La Audiencia Nacional investiga la estancia en España del líder del Frente Polisario

A Brahim Ghali, ingresado en un hospital de Logroño con complicaciones respiratorias, se le imputan supuestos delitos de genocidio. La ministra González Laya insiste en las razones humanitarias para aceptar su presencia en España.
Brahim Ghali

REUTERS/RAMZI BOUDINA  -   Brahim Ghali

Brahim Ghali, jefe del Frente Polisario, fue ingresado en estado grave con complicaciones respiratorias presuntamente bajo una identidad falsa en el hospital San Pedro de Logroño, tras ser trasladado en ambulancia desde Zaragoza, como apuntaron medios como Jeune Afrique, y, después de que el Gobierno de España haya reconocido su presencia en territorio español, la Audiencia Nacional ha pasado a investigarle al serle imputados supuestos delitos de genocidio.

El Ejecutivo español habría aceptado la petición del Gobierno de Argelia para acogerlo, según diversas informaciones. “El señor Ghali ha sido trasladado a España por razones estrictamente humanitarias para recibir asistencia sanitaria”, según confirmaron al diario La Vanguardia fuentes del Ministerio de Exteriores español. Por la tarde, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, confirmó las razones humanitarias para justificar la decisión del Gobierno de aceptar el traslado a España del secretario general del Frente Polisario y aseguró que esta situación no tiene por qué afectar a las relaciones con Marruecos "que son excelentes". La ministra ha explicado que la atención para Ghali no "perturba" la relación con Marruecos que es un "vecino y amigo" y un "socio privilegiado de este país". "Somos socios de Marruecos y responsables con nuestras obligaciones humanitarias".

Ministra de Asuntos Exteriores

Los Gobiernos de España y Marruecos tienen pendiente la celebración de la Reunión de Alto Nivel, fijada para el mes de noviembre pasado pero que fue aplazada a febrero oficialmente por la situación del coronavirus, pero que fue debido a que tres días antes la administración de Donald Trump reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara y anunció la apertura de un consulado norteamericanos en esa región. La nueva administración Biden no ha revertido esta decisión que ha dinamizado en muchos sectores una posible solución al conflicto del Sáhara en el marco de las Naciones Unidas. 

La investigación sobre Ghali llega después de que la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEDH) haya interpuesto un escrito ante el Juzgado Central de Instrucción número 5 del que es titular Santiago Pedraz. 

El documento, distribuido a medios de comunicación, solicita al alto tribunal después de las noticias aparecidas, comprobar la veracidad de los hechos y, si procede, "tomar la oportuna declaración al investigado Brahim Ghali y dictar orden de detención para no eludir la acción de la justicia internacional".

También el Foro Canario Saharaui ha denunciado la presencia de Brahim Ghali en España y, en un comunicado, pide responsabilidades por lo que puede ser una llegada irregular a territorio español y exige que "no olvidemos que se trata de un personaje que durante años ha evitado pisar suelo español para esquivar la acción de la justicia, con el agravante de la personalidad política de quien se trata. Que ello no suponga la exención o prerrogativa para su presentación ante la justicia y responda por los supuestos graves delitos que están denunciados ante la Audiencia Nacional".

Brahim Ghali, de 73 años, permanece ingresado en estado grave supuestamente bajo una identidad falsa en el hospital San Pedro de Logroño, "por razones humanitarias", según han confirmado fuentes diplomáticas horas después de que el medio internacional Jeune Afrique, informara de su ingreso. Situación de la cual se hizo eco también Atalayar. 

Ghali, con importantes problemas respiratorios, se habría registrado con el nombre falso de Mohamed Benbatouch y una identidad argelina, según diversos medios, para evitar problemas con la justicia española, que le acusa de violaciones de los derechos humanos.

Según el medio Jeune Afrique, el jefe del Frente Polisario sufre además un cáncer digestivo desde hace varios años y había sido hospitalizado previamente en Tinduf (Argelia), donde había recibido la visita del jefe del Estado Mayor argelino, Saïd Chengriha.

Brahim Ghali
AFP/TONY KARUMBA - Brahim Ghali
Imputado por delitos de genocidio

Brahim Ghali fue imputado en 2016 por el juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, por acusarle de la comisión de delitos de genocidio, asesinato, torturas y desapariciones cometidos presuntamente contra la población saharaui disidente refugiada en los campamentos de Tinduf (Argelia). El juez admitió una denuncia a trámite en noviembre de 2012 y que fue interpuesta por la asociación ASADEDH y tres víctimas contra 28 miembros del Frente Polisario y altos cargos del Gobierno argelino.

