La 'Angelina Jolie' kurda muere combatiendo contra el Daesh

 -  

 lainformacion.com 

Asia Ramazan Antar, una combatiente Peshmerga, que saltó a la fama en los medios que la calificaron como la 'Angelina Jolie kurda', habría muerto en los combates contra el Daesh en Siria cerca de Turquía, según publica el Daily Mail. Asia habría sido una de las líderes de algunas de las batallas claves contra el ISIS en el norte de Siria antes de ser asesinada. Ella nació en la ciudad kurda de Qamishlo en el Kurdistán sirio (norte de Siria), cerca de la frontera con Turquía.

A Ramazan Antar, de 22 años, también la comparaban por su belleza con la actriz española Penélope Cruz y era una de las líderes dentro de la Unidad de Protección Femenina (YPJ), una sección miliciana del Kurdistán sirio, tras participar en numerosas batallas contra los terroristas yihadistas. Hasta EEUU considera que estas mujeres se han convertido en un ejército eficaz contra el ISIS y las da apoyo aéreo.

El batallón femenino de los kurdos cuenta con más de 10.000 mujeres combatientes que han tenido gran protagonismo en la expulsión del Daesh y de otros grupos extremistas de las regiones sirias colindantes con el norte con la frontera turca.

Los miembros del Daesh creen que si mueren a manos de una mujer irán al infierno

Los milicianos del Daesh creen que si mueren en combate a manos de una mujer, sus almas arderán en el infierno, al contrario de lo que sucedería si caen a manos de un hombre. Teniendo en cuenta esto, los kurdos, que combaten en su región contra el avance del Daesh, formaron un batallón femenino para atormentarlos y hacerlos retroceder.

"Cuando ven que somos mujeres salen corriendo"

Allí, las mujeres luchan por su libertad en todos los frentes: tanto en la guerra, como en la sociedad kurda. “Cuando luchamos contra ellos y descubren que somos mujeres salen corriendo”, desvelan orgullosas las integrantes de la sección femenina del YPG, las YPJ, que combaten al Daesh.

Están consideradas las luchadoras más valientes. Saben lo que es la opresión y el asesinato de sus seres queridos, así que tras un mes de preparación ya están dispuestas a ir al campo de batalla.

Ya hay 10.000 mujeres luchando

Según NBC, las mujeres son un tercio de los combatientes de las Unidades de Protección Kurdas y en total suman unas 10.000. La mayoría son solteras y reciben un estricto entrenamiento. Cuando se "alistan" solo duermen seis horas. Se levantan a las 4 de la mañana e intercambian entrenamiento con conocimientos básicos. Luchan por la causa del pueblo kurdo. Abandonan a su familia y a sus amigos para adoptar la austeridad y la disciplina.                                                                                                                                      

“Llorar no está permitido, es mejor coger un arma”

Los padres de Gulán, resumen la fuerza con la que van a morir si es preciso. Ellos han permitido a su hija de 18 años que vaya a luchar contra el Daesh, "El Daesh nos atacó. Se llevan a nuestros niños, les cortan las cabezas. Secuestran a nuestras hijas y las deshonran, relata el padre de Gulán en un reportaje de la cadena RT.

"Si toman a mi hija como rehén, que se dispare su última bala"

"Rezo para que nunca la tomen como rehén. Y si ocurre, que se dispare la última bala que le quede", agrega. Gulán se unió a las filas de las YPJ no solo por su propia seguridad o por el amor a la patria. "Mi padre me quiere, ¿no es cierto? ¿Cómo puedo demostrarle mi amor? Iré a combatir al enemigo para que él esté a salvo y se sienta orgulloso de mí", confiesa. Pero además existe una motivación social, ya que no quiere seguir viviendo en un mundo controlado por hombres, después de todo por lo que ha pasado.

"Casarse es caer prisionera, no hay combatientes casadas"

"Nos hemos criado en una sociedad que obliga a la mujer a dedicarse únicamente a las tareas de la casa y en la que los hombres consideran a las mujeres como su propiedad, como un adorno, y no les permiten salir de casa. Para una mujer casarse es como caer prisionera. Considerando la mentalidad de nuestra sociedad, no se puede ni contemplar la posibilidad de que las mujeres casadas formen parte de las Unidades de Protección Femeninas. Queremos crear una nueva sociedad", sostiene.

