La carrera presidencial en Argelia: ¿Quiénes son los principales candidatos?

El pueblo ha rechazado las cinco candidaturas, a las que acusan de “continuismo” con el régimen de Buteflika
En esta foto del 5 de febrero de 2019, un hombre pasa junto a un cartel que pide a un ciudadano que se registre para votar en Argel

AP/ANIS BELGHOUL  -   En esta foto del 5 de febrero de 2019, un hombre pasa junto a un cartel que pide a un ciudadano que se registre para votar en Argel

El próximo 12 de diciembre, Argelia celebrará elecciones presidenciales. Estos comicios persiguen el objetivo de redefinir el tablero político del país norteafricano, enquistado tras la renuncia del exmandatario Abdelaziz Buteflika y el temor de la población a un continuismo con el régimen. Así, el pueblo ha salido a las calles por 38 viernes consecutivo -desde el pasado 22 de febrero- para exigir la salida de “la banda de la mafia”, como se refieren a la élite gobernante actual, formada por el presidente interino, Abdelkader Bensalah, y el jefe del Ejército, Ahmed Gaïd Salah, quién además está considerado como “el hombre fuerte” del Estado. 

La presentación de cinco nuevas candidaturas a los comicios, aprobadas por la Instancia Superior Independiente para las Elecciones la semana pasada, lejos de disipar los miedos al continuismo, está caldeando, aún más, los ánimos del pueblo. ¿La razón? Cuatro de los cinco candidatos han desempeñado el cargo de ministros, y tres de ellos ocuparon su cartera bajo el mandato de Buteflika. Así, “ninguno proviene de la sociedad civil o de las filas de la revolución”, sino que, además, “todos están relacionados, directa o indirectamente, con el expresidente depuesto tras veinte años en el poder”, como explican desde Jeune Afrique.

Entonces, ¿quiénes son los futuribles presidentes de Argelia?

1. Ali Benflis

Este candidato, de 75 años, encabeza las apuestas. Benflis ha dedicado toda su vida profesional, además de a la política, a la abogacía. Titulado en Derecho por la Universidad de Argelia, pronto se especializó en la defensa de los derechos humanos, siendo fundador de la Liga de Derechos Humanos de Argelia en el año 1987. Entre sus logros en esta materia, destacan la mejora de las garantías judiciales, entre las que se incluyen el derecho de recurso o a un abogado defensor.

Su actividad en la primera plana de la política comenzó en el año 1988, cuando fue designado ministro de Justicia, cartera de la que fue responsable durante tres gobiernos diferentes. En 1999, pasó a liderar la campaña electoral pionera de Buteflika y, posteriormente, se convirtió en el jefe de Gobierno entre los años 2000 y 2003 durante el mandato del expresidente, al mismo tiempo que desempeñaba el cargo de secretario general del Frente de Liberación Nacional (FLN, por sus siglas en francés). Sin embargo, en el año 2004, se produjo un giro político en su carrera de 180 grados, y pasó a presentarse como la gran alternativa a Buteflika en las elecciones presidenciales de 2004 y 2014, aunque sin éxito. 

Habrá que comprobar, por tanto, si “a la tercera va la vencida”. De momento, Benflis ya ha presentado este domingo un programa de “emergencia nacional”, que está en sintonía “con las demandas de la revolución pacífica y democrática”, y que aspira a lograr “una ruptura radical con el antiguo régimen”, así como “el advenimiento de un nuevo sistema político”. En concreto, la hoja de ruta del ex primer ministro contempla “una amplia revisión de la Constitución, una reforma de la ley electoral, un fortalecimiento de la buena gobernanza a través de una restructuración de la política y la puesta en marcha de mecanismos que garanticen la integridad de los funcionarios públicos”. “Es el programa más corto de todos los candidatos y el menos arriesgado para el futuro del país. Se podrá aplicar de forma inmediata”, ha declarado Benflis.

El candidato presidencial Ali Benflis
AFP/ RYAD KRAMDI - El candidato presidencial Ali Benflis
2. Abdelmajid Tebboune

Con 73 años, Tebboune también se configura como uno de los favoritos para lograr la presidencia de Argelia, sobre todo, tras haber conseguido la lista más extensa de apoyos (104.000), frente a los 81.000 de Benflis, su inmediato perseguidor en este sentido.

Este candidato fue primer ministro entre el 25 de mayo de 2017 y el 15 de agosto de 2017. Anteriormente, también fue responsable de las carteras de Comunicación y Cultura (1999), Vivienda y Urbanismo (2001 y 2002), y Comercio (2017). Por todo ello, el movimiento de protesta le ha definido como “el servidor perfecto del régimen”, como ha recogido TSA.

