La AIE revisa al alza su previsión de la demanda global de petróleo en 2021

La Agencia Internacional de la Energía calcula que en 2021 se consumirán de media 96,7 millones de barriles diarios
Instalación petrolera de Saudi Aramco en Abqaiq, Arabia Saudí, el 12 de octubre de 2019

REUTERS/MAXIM SHEMETOV  -   Instalación petrolera de Saudi Aramco en Abqaiq, Arabia Saudí, el 12 de octubre de 2019

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha revisado al alza este miércoles sus previsiones sobre la demanda global de petróleo para este año a la vista de unas mejores expectativas de recuperación económica, sobre todo en Estados Unidos y en China.

En su informe mensual sobre el mercado petrolero publicado este miércoles, la AIE calcula que en 2021 se consumirán de media 96,7 millones de barriles diarios, lo que supone 230.000 barriles diarios más de lo que había anticipado en marzo.

Después del bajón histórico de 8,7 millones de barriles diarios en 2021, el mundo absorberá este año 5,7 millones de barriles diarios más.

La agencia justifica esa corrección por las nuevas perspectivas económicas presentadas a comienzos de mes por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que espera un aumento del Producto Interior Bruto global del 6% en 2021 y del 4,4% en 2022.

Eso, aunque reconoce que hay preocupación por la fuerza de la recuperación ante el repunte de casos de COVID en Europa y en otros grandes países consumidores como son Brasil e India, y que se encuentran en una situación epidémica delicada.

La demanda global de crudo registró un fuerte aumento, 1,7 millones de barriles diarios más que en febrero, gracias sobre todo a Estados Unidos, que representó tres cuartas partes de esa cifra.

La AIE estima que en abril todavía se incrementará más la salida de crudo al mercado, procedente sobre todo de nuevo de Estados Unidos y de Brasil.

En paralelo, los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus socios continúan restringiendo los flujos, aunque han acordado aumentarlos progresivamente a partir de mayo con 2,1 millones de barriles diarios adicionales entre ese mes y julio.

Los recortes aplicados por ese grupo, de cerca de 8 millones de barriles diarios durante el primer trimestre, han conducido a una reducción de las ingentes reservas que se habían constituido en todo el mundo el pasado año cuando la demanda se hundió como consecuencia de la crisis de la COVID.

En febrero, esas reservas de los miembros de la OCDE se redujeron en 55,8 millones de barriles diarios para quedar en 2.977 millones, es decir todavía 94 millones de barriles por encima de las que había un año antes.

Los autores del informe constatan que el precio del petróleo ha bajado desde los picos que había alcanzado a mediados de marzo y señalan que podrían estar de nuevo bajo presión en los próximos meses, en un contexto de incremento del consumo.

Pero insisten en que no hay riesgo de problemas de aprovisionamiento teniendo en cuenta que en julio la OPEP y sus socios, aunque hayan elevado sus aportaciones como han anunciado, dispondrán de un margen de producción excedentario de cerca de 6 millones de barriles diarios.