Antes de esa imputación, el secretario general del Frente Polisario tenía prevista una visita a España. Tras conocer la citación, no viajó a territorio español, donde iba a participar en la Conferencia Internacional de Apoyo y Solidaridad con el Pueblo Saharaui en Vilanova i la Geltrú (Barcelona). De esta forma, no compareció ante el juez en relación con la querella por presuntas violaciones de derechos humanos.

Brahim Ghali fue elegido en 2016 secretario general del Frente Polisario y ocupa el cargo de presidente de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD) tras la muerte de Mohamed Abdelaziz después de casi 40 años en el cargo. Una RASD que no es reconocida ni en España ni en una gran mayoría de países. 

Esta situación amenaza con dificultar más las relaciones entre el Gobierno de Pedro Sánchez y Marruecos, cuando las naciones española y marroquí debían celebrar una reunión de alto nivel en diciembre que fue aplazada y que sigue sin fecha. 

Brahim Ghali
AFP/RYAD KRAMDI - Brahim Ghali

El Frente Polisario mantiene un enfrentamiento duro con el reino alauí en referencia al territorio del Sáhara Occidental. Desde el Polisario se lleva pidiendo desde hace décadas un referéndum de independencia para consultar a los saharauis por la autodeterminación de la región; mientras, Marruecos ofrece una solución de autonomía territorial bajo soberanía marroquí, que es la propuesta que cuenta con más apoyos en el concierto internacional; sobre todo, desde el reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental que manifestó el anterior Gobierno de Estados Unidos de Donald Trump y desde la apertura de diversos consulados de países muy relevantes como el propio gigante estadounidense o Emiratos Árabes Unidos en enclaves destacados como Dajla o El Aaiún. Todo lo cual ha supuesto un gran impulso favorable para el reino marroquí. 

Todo esto llega después de semanas de especulación sobre el paradero de Ghali y en un momento muy delicado para el Polisario, organización sin prácticamente apoyos internacionales, salvo el de Argelia y alguna nación más, en pleno enfrentamiento armado con Marruecos después de que en octubre los saharauis dieran por roto el alto el fuego de 1991 y después de las últimas escaramuzas que hubo en el paso de El Guerguerat, que fue bloqueado por independentistas saharauis y ante el cual tuvo que actuar el Ejército marroquí para desbloquear la situación.  

Se rumoreaba que Ghali había resultado herido en el campo de batalla o que estaba enfermo de COVID. Pero la información de Jeune Afrique va más lejos y asegura que padece un cáncer grave, además de las referidas complicaciones respiratorias. Según su versión, Argelia, que desde 1975 acoge a los independentistas saharauis, trató inicialmente de enviarlo a Alemania, pero el Gobierno de Angela Merkel se negó a acogerlo. El país norteafricano negoció después con España, donde Ghali tiene abierta desde el 2016 la investigación en la Audiencia Nacional por supuesto asesinato y torturas de disidentes. 

Brahim Ghali
AFP/PHIL MAGAKOE - Brahim Ghali

El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, ofreció asistencia sanitaria a Ghali, aunque, al parecer, el personal médico argelino no fue suficiente para tratar sus problemas. Ghali había visitado recientemente Argel, principal aliado del Frente Polisario y apoyo clave frente a Marruecos. Durante la reunión, llevada a cabo en febrero, Tebboune y Ghali acordaron colaborar en cuestiones comunes que les afectan. 

Brahim Ghali fue uno de los fundadores del Frente Polisario en 1973, siendo posteriormente elegido primer secretario general. Una de sus primeras acciones militares fue un ataque contra el Ejército español. Un año después, en 1974, Ghali comenzó a liderar el Ejército de Liberación Nacional Saharaui, el ala militar del Frente Polisario. Ghali también estuvo presente en la primera reunión entre el Gobierno de España y el Frente Polisario en 1975 tras la descolonización del territorio del Sáhara. El líder del Polisario ha ocupado el puesto de ministro de Defensa del primer Gobierno de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática, ha sido comandante jefe y representante del Frente Polisario en España hasta 2008. Tiempo después, fue trasladado como embajador saharaui en Argelia hasta 2015. Ghali es el actual secretario general del Frente Polisario desde 2016, después del referido fallecimiento del secretario anterior, Mohamed Abdelaziz.