La coalición saudí destruye dos barcos cargados de explosivos en el puerto de Salif en Yemen

Estos objetivos representaban una “amenaza inminente para la seguridad regional e internacional”, según el portavoz de la coalición
Un barco pesquero entrando en el puerto de la ciudad sureña de Adén, situada en la desembocadura del mar Rojo

AFP/KARIM SAHIB  -   Un barco pesquero entrando en el puerto de la ciudad sureña de Adén, situada en la desembocadura del mar Rojo

La coalición liderada por Arabia Saudí para intervenir en Yemen en favor del Gobierno reconocido internacionalmente ha anunciado este jueves la destrucción de dos barcos cargados de explosivos, en las inmediaciones del puerto de Salif, en el Mar Rojo, pertenecientes a los rebeldes hutíes. 

El portavoz oficial de la coalición, el coronel Turki al Malki, ha señalado en un comunicado recogido por la agencia de noticias saudí SPA que ambas embarcaciones – pertenecientes a las milicias chíies respaldas por Irán – habían sido destruidas a unos seis kilómetros al sur del puerto de Salif. “Estos objetivos representaban una amenaza inminente para el comercio internacional y para la seguridad regional e internacional”, ha afirmado. 

Asimismo, han alertado de que los dos objetivos destruidos son dos embarcaciones cargadas de bombas “preparadas para ejecutar inminentemente acciones hostiles y terroristas en el estrecho de Bab Al-Mandab y en el Mar Rojo”. De acuerdo con el portavoz de la coalición saudí, los hutíes utilizan la gobernación de Hodeida para lanzar ataques con misiles balísticos o drones cargados de bombas, “violando constantemente las normas establecidas en el derecho internacional humanitario y las disposiciones del Acuerdo de Estocolmo”.

“La coalición continuará implementando todas las medidas y procedimientos necesarios para manejar objetivos militares legítimos como estos, de conformidad con el derecho internacional humanitario consuetudinario. Además, mantiene su apoyo a los esfuerzos del enviado especial del secretario general de la ONU para implementar el Acuerdo de Estocolmo, poner fin al golpe y alcanzar una solución política sostenible e integral a la crisis yemení”, ha concluido. 

La destrucción de estas dos embarcaciones se ha producido apenas tres días después de que esta misma coalición acusara a la República de Irán de utilizar buques pesqueros en sus aguas territoriales como “camuflaje, y como cobertura para el contrabando de armas, misiles balísticos y drones de cara a surtir a la milicia hutí”. 

Mientras tanto, el último informe elaborado por Naciones Unidas en la región ha indicado que “el movimiento de suministros en el país sigue siendo especialmente problemático debido a los largos procesos de aprobación previa y a las demoras en la recepción de las autorizaciones y permisos necesarios. No obstante, en mayo llegaron al Yemen suministros por valor de 2,3 millones de dólares procedentes de Djibouti y Omán”, han aseverado. A la guerra y la crisis provocada por la pandemia del coronavirus hay que sumar la inseguridad alimentaria y otras enfermedades como la diarrea o el cólera. “En mayo se notificaron 10.086 casos de diarrea acuosa aguda (AWD, según sus siglas en inglés) y seis muertes asociadas, con una tasa de mortalidad del 0,06%”, han recalcado. 

En las conversaciones mediadas por la ONU en Suecia en diciembre de 2018, los representantes del Gobierno de Yemen reconocido internacionalmente y los del movimiento rebelde respaldado por Irán anunciaron lo que hoy en día se conoce como Acuerdo de Estocolmo. Este documento establecía el intercambio de prisioneros o la reubicación de tropas desde Hodeida. Un año y medio más tarde Yemen continúa sumido en una de las crisis humanitarias más graves del mundo. El conflicto que asola al país y que enfrenta al Gobierno liderado por Abdo Rabbu Mansur Hadi, apoyado por Arabía Saudí y a los rebeldes hutíes, que cuentan con el respaldo de Irán han llevado a esta región al borde del precipicio.