PUBLICIDAD

Iberdrola

La ambición del presidente Erdogan

La guerra de Libia y su recrudecimiento, producto de las ambiciones del presidente turco sobre el gas mediterráneo 
Un opositor del Partido de los Trabajadores, Erkan Bas, muestra un mapa de Libia dividida antes de una votación parlamentaria para enviar tropas turcas a Libia, el 2 de enero

AFP  -   Un opositor del Partido de los Trabajadores, Erkan Bas, muestra un mapa de Libia dividida antes de una votación parlamentaria para enviar tropas turcas a Libia, el 2 de enero

Se teme que las tensiones en el Mediterráneo Oriental aumenten bruscamente a medida que la estrategia agresiva de Turquía en una lucha por los recursos de gas natural desencadena una respuesta unida de los países vecinos decididos a detener a Ankara. La aprobación del parlamento turco para desplegar tropas en Libia y la confirmación en televisión del presidente Erdogan contribuyen al incrementar las tensione. 
La iniciativa de Turquía provocó advertencias de Estados Unidos y Rusia, así como de Egipto. "La escalada es probable en el Oriente Medio", señaló Halil Karaveli, autor de "Por qué Turquía es autoritaria" y añadió que “Turquía puede decidir anexionarse formalmente el norte de Chipre. La construcción de una base naval también se está considerando ".
El Parlamento de Turquía votó el 2 de enero para enviar tropas a Libia después de que el primer ministro de Libia, Fayez al-Sarraj, reconocido internacionalmente por el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) solicitara apoyo al gobierno de Ankara. El GNA se está defendiendo de una ofensiva del Ejército Nacional de Libia (LNA) del mariscal de campo Khalifa Haftar, que está tratando de conquistar Trípoli.
El mismo día, los líderes de Grecia, Israel y Chipre firmaron un acuerdo para un gasoducto submarino que transportaría gas desde nuevos depósitos en alta mar en el sureste del Mediterráneo hasta Europa continental, dejando de lado a Turquía.
El gasoducto EastMed de 1.900 km está destinado a proporcionar una fuente de gas alternativa para una Europa necesitada de energía, que depende en gran medida de los suministros de Rusia y la región del Cáucaso.
Karaveli aseguró que el plan de Turquía para involucrarse militarmente en el conflicto libio fue diseñado para crear presión sobre sus vecinos en el Mediterráneo Oriental.
"Precisamente porque todas las demás potencias regionales y sus grandes patrocinadores se han alineado contra Turquía en su esfuerzo conjunto para excluir a Turquía del Mediterráneo Oriental (sus recursos de petróleo y gas), Ankara regresará militarmente a Libia" un siglo después del Imperio Otomano perdió la región a Italia, añadió el escritor Karaveli, quien apostilló que "Turquía necesita mantener el gobierno libio oficialmente reconocido, con el cual ha alcanzado el acuerdo de frontera marítima que efectivamente corta la conexión marítima grecochipriota-griega, en el poder de tener influencia en el juego del petróleo y el gas en el Mediterráneo oriental ".

"Todo se debe al problema de Chipre ”.

Un funcionario turco, que habló bajo condición de anonimato, dijo que la raíz de los problemas entre Turquía y sus vecinos era el problema no resuelto de Chipre, dividido entre una parte turca y una griega desde 1974. 

La división de la isla provocó críticas turcas sobre que Grecia y la República griega de Chipre ignoran los intereses de los turcochipriotas en la explotación de los recursos de gas cercanos. A Ankara también le molesta que los países regionales prefieran construir la costosa tubería submarina para enviar gas a Europa en lugar de utilizar una red de tuberías en el continente turco.
Ankara ha aumentado las apuestas con movimientos recientes para explorar las aguas controladas por Chipre y Grecia, provocando un profundo malestar entre los dos países miembros de la UE. Turquía envió buques de perforación escoltados por navíos de guerra a aguas donde Chipre tiene derechos económicos exclusivos.

Rechazo al envío de tropas turcas

El plan de Turquía de enviar tropas y combatientes a Libia aumenta aún más las tensiones. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos dijo que unos 300 combatientes sirios pro-turcos han sido enviados a Libia.
En su despliegue de combatientes, Turquía parece estar tomando prestados los guiones de los contratistas mercenarios privados internacionales y de los grupos yihadistas globales.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en una llamada telefónica "que la interferencia extranjera está complicando la situación en Libia", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley, en un comunicado.
Rusia también está preocupada por el plan de Turquía de enviar tropas a Libia. Leonid Slutsky, presidente del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma del Estado, dijo que la intervención militar ciertamente no es la mejor opción para resolver la crisis en Libia. Egipto, que, como Rusia, respalda a Haftar en Libia, condenó la votación en el parlamento de Turquía.
En un discurso televisivo, el 3 de enero, Haftar llamó a los libios a portar armas, "hombres y mujeres, soldados y civiles, para defender nuestra tierra y nuestro honor" contra los "colonizadores" turcos.