Kobani, el espejo en el que se miran

La ciudad siria de Kobani se ha convertido en símbolo de unidad para los kurdos, es un ejemplo inédito de igualdad para sus mujeres, que luchan codo a codo con los hombres en sus calles, en un hecho excepcional en Oriente Medio.

Rehana, la mujer que mató a 100 yihadistas... decapitada

Conocida por su nombre de guerra, "Narín Afrin", la comandante, de unos 40 años, es admirada y muy querida por sus milicianos, que la consideran una líder fuerte, capaz de tomar decisiones en cualquier circunstancia, además de resaltar su completa entrega a sus soldados.

Otro nombre de mujer vinculado a Kobani ha acaparado un gran interés mediático: se trata de "Rehana", el alias de una combatiente kurda de la que se dice que ella sola logró matar a más de cien milicianos del Daesh. Al parecer "Rehana" fue capturada recientemente por los yihadistas, que la decapitaron y colgaron una foto de uno de sus miembros exhibiendo su cabeza. Aunque algunos periodistas de la zona dicen que se trata de un montaje, sus compañeras de armas ya han jurado vengarla.

"Cuando ven a una mujer huyen como ratas"

"Cuando ven a una mujer con un arma se ponen a temblar y huyen como ratas", dice una de sus combatientes de Kobani, mientras Derki subraya que la mitad de los yihadistas en la frontera fueron abatidos por las milicianas y se muestra orgulloso de sus tropas, que "son un ejemplo para las mujeres en todo el mundo".

De hecho, las mujeres del Kurdistán tienen un largo historial como guerreras dentro de un pueblo habituado a luchar contra la opresión, en particular en Siria, Irak, Irán o Turquía, los países entre los que se repartió el territorio al final de la I Guerra Mundial.

Adela Kham, conocida como la "princesa valiente", que gobernó en los años 20 los territorios kurdos entre Irán e Irak alrededor de Halabja, o Leyla Qasim, que en 1974, con 22 años, fue la primera mujer ejecutada por el régimen baasista de Irak por su implicación en el movimiento estudiantil kurdo así lo demuestran.

Muchas de ellas son francotiradoras

Britan Derek, de 33 años, es un comandante de la unidad del YPG en Hassakeh: "Las mujeres pueden luchar mejor que los hombres", dice ella. "Nos mantenemos la calma y firme. Por lo general somos francotiradoras, o en los frentes de combate. Las mujeres no tienen mucho que perder en la batalla. Los hombres sueñan con formar una familia, o regresar a casa con sus familias. Mientras que las mujeres que han elegido este camino lo hacen de buena gana. No tienen otro propósito".

"Dejé de estudiar y me uní a los campos de entrenamiento en Dirbasiyyah", añade su amiga Ameena, 19. "Mis padres trataron de detenerme, pero no pudieron. Mi madre no me dirigió la palabra durante seis meses después de unirme, pero ya estamos bien". "Ella es más valiente que yo, y más fuerte que sus hermanos. Cuando ella viene a visitarnos, todos los amigos de la familia vienen a tomarse fotos con ella ", dice su padre

Nacen Las mujeres del sol, antiguas esclavas sexuales que ahora luchan contra el Daesh

Son un batallón yazidi femenino llamada la "Girls of the Sun', y tienen buenas razones para tomar las armas. El batallón fue fundado el año pasado por las mujeres que fueron mantenidas en cautividad y torturadas por el Estado Islámico. El batallón tiene 142 miembros y trabaja junto a los peshmerga, la fuerza de lucha kurda en Irak. Las mujeres han sido entrenadas para usar armas ligeras y medianas. Son protagonistas, incluso hay vídeos musicales que las animan a seguir en la lucha. Hoy pueden haber perdido a su guerrera de portada... pero que nadie dude de que la vengarán.