Pese a ello, en una entrevista concedida recientemente a la cadena Echourouk TV, Tebboune ha asegurado ser “el candidato del pueblo”, puesto que considera que se necesita “un presidente electo y legítimo” para satisfacer el resto de las reclamaciones del Hirak. “La nueva Argelia comenzará con el establecimiento de una democracia genuina a nivel local, wilayal [provincial] y nacional”, ha explicado el ex primer ministro, quien también apuesta por “la colocación de contrapoderes en la constitución” y por “un equilibrio real entre todas las instituciones del estado”.

El candidato presidencial Abdelmadjid Tebboune
AFP/ RYAD KRAMDI - El candidato presidencial Abdelmadjid Tebboune
3. Azzedine Mihoubi

Del mismo modo que Benflis y Tebboune, Mihoubi también ha ocupado el puesto de ministro bajo el mandato de Buteflika. En concreto, fue designado como responsable de la cartera de Cultura entre los años 2015 y 2019 y, anteriormente, como ministro interino de las Relaciones con el Parlamento (2017), y como secretario de Estado de Comunicación (2008-2010). Actualmente, es el secretario general interino de la formación política Agrupación Nacional para la Democracia (RND, por sus siglas en francés), una de las dos primeras fuerzas en el Parlamento.

Sus cargos han estado siempre intrínsecamente relacionados con su carrera profesional. Periodista, poeta y novelista, Mihoubi, de 60 años, cuenta en su haber con una extensa bibliografía, formada por colecciones de poesía, novelas y textos, crónicas -fundamentalmente deportivas-, y guiones, tanto de obras de teatro como de series y películas. 

Hasta el momento, las líneas generales de sus propuestas electorales se desconocen, aunque sí ha prometido “un programa ambicioso y aplicable para satisfacer las preocupaciones de los ciudadanos, especialmente las más urgentes”.

El candidato presidencial Azzedine Mihoubi
AP/RAMON ESPINOSA - El candidato presidencial Azzedine Mihoubi 
4. Abdelkader Bengrina

Bengrina, de 57 años, se erige como el único representante del movimiento islamista. Entre 1994 y 1997, fue miembro del Consejo Nacional de Transición a través del partido Movimiento de la Sociedad para la Paz (MSP, por sus siglas en francés), la principal formación islamista del país; posteriormente, lideró el Ministerio de Turismo y Artesanía (1997-1999); y, finalmente, desempeñó el cargo de diputado de la Wilaya [Provincia] de Argel, hasta el año 2007.

Tras esta extensa carrera política, decidió, en el año 2013, fundar su propio partido político, junto con otros disidentes del MSP: El Binaa El Watani, que significa Reconstrucción Nacional. Se desconocen más detalles de esta candidatura.

El candidato presidencial Abdelkader Bengrina
El candidato presidencial Abdelkader Bengrina
5. Abdelaziz Belaïd

Este candidato se constituye como el más joven de los cinco, con 56 años. Como expone el analista Cyril Simon, es “el menos famoso, aunque siempre ha estado cerca del sistema Buteflika”. Su carrera política ha estado ligado tanto a las organizaciones juveniles que apoyaban al exmandatario, como al Frente de Liberación Nacional (FLN). Ahora, dirige su propio partido, el Frente El-Moustakbel, con el que concurrió a las elecciones presidenciales de 2014, que, al igual que Benflis, sin éxito.

Este doctor en Medicina y licenciado en Derecho asevera que ha llegado “la hora de reemplazar la legitimidad revolucionaria por la legitimidad popular”, con el fin de solventar el “periodo de crisis multidimensional al que se enfrenta el Estado argelino”. Estas declaraciones, que han sido manifestadas a través de su portavoz, Mustapha Haddam, llevan implícitamente la necesidad de “posponer los movimiento de disputas y huelgas para que se encargue el próximo presidente, el único capaz de brindar las soluciones adecuadas”, como ha expresado el propio Belaïd en un mitin en Illizi.

“El camino de la Constitución es la única solución para sacar al país de esta situación de crisis”, ha aseverado el candidato en esta línea, quien también ha defendido el papel del Ejército, lo que le ha valido las críticas del movimiento Hirak. “El Ejército Nacional es la única institución que se ha mantenido, es el único garante de la estabilidad y la unión del país y su gente”, ha señalado al respecto. 

El candidato presidencial Abdelaziz Belaïd
AFP/FAROUK BATICHE - El candidato presidencial Abdelaziz Belaïd

Ante este escenario, la campaña electoral, que comienza el 17 de noviembre, promete ser complicada, como recogen desde Jeune Afrique. Cinco candidatos que representan el continuismo del régimen de Buteflika amenazan con enquistar, todavía más, el panorama político de Argelia. El pueblo ya los ha rechazado y se seguirá manifestando exigiendo un gobierno civil. Así, las elecciones del 12 de diciembre corren el riesgo de no representar a la sociedad y, por lo tanto, de adentrar al país en un bucle infinito alejado de la senda democrática.