre ambos países han sido muy problemática desde la independencia de Argelia en 1962. En ese momento Argelia tomó una orientación socialista y se alió con la Unión Soviética. Sin embargo, Marruecos era la antítesis, aliado con Estados Unidos y con una monarquía. Esas diferencias y esa enemistad se han mantenido en el tiempo, no se han resuelto y llegan hasta nuestros días”, explica a la revista Atalayar Ana Torres-García, doctora en Filología Árabe y profesora de Historia del Mundo Árabe en la Universidad de Sevilla. 

Las buenas relaciones de Marruecos con Washington le han proporcionado una plataforma para hacerse con equipamiento moderno y de primer nivel para hacer frente a su histórica rivalidad con Argelia. Marruecos es el país de África del Norte que más armamento ha comprado a Estados Unidos, según la revista Forbes. Washington ha firmado contratos con Rabat por más de 10.000 millones de dólares. “El reino alauí ha tenido en algunos momentos mejor interlocución con Estados Unidos que España”, ejemplifica a esta revista César Pintado, profesor del Campus Internacional de Seguridad y Defensa. Además, Marruecos volvió a instaurar en abril el servicio militar obligatorio, tanto para hombres como mujeres. 

Avión combate
SPUTNIK/ALEKSEY NIKOLSKYI via REUTERS - Aviones de combate Sukhoi Su-5 de fabricación rusa, como los 14 adquiridos por Argelia.

Argelia no se ha quedado parada ante el movimiento de su vecino. “Al ver el rearme marroquí, han respondido con la compra de cazabombarderos que han adquirido de Rusia. Aunque tienen un ejército muy numeroso, tenían un armamento muy desfasado”, explica Pintado. Argelia ha firmado contratos con Moscú para hacerse con 42 aviones de combate Sukhoi de fabricación rusa, según el diario londinense sobre el Magreb The Arab Weekly. De este encargo, han pedido 14 bombarderos del modelo Su-34, 14 cazas del Su-35 y 14 aparatos más compensar la retirada del armamento antiguo. Argelia también ha rubricado la compra de 14 ‘aviones furtivos’ del modelo Sukhoi Su-57 a Rusia. Será la primera vez que la industria rusa exportará este tipo de aparatos y hasta 2025 no se completará el traspaso de todo el material, según ‘The Arab Weekly’. 

A pesar de los esfuerzos de Marruecos, Argelia sigue siendo la primera potencia militar del Magreb y además está modernizando sus equipos, ha comprado varias embarcaciones para reforzar su marina y está adoptando nuevas tácticas y procedimientos. También están llevando a cabo planes para tener una industria bélica propia y significativa. En septiembre de 2019 se promulgó un nuevo decreto para crear un Departamento de Desarrollo Técnico que estará encargado de nuevos diseños y estudios de ingeniería. Aunque el gasto militar de Argelia cayó en 2018 respecto al año anterior, entre 2006 y 2016 se había triplicado, pasando de 2.644 millones de dólares a 6.381 millones. Argelia destina hasta el 5,27% de PIB a su gasto militar en 2018 mientras que Marruecos invierte el 3,2%

“Hay que tener en cuenta que Argelia es un régimen militar. El Ejército es parte esencial de su sistema. Además, el país tiene que blindarse ante las numerosas amenazas de seguridad que se presentan en la zona. Tiene frontera con Libia, que es un polvorín tras la caída de Gadafi, todavía quedan activas algunas células terroristas de la guerra que el Estado mantuvo contra los islamistas radicales en los 90 y tiene frontera con Túnez, en el que también hay reductos de terrorismo yihadista”, afirma Torres-García. 

Argelia se ha podido permitir un elevado gasto militar gracias a los altos precios del petróleo y podrían tener problemas para seguir financiándolo en el futuro. “Sus inversiones en defensa están muy condicionadas por las exportaciones de materias primas. Además, la ciudadanía lleva meses protestando por la crisis económica y demandando un cambio de régimen. Es probable que tengan que “comprar” la paz social y eso también les va a costar mucho dinero”, explica Torres-García. 

Tanque
AFP/ WILLIAM WEST - Carro de combate principal M1A1 Abrams disparando a un objetivo durante una demostración de fuego real. Rabat ha adquirido 200 de ellos recientemente

Las diferencias entre las capacidades de ambos ejércitos permiten el mantenimiento de un 'statu quo' regional que periódicamente se ve amenazado por las tensiones entre ambos países. “A pesar de la escalada armamentística, no veo posible que se desate un conflicto entre ambas porque no les interesa por la complicada situación que hay en la región. La falta de cooperación entre ambas sí que supone una amenaza real para la seguridad dentro de sus fronteras”, asegura Torres-García. 

Por su parte, la profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad Europea de Madrid Beatriz Gutiérrez también descarta a Atalayar un enfrentamiento militar entre Marruecos y Argelia. “Aún queda por resolver la cuestión del Sáhara occidental, pero mientras perdure la inestabilidad en la región, la rivalidad entre Marruecos y Argelia no va escalar y tampoco va a estallar”, concluye Gutiérrez.