La asociación de Emiratos y Arabia Saudí es sólida

La reunión entre Mohamed bin Zayed al-Nahyan y Mohamed bin Salman bin Abdulaziz al-Saud
mohamed-bin-zayed-mohamed-bin-salman-emiratos-arabia saudí

PHOTO/WAM  -   Mohamed bin Zayed al-Nahyan, príncipe heredero de Abu Dabi, y Mohamed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí

El jeque Mohamed bin Zayed al-Nahyan, príncipe heredero de Abu Dabi y comandante supremo adjunto de las Fuerzas Armadas de los Emiratos Árabes Unidos, llegó a Riad en una visita al Reino de Arabia Saudí. Fue recibido a su llegada al Aeropuerto Internacional Rey Khalid por el príncipe Mohamed bin Salman bin Abdulaziz al-Saud, príncipe heredero, viceprimer ministro y ministro de Defensa del Reino de Arabia Saudí. La visita se produjo con el propósito de mejorar las florecientes relaciones y la cooperación estratégica entre ambas naciones.

El príncipe heredero de Abu Dabi fue acompañado por el jeque Tahnoun bin Zayed al-Nahyan, asesor de Seguridad Nacional; el jeque Hamdan bin Mohamed bin Zayed al-Nahyan; Ali bin Hammad al-Shamsi, secretario general adjunto del Consejo Supremo de Seguridad Nacional; Mohamed Mubarak al-Mazrouei y subsecretario de la Corte del Príncipe Heredero de Abu Dabi.

Fue recibido por el príncipe heredero saudí, el príncipe Turki bin Mohamed bin Fahad bin Abdulaziz, ministro de Estado; Khalid bin Salman bin Abdulaziz, viceministro de Defensa; y el Dr. Masa'ad bin Mohamed al-Aiban, ministro de Estado y asesor de Seguridad Nacional. Las conversaciones entre los dos líderes forman parte de la importante alianza entre ambos países para apoyar la seguridad y estabilidad de EAU, Arabia Saudí y la región.

mohamed-bin-salman-mohamed-bin-zayed-arabia-saudí-emiratos
PHOTO/WAM - Mohamed bin Zayed al-Nahyan, príncipe heredero de Abu Dabi, y Mohamed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí

Las partes discutieron la cooperación y la aceleración de los esfuerzos conjuntos para garantizar el bien superior de los pueblos de sus países y de toda la región, y examinaron los últimos acontecimientos regionales, árabes e internacionales de interés mutuo y los esfuerzos para eliminar los desafíos políticos para lograr la paz y la estabilidad.

Tras la visita a Riad, Mohamed bin Zayed declaró que "la asociación entre Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí es fuerte y continua para el bien de ambos países y de la región”. También twitteó: "Durante nuestra reunión en Riad, mi hermano Mohamed bin Salman y yo discutimos formas de profundizar aún más el vínculo fraterno y la cooperación estratégica entre nuestras naciones. La asociación entre los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí sigue siendo fuerte y próspera”.

Anteriormente, el Reino apoyó la iniciativa del jeque Mohamed bin Zayed al-Nahyan en el Día Internacional de la Fraternidad Humana, que el mundo celebró por primera vez el 4 de febrero; así como que los Emiratos Árabes Unidos apoyaron previamente la "Iniciativa del Medio Oriente Verde" anunciada por el príncipe heredero de Arabia Saudí en marzo pasado, que tiene como objetivo, en asociación con los países de la región, plantar 50.000 millones de árboles como el programa de reforestación más grande del mundo para preservar y proteger el medio ambiente. Estas dos iniciativas, con efecto nacional, regional y mundial, son fruto de las prósperas relaciones entre ambas naciones.

reunión-bin-salman-bin-zayed-arabia-saudí-emiratos
PHOTO/WAM - Imagen de reunión oficial en Arabia Saudí

Algunos de los desafíos principales que enfrenta la región son la interferencia iraní en los asuntos estatales, la lucha contra el terrorismo, el apoyo a la legitimidad de Yemen, la difusión de la paz y la difusión de los conceptos de tolerancia y hermandad humana en todo el mundo.

Esta reunión se produce tras las tensiones entre los dos aliados del Golfo que tuvieron a lo largo del mes un enfrentamiento político respecto a la política petrolera. La disputa pública interrumpió el establecimiento de políticas de Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+). El 18 de julio, la OPEP+ acordó aumentar el suministro de petróleo a partir de agosto para enfriar los precios, que han subido a máximos de dos años y medio mientras la economía mundial se recupera de la pandemia de coronavirus.