La Comisión Europea coloca el crecimiento de España en el 2,8

 -  

D.A./Agencias
 
 
Los 'brotes verdes' de la recuperación económica reciben la confirmación de la Comisión Europea. En una previsión de primavera optimista, pero menos que el gobierno, Europa apunta a que nuestra economía crecerá un 2,8% este año.
 
Es una previsión, cuanto menos, positiva: hace unos meses, en sus espectativas de invierno, calculaba un crecimiento en torno al 2,3%, cinco décimas menos. Aún así, la cifra se queda a una décima de lo asegurado por el gobierno de Rajoy, que promete un crecimiento del 2,9% del PIB para 2015. 
 
En sus datos para 2016, la entidad europea suaviza el despegue español, y apunta a una economía que crecerá al 2,6% del PIB, aumentando en una décima su previsión anterior. Empujan nuestra economía (y la de casi todo el resto del continente) el empleo, la relajación de las condiciones financieras, el aumento de la confianza y los bajos precios del petróleo.
 
Pero no todo brilla: los españoles seguirán sufriendo altas tasas de paro, que seguirá por encima de 20% durante este año y el que viene, y seguiremos sin cumplir el objetivo de déficit. Así, el paro seguirá este año en torno al 22,4% en 2015 y en el 20,5% al final de 2016. Además, pese al mayor crecimiento, Bruselas prevé que España incumpla su objetivo de reducción del déficit tanto este año (4,5% en lugar del 4,2% comprometido), como en 2016 (3,5% en lugar del 3%).
 
La Comisión Europea ha arrojado una luz positiva sobre nuestro país, pero sigue alertando de los peligros en el horizonte: hay posibles "riesgos" adicionales para el déficit por "el impacto real de la reforma fiscal, los pasivos contingentes en el sector de las autopistas y los riesgos de aplicación en un año electoral".
 
El Ejecutivo comunitario calcula que la deuda pública seguirá aumentando hasta el 100,4% este año y al 101,4% en 2016. La tasa de inflación se mantendrá en negativo a corto plazo al -0,6% en 2015 por la caída de los precios del petróleo. En 2016, la inflación volverá a territorio positivo, pero se mantendrá en un nivel bajo del 1,1%.
 
Las previsiones de Bruselas chocan ligeramente con las del ejecutivo de Rajoy. Son ligeramente menos optimistas en cuanto al crecimiento: el pasado jueves Rajoy pronosticó un crecimiento del 2,9% tanto para 2015 como para 2016. Son algo más pesimistas en materia de paro: las autoridades españolas prevén mejores cifras que el Ejecutivo comunitario, con un 22,1% este año y un 19,8% en 2016. Y contradicen al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que insiste en que cumpliremos con los objetivos de déficit. 
 
 
En todo caso, España estará por encima de Alemania (1,9%), Francia (1,1%) o Italia (0,6%), pero no es el país de la eurozona que más crece: tanto Irlanda como Malta (3,6%) como Luxemburgo (3,4%) y Eslovaquia (3%) crecerán más que nuestro país.
 
En su informe, Bruselas ha dejado no obstante margen de error: considera que a corto plazo hay muchos factores positivos que podrían empujar aún más la economía y elevar las previsiones-como un mayor aumento del consumo privado y de la inversión, especialmente en equipo- sobre los riesgos, como mayor volatilidad en los mercados financieros y la desaceleración en algunas economías emergentes.
 
Previsiones de Primavera de la Comisión Europea
Consumo privado, exportaciones y ligero aumento de la construcción
El consumo interno y privado seguirá siendo el principal empuje detrás de la economía nacional.  Entre los otros 'empujes', apunta la Comisión, está el crecimiento del empleo mayor del previsto y a un aumento de la renta disponible, que se beneficiará además de la caída de los precios durante 2015 y de la baja inflación después. Ello permitirá que la tasa de ahorro de los hogares, actualmente en niveles bajos, se incremente de forma moderada a corto plazo y que se reduzca el endeudamiento. Y todo ello empujarán los buenos números a pesar de la deuda pública y privada, señala el informe.
 
El aumento de la demanda, la mejora de las condiciones de financiación y el aumento previsto de las exportaciones favorecerán un aumento de la inversión. Además, "tras siete años de ajuste, se prevé que la modesta recuperación en la construcción, incluyendo en la inversión residencial, gane algo de fuerza en 2015 y 2016". Otro de los puntos será el aumento de empleo, que adopta un viraje positivo, ayudados por la 'moderación salarial' y las mínimas crecidas costes salariales.
 
Las exportaciones se acelerarán en 2015 y 2016 gracias a las continuas mejoras en la competitividad y la recuperación en los principales mercados de exportación de España. Al mismo tiempo, tras el fuerte aumento experimentado en 2014, las importaciones se moderarán, por lo que el superávit por cuenta corriente aumentará al 1,6% en 2015 y se quedará en el 1,4% en 2016.
 
La Comisión prevé que el empleo aumente a un ritmo del 2,7% este año y del 2,5% en 2016 gracias a la moderación salarial y a incrementos sólo modestos en los costos laborales unitarios nominales.