La coalición árabe anuncia una nueva operación en Yemen contra los hutíes “en todos los frentes”

Recientemente, las fuerzas lideradas por Arabia Saudí y sus aliados yemeníes han tomado la región de Shabwa
AFP/FAYEZ NURELDINE

AFP/FAYEZ NURELDINE  -   El portavoz de la coalición militar dirigida por los saudíes, el coronel Turki al-Maliki

El general Turki Al-Maliki, portavoz de la coalición internacional en Yemen, ha anunciado una gran ofensiva contra los rebeldes hutíes respaldados por Irán con el objetivo de “purificar” el país y establecer seguridad, prosperidad y crecimiento. “Yemen merece mucho en todas las áreas”, añadió. El militar saudí hizo estas declaraciones durante una rueda de prensa en Shabwa junto al gobernador provincial, Awadh bin Al-Wazer. La región, que cuenta con importantes reservas de petróleo, ha sido “liberada” del control hutí 10 días después de que las fuerzas yemeníes, apoyadas por la coalición liderada por Riad, iniciasen la ‘Operación Tormenta del Sur’. 

Tras tomar Shabwa, la alianza militar árabe se centrará en la ‘Operación Liberación del Yemen Feliz’. Esta misión, que comenzó la madrugada del martes, está dirigida “a todos los frentes” del país y cuenta con el apoyo de las tropas aliadas yemeníes, como las Fuerzas Amalika o las Brigadas de los Gigantes. Estas últimas ya han anunciado que se dirigen hacia Marib, donde aseguran controlar “grandes áreas en el distrito de Harib” mientras que los hutíes “están sufriendo grandes pérdidas”.

AP/MARIMAN EL_MOFTY  -   Combatientes yemeníes respaldados por la coalición liderada por Arabia Saudí en la línea de frente de Kassara, cerca de Marib, Yemen, el 20 de junio de 2021
AP/MARIMAN EL_MOFTY - Combatientes yemeníes respaldados por la coalición liderada por Arabia Saudí en la línea de frente de Kassara, cerca de Marib, Yemen, el 20 de junio de 2021

Marib se ha convertido en la gran preocupación de la coalición árabe y en el centro de la guerra de Yemen después de que los hutíes comenzasen una ofensiva contra la ciudad en febrero. A pesar de que las fuerzas del presidente Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, respaldado por Arabia Saudí y reconocido internacionalmente, controla gran parte de la ciudad, los rebeldes han tomado posiciones cercanas ricas en petróleo y gas. Sin embargo, esta semana, la coalición internacional anunció una serie de bombardeos que han provocado la muerte de 200 hutíes en los distritos de Usailan, Bayhan y Al Ain.

AFP/NATALIA KOLESNIKOVA  -   Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, presidente de Yemen reconocido internacionalmente
AFP/NATALIA KOLESNIKOVA - Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, presidente de Yemen reconocido internacionalmente

Asimismo, tal y como informó la cadena de televisión Al Arabiya, las fuerzas encabezadas por Riad destruyeron al menos 20 vehículos militares y unidades de control de drones de las milicias insurgentes. No obstante, la Brigada de los Gigantes también ha reportado bajas entre sus tropas. Las fuerzas apoyadas por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos han perdido a 70 combatientes en los enfrentamientos por Marib. Por otra parte, los hutíes continúan controlando Saná, además de varias aéreas en el norte y en el oeste. Aprovechando las pérdidas de las milicias chiíes en otras zonas como Marib y Shabwa los aviones de combate de la coalición han intensificado sus ataques contra la capital yemení.

REUTERS/MOHAMED al-SAYAGHI - Los partidarios del movimiento hutí asisten a una manifestación para celebrar los avances militares del grupo cerca de las fronteras con Arabia Saudí, en Sanaa, Yemen, el 4 de octubre de 2019
REUTERS/MOHAMED al-SAYAGHI - Los partidarios del movimiento hutí asisten a una manifestación para celebrar los avances militares del grupo cerca de las fronteras con Arabia Saudí, en Sanaa, Yemen, el 4 de octubre de 2019

La guerra por Marib, además de avivar el conflicto abierto desde 2014, ha acentuado la crisis humanitaria de Yemen, la peor del mundo según Naciones Unidas. La ciudad alberga a tres millones de personas, además cuenta con casi un millón de refugiados procedentes de otras zonas del país. Por este motivo, según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de la ONU, se han establecido 137 campamentos para desplazados en la ciudad y en sus alrededores, aunque la OIM advierte que no son suficientes. “Pedimos a la comunidad internacional, así como a los donantes que puedan aportar, que ofrezcan la asistencia que se requiere porque es un desafío muy grande”, señala Sharon Wanga, unas de las coordinadoras del campamento al-Samya a Jeremy Bowen, corresponsal de la BBC en Yemen.

AFP/MOHAMMED HUWAIS - Un joven yemení lleva ayuda alimentaria distribuida por la fundación de desarrollo Yadon Tabney, en Sanaa, el 17 de mayo de 2020
AFP/MOHAMMED HUWAIS - Un joven yemení lleva ayuda alimentaria distribuida por la fundación de desarrollo Yadon Tabney, en Sanaa, el 17 de mayo de 2020

A pesar de la crítica situación en el país, la ayuda internacional ha disminuido en comparación a años anteriores. Además, cabe destacar que la asistencia que llega a menudo es saqueada por ambos bandos del conflicto. De acuerdo con un informe de la ONU relacionado con esta cuestión, mientras los hutíes desviaron al menos 1.800 millones de dólares de ayuda humanitaria en 2019, el gobierno de Yemen participa en prácticas de lavado de dinero y corrupción que afectan negativamente el acceso a suministros alimentarios adecuados para los yemeníes. En esta línea, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), acusó a “todos los bandos del conflicto” de robar ayuda humanitaria destinada a la población.