PUBLICIDAD

Iberdrola

La Agencia Internacional de la Energía Atómica encuentra pruebas contra Irán

Se trataría de restos radiactivos de pruebas no declaradas por Irán
Atalayar_planta_nuclear_Iran_0

PHOTO / REUTERS  -   Técnicos de la Organización de Energía Atómica de Irán en una sala de control en la Instalación de Conversión de Uranio en Isfahan, Irán

Las muestras recogidas durante la inspección de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA) a Irán del pasado octubre, contenían restos radiactivos, según un informe al que ha tenido acceso el Wall Street Journal. Esto implicaría que Irán ha estado realizando pruebas nucleares sin que hayan sido declaradas.

Irán se comprometió en 2015 con otras potencias nucleares, incluido Estados Unidos, a reducir su programa nuclear, demostrar que era para uso pacífico y permitir que inspectores de la IAEA realizaran visitas rutinarias a sus instalaciones para comprobar que el acuerdo, denominado JCPOA, se cumplía.

Sin embargo, tras la salida de Estados Unidos del acuerdo por decisión de Donald Trump y la imposición de nuevo de sanciones, todo el esfuerzo realizado hasta entonces se fue al traste, ya que Irán volvió a su retórica habitual y lo que es peor, la acompañó de decisiones que han impulsado de nuevo su programa nuclear con el aumento de la producción de uranio enriquecido y la mejora de algunas de sus instalaciones.

El descubrimiento de estos restos radiactivos por parte de la IAEA confirmaría que el incumplimiento del JCPOA por parte Irán va mucho más allá de lo que ha ido anunciando, algo que algunos países, como Israel, ya venían vaticinando. Durante las últimas semanas, entre Teherán y Washington ha habido un cruce de mensajes sobre quién debe dar el primer paso para tratar de revivir el acuerdo nuclear de 2015.

Atalayar_Hasán Rohaní, presidente de Irán, jefe programa nuclear_0
AFP/HO/PRESIDENCIA IRANÍ - El presidente de Irán, Hasán Rohaní, junto al jefe de la organización de tecnología nuclear Alí Akbar Salehi

La Administración Biden ha mantenido siempre un mensaje conciliador, indicando su voluntad de adherirse de nuevo al JCPOA o, incluso plantear un nuevo marco, algo que comparte Reino Unido. Sin embargo, las últimas decisiones de Irán, que recordemos que todavía forma parte del JCPOA por lo que debería cumplir su parte de los compromisos, han matizado el discurso de Estados Unidos, pues desde la Casa Blanca se advierte de que no se volverá a la mesa de negociaciones hasta que Irán vuelva a cumplir lo acordado.

Por su parte, Irán señala a Estados Unidos como culpable de la escalada, puesto que su salida del JCPOA rompió la base del acuerdo y que sólo a partir de su vuelta al mismo se volverá a cumplir con lo acordado en 2015. No obstante, el hallazgo de octubre demostraría que Irán ha ido más allá de la retórica chantajista, y que parte de su programa nuclear está aún oculto a los inspectores de la IAEA. De hecho, Teherán ha advertido que bloqueará la visita que deben hacer de nuevo los inspectores en las próximas semanas.

Aunque los inspectores no pueden indicar a que se corresponden los restos encontrados, el lugar donde fueron recogidos podría indicar que Teherán ha estado realizando pruebas con armamento nuclear. Tanto Israel como los países del Golfo, con Arabia Saudí y Emiratos a la cabeza, han mostrado su preocupación por el cambio de postura de Estados Unidos. Israel ha advertido que abandonar la línea dura adoptada por Donald Trump alentaría las intenciones iraníes y que tanto Israel como los países del Golfo se mantendrán firmes en su oposición al país de los ayatolás.